Los regalos, para Herrera

Balaídos se entrega al extécnico céltico, mientras silba a Pablo Hernández

14.09.2015 | 08:13
Orellana convierte el pelnati en Balaídos // R. Grobas

"Benvido a túa casa, Paco". Con la frase de la pancarta que ayer se exhibía en Marcador se resume el cariño que el celtismo siente por Paco Herrera, que se llevó todos los regalos: los aplausos de la afición y un punto de oro que enfría las críticas que surgieron en Las Palmas por su cautela defensiva.

Que los gallegos son hospitalarios, no se pone en duda. Que se lo pregunten a Paco Herrera. El técnico catalán-extremeño supo conquistar el corazón del celtismo, a pesar de que tuvo que abandonar Vigo con una destitución bajo el brazo. Desde la distancia, Herrera siguió gozando de la simpatía generalizada de la afición del Celta, que ayer le tributó otra calurosa y entrañable bienvenida.

Herrera supo ganarse con su trabajo y dedicación la confianza de una ciudad laboriosa que se hizo a si misma a través de la actividad industrial. Ayer, el entrenador de la UD Las Palmas volvió a tener de su parte a Balaídos, incluso después de que el equipo local perdiese la oportunidad de mantenerse en el liderato de la clasificación de Primera. Todos los regalos fueron en esta ocasión para Paco Herrera.

El técnico se llevó el primer aplauso de la tarde cuando fue citado por la megafonía del estadio, que siguió con las palmas cuando lo vio salir al campo con Eduardo Berizzo. El entrenador del Celta confesó la víspera que también pertenece a la cofradía herrerista y que incluso siente "envidia sana" por el trato que su homólogo recibe del celtismo.

"Benvido a túa casa, Paco", anunciaba una pancarta en Marcador, mientras Lío en Río coreaba su nombre antes de iniciarse el partido. Herrera devolvió los aplausos.

A pesar del tropiezo del Celta,Balaídos siguió rindiéndole tributo al técnico catalán-extremeño, al que todo el consejo de administración del Celta, con su presidente a la cabeza, saludó tras el partido, que dejó molestos a los jugadores del Celta por los silbidos que Balaídos le dedicó a su compañero Pablo Hernández. El tucumano no ha caído tan simpático en Vigo como Herrera, o como Guidetti.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine