triatlón » Ironman

Iván Raña exhibe su fortaleza en Austria

El de Ordes se impone en Klagenfurt con un tiempo estratosférico de 7.48:43 ä El gallego basó su triunfo en una espectacular actuación en el segmento de la bicicleta ä "Tengo que mejorar en la carrera a pie", dice

30.06.2014 | 01:41
El ordense Iván Raña cruza la meta en primera posición, ayer en Klagenfurt.

Exhibición de fuerza de Iván Raña Fuentes en el Ironman de Austria, disputado ayer en la localidad de Klagenfurt. El de Ordes bajó el crono de las ocho horas para completar el exigente circuito de 3,8 kilómetros a nado, 180 kilómetros en bicicleta y 42,2 de carrera a pie en nada menos que 7.48:43. Estratosférico.

Su actuación le señalan como uno de los hombres más en forma de cara al próximo Mundial, que se disputará en Kona (Hawaii) en el mes de octubre. El año pasado el triatleta gallego fue sexto. Su experiencia le sirvió para pulir durante todo este año todos los detalles que le permitieran mejorar su rendimiento sustancialmente. Y parece que el trabajo empieza a dar resultado. "Estoy muy satisfecho porque me planteé la temporada en función de todo lo que aprendí el pasado año en Hawai, puliendo los detalles que allí me di cuenta que debía pulir", indicaba ayer Iván Raña, ya en el hotel, tras la disputa de la prueba.

En Hawaii, se dio cuenta Raña de que su punto flaco estaba "en el segmento de la bicicleta, sobre todo, la posición de la bici". Empezó a trabajar, a "pulir detalles", y en Austria voló sobre las dos ruedas. "También entrené mucho en el gimnasio, hice alguna carrera sprint, en las Series Mundiales, y aunque no acababa de encontrarme del todo bien sabía que el fondo lo tenía, simplemente que tenía que dar con el día correcto".

Y ayer por fin dio con ese día perfecto en el que todo le salió a pedir de boca. "Me planteé Austria porque me habían hablado muy bien de esta carrera. Los organizadores me han tratado de forma estupenda y me la planteé como un test para Hawai. Quería saber si mi bici valía para rodar rápido. Y al final me ha salido una gran carrera y es una alegría saber que cuando trabajas llegan los resultados, lo disfrutas mucho más", valora.

Su triunfo se empezó a fraguar ya desde el segmento de la natación, que resultó rapidísimo. Con ocho hombres en 44 minutos encabezados por el brasileño Ferreira, y con Iván Raña incluido en el grupo cabecero.

El segmento ciclista fue demoledor, Raña dio un recital sin precedentes. Se sorprendió incluso a sí mismo. "En la bicicleta el tiempo que hice fue un poco más rápido de lo que me esperaba. Creía que podía estar en 4:20 o 4:22, pero al final hice 4:15", analiza. Raña reconoce que "la verdad es que ir primero te da un plus de motivación. No es lo mismo ir detrás y ver que te van comiendo tiempo. Yo iba abriendo carrera y la motivación siempre la llevas a tope. No es lo mismo que en la carrera a pie, que sufres si vas solo, pero en la bicicleta no", sostiene.

Así, cinco de los del grupo delantero de natación se mantenían juntos al paso por el kilómetro 90: Iván Raña, Al Sultan, el alemán Kramer, Giglmayr y el italiano Casadei. Los cinco iban abriendo hueco lentamente.

Fue en el kilómetro 92 cuando Iván Raña decidió probarse contra su, a priori, peor segmento, el ciclismo. Lanzó un ataque y se marchó en solitario con gran facilidad. Llegó a la T2 con un tiempazo de 4:15:57, algo que aparte de suponer una impresionante progresión, le da un aporte extra de motivación para la próxima cita de Kona.

A 2:25 llegaba Kramer, que se convertía en la revelación del día. Lo mismo ocurría con el austriaco Giglmayr, que se bajaba de la bici a 4:23 de Raña. Michael Weiss se bajaba el quinto a más de 14 minutos, algo que daba muestras del recital Raña.

El maratón fue otra demostración de poderío del gallego, que aumentó la ventaja de forma escalonada a un ritmo de 2:43:43 el kilómetro. El alemán Christian Kramer mantuvo el mismo ritmo hasta el kilómetro 25, pero finalmente cruzó la meta 5:48 del de Ordes. A 14.09 entra el esloveno David Plese. Cuarto fue el austriaco Andreas Giglmayr y quinto, el estonio Marko Albert.

Con su crono de ayer, Iván Raña firma el récord de España de Ironman (7:48:43). Aún así, Raña encuentra algún detalle que aún puede pulir de cara a la cita mundial. "Lo único, tengo que intentar mejorar un poco más en la carrera a pie, que está un poquito justa para liarla allí en Hawai. Está bien el tiempo, pero en Hawai tengo que hacer una bici como la de hoy y correr más rápido, pero bueno, estamos en el camino correcto", indicaba ayer exhausto, casi sin fuerzas para articular palabra. Pese a que hasta ahora su gran obsesión era mejorar en la bici, ahora centrará sus esfuerzos en exprimir su rendimiento en la carrera a pie. "En Hawai es donde van a estar todos los grandes hay que ir un poco más rápido", insiste.

Pese al agotamiento, Raña no le concederá mucho descanso a su cuerpo. "Tampoco se debe descansar demasiado, porque para recuperar hay que moverse un poco, nadar o algo así que te active el cuerpo. Ahora haré entrenamientos basados en mover mucho desarrollo, pulir el llano y también hacer mucho gimnasio, que es pesado, pero necesario", reconoce. Antes de Hawaii, establecerá un calendario que le permita ir haciendo pruebas su estado de forma. "Hay varias carreras que tengo en mente, pero tengo que planificarlas bien. Tengo que tener mucha base y mucho fondo. Y no quiero que me corten la planificación.. No quiero que haya altibajos en la preparación", dice.

Realizará la concentración previa al Mundial en Lanzarote. "Aclimatación no necesito porque ya estuve allí y ya sé como es. Lo que tengo es que liar a cuatro o cinco colegas, porque al final a mi me encanta esto, pero sí que reconozco que a veces los días se me hacen largos entrenando en solitario".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine