Contra el desgaste y la Historia

Vicente Del Bosque y la selección afrontan el reto de repetir el título mundial con la base de Sudáfrica, pendiente del momento de forma de Xavi y del encaje de Diego Costa

09.06.2014 | 00:34

Brasil fue la última selección capaz de ganar dos mundiales consecutivos (1958 y 1962). Desde 1938, ningún seleccionador ha repetido título mundial. Y, por supuesto, nadie ha sido capaz de cumplir la secuencia Eurocopa-Mundial-Eurocopa-Mundial (Vittorio Pozzo dirigió a la Italia campeona en 1934 y 1938, pero la primera Eurocopa se jugó en 1960). La generación que ha llevado a La Roja hasta la cúspide del fútbol tiene la oportunidad de dejar un sello imborrable precisamente en la tierra de los dominadores, de ese Brasil que presume de sus cinco campeonatos. Con la base de los últimos cuatro años y un refuerzo contracultural, Diego Costa, España defiende su trono contra el desgaste de sus estrellas y lo que dicta la Historia. Ninguna selección europea ha ganado en América.

Azpilicueta por Puyol (Sergio Ramos jugó de lateral) y Jordi Alba por Capdevila. Los otros nueve jugadores de la selección española que formaron inicialmente en el último partido del Mundial de 2010 podrían estar en el debut del de 2014: Casillas, Piqué, Sergio Ramos, Busquets, Xabi Alonso, Iniesta, Xavi, Pedro y Villa. Y dos de los que participaron en los últimos minutos (Fernando Torres y Cesc Fábregas) también son alternativas para Del Bosque.

Son casi los mismos, pero es otra España. Sobre todo porque Xavi, el hombre que marca el estilo desde 2008, cuando Luis Aragonés le concedió el mando, llega tras su peor temporada. También hay dudas sobre la forma de traducir en ocasiones y goles el juego de posesión que caracteriza al equipo. Vicente del Bosque ya dejó claro más de una vez que no le convencen ninguno de los delanteros puros que ha utilizado durante su mandato. Por eso, a la hora de cerrar la convocatoria se quedó con sus clásicos: Fernando Torres y Villa, además de Diego Costa. Le sobran porque la alternativa que más ha utilizado en los últimos tiempos, y la que mejor ha funcionado, es la del falso "9", a menudo Cesc Fábregas y en ocasiones David Silva.

El centro del campo sigue siendo la gran baza de la selección española. Los Busquets, Xabi Alonso, Iniesta, Xavi y Silva tienen recambios de calidad (Javi Martínez, Cazorla, Mata, el propio Cesc), a los que se une ahora una de las revelaciones de la temporada, el atlético Koke. A la vista de la convocatoria de 23, Del Bosque puede echar de menos especialistas de banda en ataque. Jesús Navas, que desatascó más de un partido con su rapidez y verticalidad, se quedó fuera en el último momento pese a estar aparentemente recuperado de su lesión. Solo Pedro, criado junto a la línea de cal en la cantera del Barça, podría llegar a cumplir esa función.

Pase lo que pase en Brasil, habrá un antes y un después para La Roja. Villa ya ha anunciado el fin de su etapa como internacional, Xavi podría seguir ese camino, y hay dudas sobre Casillas y Xabi Alonso. Nombres como los de De Gea y Koke son guiños de Del Bosque para el inevitable proceso de renovación. Otros, como Thiago Alcántara,Carvajal, Iturraspe, Alberto Moreno y Deulofeu se han quedado fuera por diversos motivos. Las selecciones inferiores, habituales en el podio de las grandes competiciones, garantizan el relevo en la absoluta, aunque nadie duda de que será casi imposible alcanzar el nivel de excelencia de los seis últimos años.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine