Krohn, de protagonista a actor de reparto

El danés, que fue estrella en el Celta, tiene en el Sevilla un papel secundario

07.09.2015 | 01:52

"Sé del esfuerzo que ha hecho el Celta para que me quedase, pero empezaron a llegar las ofertas y ya era muy complicado". Eso dijo Krohn-Dehli en sala de prensa el día de su despedida, antes de jugar su último partido en Balaídos. El centrocampista danés, un pilar fundamental en el esquema celeste de la temporada pasada, no concretó su renovación con el club vigués y puso rumbo a Sevilla, donde jugará la Champions y ganará más dinero. Sin embargo, lo que Krohn-Dehli no planeó fue que después de este cambio de aires fuese a pasar de protagonista del equipo del Toto Berizzo a actor de reparto en la escuadra que dirige Unai Emery.

Mucho lamentó la afición celtiña la salida de uno de sus favoritos. Balaídos, a partir del mes de enero que empezó bullir la rumorología en torno a su renovación, disfrutó con un sabor agridulce cada una de las delicatessen del internacional danés. Su final de campaña fue por todo lo alto. Krohn-Dehli rindió a un gran nivel demostrando en todo momento una exquisita profesionalidad. Cerró el curso con 36 partidos jugados, 3.002 minutos a la espalda, un gol -ante el Elche- y 4 asistencias. A finales de mayo ya era un secreto a voces que el Sánchez Pizjuán sería su destino. El jugador dijo adiós a Balaídos con un partido soberbio frente al Espanyol que ganó el Celta (3-2).

El Sevilla no tardó en confirmar la contratación del centrocampista. Al danés se le abría un horizonte inmenso. Se estaba enrolando en las filas del campeón de la Europa League y con derecho propio a jugar esta temporada la Champions.

Con lo que probablemente no contaba Krohn-Dehli es con solo haber jugado 25 minutos en los dos primeros partidos de Liga. Su entrenador, Unai Emery, es hombre de ideas fijas, rotaciones selectivas y que además suele apostar por el músculo para su inamovible doble pivote. Ahí Krohn-Dehli parte con desventaja respecto a portentos físicos como Krychowiak, Carriço, Iborra o N'Zonzi. Hasta el momento, el futbolista internacional solo fue de la partida en la Supercopa de Europa frente al Barcelona, donde se hartó a correr detrás de Messi y compañía.

En Liga, el Sevilla no ha empezado bien, empate contra el Málaga y derrota en el Pizjuán frente al Atlético de Madrid. En ambos compromisos Emery dejó en el banquillo a Krohn-Dehli, relegado a un papel de espectador en La Rosaleda y como actor secundario ante los colchoneros (el danés disputó los 25 minutos finales).

El técnico sevillista, que la temporada pasada llegó a desesperar a Iago Aspas y tampoco le dio muchas oportunidades al canterano del Celta Denis Suárez, todavía no ha apostado por otorgar a Krohn-Dehli la batuta de director que sí le daba Berizzo. Todavía es pronto para sacar más conclusiones, la temporada acaba de empezar y el Sevilla disputa tres competiciones. Krohn-Dehli tendrá, seguro, numerosas ocasiones para reivindicar su derecho al papel de protagonista principal.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine