fútbol - Segunda División B

El Celta B hace aguas en defensa

Los vigueses ceden en el intercambio de golpes ante un Cacereño con más oficio

12.10.2015 | 01:48
Un jugador del Celta B se lamenta tras marcar el Cacereño uno de los goles. // Carlos Casares

El Celta B se fue de vacío de su visita a Cáceres tras ceder por 4-2 en un partido loco y en el que la intensísima primera mitad marcó el desarrollo del duelo. A pesar de que el filial vigués se puso por delante en el minuto 12, el Cacereño se rehizo y le imprimió una velocidad más al envite y teniendo mayor fortuna en las acciones de peligro. Irse al descanso con 3-1 en contra le pesó a los visitantes, que en la segunda mitad fueron perdiendo fuelle. Los de Javier Torres ofrecieron dos caras, una más incisiva adelante y otra más inconsistente en defensa.

La primera ocasión llegaría en el minuto 4, cuando Aarón, tras un saque de esquina, obligó a intervenir al meta Iván, que resolvió bien en una intervención de reflejos.

Los primeros minutos fueron de tanteo proliferando el respeto y donde ambos se estudiaban. Fue el Celta B el que se encontró con fortuna con el 0-1, en una acción por la banda derecha en la que Borja Iglesias se coló en el área y su chut, desviado, fue pateado a gol por parte de Fragapane.

El mazazo del gol jaleó a los verdes, que dieron un paso al frente con celeridad. Un error del portero vigués terminó con el balón en las botas de Amaro, al borde del área chica, pero no acertó a lograr el empate ante la, ahora sí, buena intervención de Iván.

Fue el preludio del 1-1. En el minuto 17, los locales recuperaron las tablas en el marcador cuando Ocaña se plantó ante la portería defendida por Iván y, en la salida del guardameta, el delantero verde cruzó lo justo el cuero al segundo palo para superarle en lo que sería recuperar la igualdad en el choque.

El partido se había vuelto intenso y perdió cualquier tipo de conservadurismo que pudiera quedarle. De esta manera, sería el filial del Celta el que volviera a soltar un nuevo zarpazo al encuentro pocos minutos después. Sería tras un pase entre la defensa cacereña, que le llegó a Borja Iglesias y su disparo, en esta ocasión, se topó con el poste.

Al filo de la media hora, los vigueses vieron cómo el Cacereño le daba la vuelta al encuentro. Un derribo de Jona sobre Aarón en el interior del área fue castigado con la pena máxima. El lanzamiento desde los once metros fue convertido por Valverde.

El encuentro no perdió viveza y no le faltaron acercamientos. El balón se acercaba sin discriminación a las dos áreas. Pero mientras, los vigueses no encontraban puerta, sí lo hizo el conjunto local, a través de una cabalgada de Valverde que superó en la salida a Iván de vaselina en el minuto 43.

En la siguiente acción, el Celta B fue a por todas en una acción de total verticalidad en la que Julio estrelló un potente chut en el larguero que salió repelido. En la continuación, el colegiado señaló un libre directo por manos de un defensa del Cacereño. El lanzamiento lo ejecutó Jordán con fuerza, pero Vargas, por bajo, abortó espectacularmente un nuevo tanto vigués.

Con esta jugada, el encuentro cerraba de un portazo una primera parte hiperactiva al tiempo que entretenida en la que los de Ángel Marcos salieron más felices.

Como era previsible, el Celta B salió con más mordiente tras el descanso y echó sus líneas más hacia arriba. Pronto avisó, tras una asistencia del recién incorporado al terreno Guille sobre Borja Iglesias, que lanzó por encima del larguero.

En el 55, el árbitro señaló un penalti por agarrón dentro del área de Gonzalo en un balón puesto por alto al área desde la banda izquierda. El encargado de transformarlo sería Goldar desde el punto fatídico.

Tuvieron que ser atendidos en la banda Jona y Borja Iglesias tras chocar entre ellos, regresando al campo ambos con sendos vendajes en la cabeza.

Poco le duró la alegría a los visitantes, puesto que en 62, una falta lateral fue magistralmente puesta sobre la cabeza de Cuerva, que colocó el balón lejos del alcance de Iván, en lo que era el 4-2.

Con el tanto, el partido siguió roto con idas y venidas, pero el paso de los minutos hizo mella en el estado físico de ambos. El encuentro terminaría sin que ninguno de ambos contendientes viera puerta de nuevo y así los tres puntos se quedaran en el feudo cacereño.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine