Holanda sufre más de la cuenta

Los de Van Gaal suman su segundo triunfo ante una combativa Australia

19.06.2014 | 01:21
Depay festeja el tercer tanto de Holanda ante Australia.

Holanda, entronizada tras vencer a España 1-5, rozó el abismo ante Australia, que perdió 2-3 pero dignificó el fútbol con un partido portentoso en el que estuvieron a punto de dar la sorpresa y dejar a sus rivales a expensas de un encuentro ante Chile en la última jornada que podría haber sido de infarto.

Con esta victoria y la derrota de España, el equipo de Louis van Gaal ya se ha asegurado la clasificación y, hasta derrotado por los chilenos estará en octavos.

Cuando Holanda se presentó en el estadio Beira Rio de Porto Alegre, todo era euforia por su escandalosa victoria ante España. Aunque la intentaran aplacar con declaraciones amistosas, no eran creíbles. Louis Van Gaal, el día antes, afirmó que debían mantener los pies en el suelo. Pero no fue así. El dominio total, para Australia, que dio un baño en la primera parte.

Australia era el vagabundo. Desahuciado tras perder ante Chile 3-1, nadie creía en los "aussies". Estaban destinados a perder todo e, incluso, desde España, se hacían cábalas sobre los goles que iban a marcarles en la última jornada del grupo. Pero esos "vagabundos" trasladaron a su problema a Holanda. Ellos sí que vagabundearon por el campo en los 45 minutos iniciales.

En ellos, sólo Robben, con una carrera atómica de 40 metros, fue capaz de marcar un gol para los suyos. Fue el 0-1, en el minuto 20, una injusticia total que fue eliminada con el estratosférico tanto de Tim Cahill. Lo hizo un minuto después, a lo Marco Van Basten en la final de la Eurocopa de 1988. No tan esquinado como el del mítico delantero holandés, pero sí que fue igual de eficaz. Cahill recogió un balón del cielo para golpearlo con su pie izquierdo y dejar sin aliento al público del Beira Rio. Un golazo total.

Esa diana hizo justicia a un equipo que antes del descanso pudo desnivelar la balanza por medio de Mark Bresciano y de Matthew Spiranovic, pero fallaron en el último suspiro. No aprovecharon las internadas de Leckie en una primera parte que sin duda mereció acabar por delante en el marcador.

Holanda se dio un respiro con un disparo de Wesley Sneijder al principio de la reanudación, pero Australia siguió dominando el partido, sin descanso, sin ceder nada de terreno, y consiguió el segundo tanto de penalti tras una mano de Daryl Janmaat. Mile Jedinak no falló, pero su alegría duró lo mismo que la de Robben antes del paso por los vestuarios. Un minuto después, Van Persie empató.

El pase, muy bueno, lo dio Memphis Depay, que salió desde el banquillo para salvar a Holanda, porque después marcó el tercero desde fuera del área con ayuda del portero Maty Ryan, que no calculó bien la estirada y se tragó la pelota. Justo antes, segundos antes, Leckie falló una clarísima para adelantar a Australia, pero el fútbol no estaba del lado de los más débiles.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine