El Celta busca un hachazo en su visita al Villarreal

El invicto equipo de Berizzo visita al líder decidido a retomar el camino del triunfo antes de recibir al Madrid

18.10.2015 | 10:33
El invicto equipo de Berizzo visita al líder. // José Lores

El Celta inicia un terrorífico segmento competitivo que va a calibrar sus opciones reales de hacer algo sonado esta temporada. Se propone el conjunto de Eduardo Berizzo, el Toto, tomar al asalto El Madrigal (12.00 horas, Canal Plus Liga), bastión del líder, en un duelo que promete fútbol de altura y en el que equipo celeste pretende dar un nuevo hachazo a la Liga.

El choque ante el pujante equipo que dirige Marcelino García Toral le llega el Celta en vísperas de la vista a Balaídos del Real Madrid, que ayer goleó a medio gas al Levante (3-0) y se sitúa líder provisional a la espera de lo que suceda este mediodía en el feudo castellonense. Un triunfo celeste desbancaría al Submarino Amarillo de la primera plaza, que el Celta se jugaría con los blancos en Vigo en el siguiente compromiso liguero en Balaídos.

Aunque el liderato es a estas alturas de competición una cuestión anecdótica -así lo asegura al menos Berizzo-, lo cierto es que el Celta se va a enfrentar a los dos últimos equipos que le han ganado en un momento clave para consolidar su posición en la zona privilegiada de la tabla, pues le espera el desplazamiento a Anoeta y la visita al Valencia antes de que la Liga vuelva a detenerse por compromisos internacionales de las selecciones.

La primera prueba de fuego pasa en todo caso por El Madrigal ante uno de los equipos que mejor fútbol practican en la Liga y que marcha primero por méritos propios en un vertiginoso arranque de curso en el que ha cedido apenas una derrota -precisamente la pasada jornada frente al Levante- y un empate -frente al Betis en partido inaugural- después de siete partidos.

Los celestes comparten con el Real Madrid la condición de invictos y, aunque han cedido tres empates -Las Palmas, Eibar y en la última jornada ante el Getafe-, también se han ganado el calificativo de equipo revelación del inicio de campaña. El gran nivel futbolístico desplegado por ambos equipos augura un partido sumamente atractivo para el espectador entre dos adversarios que necesitan el balón para desplegar su mejor versión sobre el campo.

El Celta, que parece agigantarse ante los mejores, ya ha dado buena cuenta de colosos como el Sevilla, al que superó claramente a domicilio, o el Barcelona, al que infringió en Balaídos la mayor goleada de los últimos años (4-1). Y a esta excelsa versión quiere recurrir de nuevo el Celta para superar a un rival de su mismo pelaje, que también apuesta por una estilo de juego desenfadado y cuenta con un imponente potencial goleador.

Eduardo Berizzo, técnico del conjunto vigués ha convocado para el choque de este mediodía a sus dieciocho futbolistas disponibles. Faltarán a la cita Andreu Fontás, que no acaba de superar la persistente tendinitis en el tendón de Aquiles que le ha impedido disputar los últimos compromisos ligueros, y el centrocampista serbio Dejan Drazic, con una rotura de fibras en el músculo aductor derecho.

Berizzo recupera en cambio a su capitán, Augusto Fernández, el pulmón del equipo, ausente en el último partido contra el Getafe tras ser operado de la rotura de un tendón en el segundo dedo de la mano derecha. Augusto regresa en plena forma -se entrena con normalidad desde la pasada semana- , lo mismo que Jonny, que ha superado las molestias musculares que le privaron de jugar los dos últimos compromisos de la selección sub 21.

Una de las grandes incógnitas es precisamente a quién sacrificará Berizzo para dar entrada a Augusto en el medio campo. El técnico explicó ayer que duda entre Radoja y el Tucu Hernández, aunque es el serbio el que parece tener más paletas para iniciar el choque en el banquillo.

El Toto recela del juego aéreo de los dos arietes del Villarreal, Leo Batistao y Roberto Soldado, además de centrocampistas como Pina o Trigueros y es probable que utilice un medio de mayor envergadura, como el argentino-chileno, para contrarrestar mayor el potencial por alto del contrario.

Si se confirma esta sospecha, Berizzo repetiría este mediodía en El Madrigal el once que puso una pica hace un mes en el Ramón Sánchez Pizjuán. Así, Sergio se situará bajo el travesaño, arropado por una línea de cuatro defensas en la que Cabral y Sergi Gómez ocuparán la zona central y Mallo y Jonny las bandas.

El medio campo estará integrado por Augusto, que ejercerá como volante tapón, escoltado por Wass, con r libertad para incorporarse al ataque y Pablo Hernández, éste por detrás del trío de delanteros: Orellana, Aspas y Nolito. En el banquillo estarán presumiblemente Néstor Díaz, el portero suplente, Planas, que completa el elenco de defensas, los centrocampistas Radoja, Señé y Madinda y los atacantes Bongonda y John Guidetti. Con estos mimbres y la convicción de ganar el partido siendo fiel a sus señas de identidad, espera sumar Berizzo tres nuevos puntos que mantengan una semana más al Celta entre los mejores.

El Villarreal, mientras tanto, afronta el choque tras su derrota en el derbi valenciano frente al Levante en la última jornada y con bajas importantes en todas las líneas debido a las lesiones de Asenjo, Musacchio, Adrián y Bruno. El croata Bojan Jokic, mientras, se queda fuera de la convocatoria amarilla por sanción, tras haber sido expulsado la pasada jornada en el derbi disputado en el estadio Ciutat de Valencia.

El paréntesis de la Liga le ha permitido sin embargo a Marcelino recuperar atacantes de tanto fuste como el francés Cedric Bakambu, máximo goleador del equipo, el brasileño Leo Batistao o el excéltico Denis Suárez, que regresan a la convocatoria después de un par de partidos ausentes por lesión.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine