fútbol - centenario del rápido

Vicente del Bosque: "El fútbol debe hace ros felices"

El seleccionador nacional felicitó ayer al Rápido de Bouzas por su Centenario y se fotografió en el Baltasar Pujales

04.04.2014 | 09:59
Vicente del Bosque en el campo del Rápido // Marta G. Brea
Del Bosque ficha por el Rápido de Bouzas
Play
Vicente del Bosque: "El fútbol debe hace ros felices"
Del Bosque, protagonista en el Centenario del Rápido de Bouzas
Play
Vicente del Bosque: "El fútbol debe hace ros felices"

El Baltasar Pujales de Bouzas recibió ayer una visita de excepción. El seleccionador nacional de fútbol Vicente del Bosque se personó en el campo del Rápido para celebrar el Centenario del club. Saludó y se fotografió con las categorías inferiores del club aurinegro y se sintió como en casa entre todos los pequeños futbolistas que componen la familia boucense.

"Yo soy una persona cercana y debo reconocer que donde más cómodo me siento es entre todos vosotros, entre el fútbol modesto y de base, que entre el fútbol profesional", confesó el técnico salmantino, ante los centenares de jugadores que componen las categorías inferiores del Rápido y que ayer se personaron en el campo para hacerse una foto con Del Bosque.

Desde primera hora de la tarde la tranquilidad de la villa de Bouzas se vio alterada por la emoción de ver al seleccionador nacional pisando el césped del Baltarsar Pujales. Media hora antes de su llegada la megafonía anunciaba que el técnico había aterrizado en Peinador y que el director deportivo del Rápido, Javier Maté, había ido a recogerlo acompañado de Pichi Lucas y del presidente de la Ponferradina.

El himno del Rápido anunció poco después su llegada. El coche lo dejó casi a pie de campo. Nada más bajarse, un tumulto lo arropó pidiéndole autógrafos y fotos con el móvil. Como pudo saludó a las autoridades presentes, encabezadas por el alcalde de Vigo, Abel Caballero; que estaba acompañado por la teniente de alcalde Carmela Silva; y el vicepresidente de la Diputación, Chema Figueroa, entre otros. También saludó al vigués distinguido Francisco Javier Pitillas.

Como maestro de ceremonias ejerció el presidente del Rápido, Manuel Pedro Seoane. "Para el Rápido es muy importante esta visita porque es nuestro Centenario. La gestión de que esté hoy aquí la ha hecho José Liñares, presidente de la Federación Gallega, y estamos encantados de que venga porque es un ejemplo para nuestra juventud aparte de ser un gran profesional", indicó el dirigente, que reconoce que durante toda la semana se respiró un cierto "nerviosismo contenido" ante la visita del seleccionador nacional.

Un nerviosismo que estalló con el técnico ya en Bouzas. Coreado por una grada repleta de aficionados, Del Bosque se acercó al centro del terreno de juego, donde ya formaban todas las categorías del club.

Allí, el salmantino les dirigió unas palabras. "Estoy aquí porque estamos celebrando el centenario de vuestro club y he venido para felicitaros", dijo el seleccionador, que recordó con especial cariño su etapa en el Real Madrid en los que "me dediqué a educar chavales en el fútbol y para la vida". Su mensaje para los chicos del Bouzas fue que "vuestro primer sueño debe ser ser buenos chavales, formaros como personas en la vida y que el fútbol os haga felices". "El deporte lo tiene todo para formar buenas personas", añadió. Y puso ejemplos como el de los jugadores de la selección española, "unos buenos referentes de conducta tanto dentro como fuera de los terrenos de juego". Y fue más allá. "En la selección tenemos ejemplos como los porteros, o el de Xabi Alonso y Busquets, que son muy buenos individualmente con sus equipos, pero que luego trabajan juntos para defender la camiseta de España", añadió. Y también tuvo palabras para el gesto de Iniesta tras marcar el gol que convirtió a España en campeona del mundo. "Se sacó la camiseta y debajo llevaba una con un recuerdo a su amigo Jarque, un gesto muy bonito que deja claro que es un buen chaval", remarca. Se encontraba cómodo Del Bosque y hasta se confesó "feliz" de compartir tan breve instante con los pequeños futbolistas del Rápido. "He venido a felicitaros porque el centenario de un club es motivo suficiente para que esté aquí con vosotros", indicó. "Y vuestro objetivo en la vida debe ser el de ser buenos chicos a través del fútbol y también ser lo más felices posible", insistió.

Acabada la ronda de fotos, se rompió el protocolo. Los jugadores intentaban acercarse al seleccionador para hacerse una foto con él, que en ningún momento perdió la sonrisa y que intentó satisfacer la mayoría de las peticiones de fotos y firmas.

Los más pequeños se emocionaban al tocarle. Alguno era incapaz de mirar al objetivo de la cámara, embelesado solo podía echar la vista atrás para verle de cerca y estirar el brazo para intentar darle la mano. Un mito de carne y hueso, cercano, incluso cariñoso.

Especialmente emotivo fue su saludo a los aficionados discapacitados del club, con los que se paró un buen rato pese a la premura de tiempo con la que pasó por Bouzas.

Intentando alcanzar el coche que le esperaba, los pequeños se agolparon ante él, intentando conseguir el último autógrafo. "!Queremos un partido de la selección para Vigo¡", le gritaban los aficionados, que le desearon suerte para Brasil, donde España defenderá este mes de junio el título mundial.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine