Como en casa

La serenidad mostrada por Rubén Blanco en su debut no sorprende a sus padres: "Es siempre tal cual se vio"

28.05.2013 | 11:19
Rubén, junto a Santi Mina, Krohn, Jony y Pranjic, durante un entrenamiento reciente. // Ricardo Grobas
Rubén, junto a Santi Mina, Krohn, Jony y Pranjic, durante un entrenamiento reciente. // Ricardo Grobas

Más allá de la lógica felicidad por la victoria del Celta, que le mantiene vivo en la pelea por la salvación, el partido de Valladolid permitió a Rubén Blanco presentarse en sociedad con una actuación inmejorable. Pese a sus 17 años, ser su debut con el primer equipo, en la máxima categoría, en un momento crítico, el guardameta de Mos destacó por su serenidad y tranquilidad en todo momento, algo que no sorprende a quienes más lo conocen, que ven en su actuación el reflejo de cómo es en la vida diaria, un témpano de hielo que desde los cuatro años supo qué quería ser de mayor.

Ni en el mejor de los guiones se podía pensar en un final tan dramático de Liga, jugándose la permanencia a una carta en la última jornada tras la trabajada victoria del Celta en Valladolid. Allí, apareció un actor inesperado, el canterano Rubén Blanco, que a sus 17 años tuvo que tomar la responsabilidad en la portería tras la lesión de Javi Varas y será el encargado de defenderla el sábado ante el Espanyol.

Ninguna pega se puede poner al joven guardameta, que lo hizo todo a la perfección en su debut con el primer equipo y dejó boquiabierto a todo el mundo. Algo que no sorprende a los que más lo conocen, que aseguran que Rubén solo transmitió en el campo lo que es fuera, un chico muy tranquilo, un témpano de hielo en todos los ámbitos de su vida, marcada por unos guantes, un sueño hecho realidad.

"Siempre quiso ser portero, desde los cuatro años", señala Rubén Blanco padre, que no pudo contagiarle su pasión por el ciclismo: "Me gustaba más que anduviera en bicicleta pero me dijo que quería jugar al fútbol y por el abuelo materno, que me dijo que sus tíos habían jugado en el Santa Mariña, lo llevamos allí".

En el club de Cabral dio sus primeros pasos Rubén. Nada más llegar, Arturo Rey, su primer entrenador, le preguntó dónde quería jugar y lo que hizo fue correr hacia la portería. Nadie lo movió de allí. Tenía seis años y se integró en las categorías inferiores del club, comenzando a destacar ya desde los primeros momentos. Sus buenas maneras llamaron la atención del Celta, que por medio de Toni Otero, coordinador de categorías inferiores, inició el asalto para alistarlo en el equipo céltico. La primera intención fue la de llevarlo al Torneo de Brunete, no cuajó, pero sí al año siguiente, tras pequeños escarceos del guardameta con el Barcelona, que tuvo mucho interés en contratarlo.

En la carrera de Rubén, además de sus padres, hay una persona fundamental que ha servido de sostén para conciliar los viajes, entrenamientos y partidos. No es otro que el abuelo materno. "Es su fan número uno", declara el padre de Rubén. Es el encargado de llevar al guardameta, que todavía no puede conducir, casi siempre a las instalaciones de A Madroa y comparte muchos momentos al día con su nieto en casa. Es la otra cara de Rubén, muy hogareño, le gusta estar arropado con familiares y amigos, sin cambiar durante todos estos años. "Sale con los amigos, va al cine, es un chico normal. Sigue siendo el mismo", reconoce el padre.

La progresión de Rubén ha sido meteórica. Todavía en edad juvenil, en su segundo año, es un habitual desde hace tres años en las categorías inferiores de la selección española. El pasado domingo llegó el premio, inesperado, del debut con el primer equipo. Relajado y sin ponerse nervioso, el joven guardameta salvó al equipo en dos ocasiones de sufrir. Desde su residencia en Mos, los padres asistían emocionados al estreno de su hijo. La madre, Isabel, no pudo contener las lágrimas de la emoción. Nada de lo que sucedió en Zorrilla les sorprendió. "Es tal cual lo visteis, de piedra, el típico chaval que no demuestra lo que siente, siempre está tranquilo, solo lo vi una vez cabreado y nunca en un partido", señala su progenitor.

Su descubridor para el Celta, Toni Otero, no pudo ver el partido al encontrarse en la carretera junto a Santi Mina, a quien llevaba desde Navarra a Madrid para que éste se incorporase a la selección sub 19, en la que también está Rubén, pero que se incorporará el domingo tras el partido ante el Espanyol tras las gestiones del club vigués. Otero relata la anécdota al escuchar el momento de la entrada al terreno de juego de Rubén en sustitución de Varas.

"Decía el comentarista que parecía que salía sin ganas. Santi y yo nos echamos a reír. No es que salga sin ganas, es su forma de ser, un niño que tiene esa madurez y tranquilidad", comentó.

Uno de los momentos más emotivos de la noche llegó cuando, tras el pitido final, Rubén no pudo contener las lágrimas tras la tensión del encuentro. "Es lógico, sabe perfectamente lo que se está jugando el club e independientemente de no pesarle la responsabilidad al final lo siente", resume Toni Otero.

Fue sin duda uno de los días más emotivos de la vida de Rubén Blanco, que llegó a su casa bien entrada la madrugada tras acudir su padre a recogerlo a A Madroa. El guardameta no era consciente todavía de lo que había sucedido, con los nervios a flor de piel. Llegó a su domicilio y tras una breve conversación con su madre se fue a descansar. "Estaba tranquilo pero con la adrenalina un poco alta", dice su padre, orgulloso al igual que su madre de un hijo que entró en la historia de la Liga al ser el portero más joven de 1ª desde que Rivero debutara en el Athletic en 1943 con 17 años y 209 días. Rubén tenía 17 y 305. El triunfo de la tranquilidad.

Celta de Vigo

Mouriño y Brais Méndez, esta mañana en Plaza de España. // @RCCelta
El Celta "ata" a Brais Méndez

El Celta "ata" a Brais Méndez

El club renueva al centrocampista de Mos, una de las joyas de la cantera, hasta 2019

Riesgos que abren el debate

Riesgos que abren el debate

Unzué confía en salir airoso de que su portero inicie las jugadas, pese a las críticas

José Méndez repite al frente del celtismo

José Méndez repite al frente del celtismo

La Federación de Peñas mantiene a siete de sus ocho miembros

El Celta B empieza con buena cara

El Celta B empieza con buena cara

El equipo vigués supera con justicia al Pontevedra con goles de Drazic y Brais Méndez

El Celta B se estrena con una victoria ante el Pontevedra (2-1)

El Celta B se estrena con una victoria ante el Pontevedra (2-1)

Los goles de Drazic y Brais Méndez hicieron justicia al buen partido del filial

Tres regalos arruinan el día de Maxi

Tres regalos arruinan el día de Maxi

- El Celta pierde con la Real por culpa de los groseros errores de Sergio y Jonny y un penalti...

Deportes

Rafa Nadal en el Masters 1.000 de Cincinnati.
Rafa Nadal, número 1 del mundo tres años depués

Rafa Nadal, número 1 del mundo tres años depués

El balear vuelve a lo más alto de la clasificación mundial - Lo fue por última vez el 6 de julio...

Nadal cae ante Kyrgios y dice adiós a Cincinnati

Nadal cae ante Kyrgios y dice adiós a Cincinnati

A pesar de la derrota, el manacorí volverá a ser el número uno - Garbiñe Muguruza, a semifinales

La expulsión récord de Ramos y otras curiosidades de la primera jornada

La expulsión récord de Ramos y otras curiosidades de la primera jornada

El jugador del Real Madrid registró ante el Deportivo la decimoctava expulsión de su carrera

Uxío Abuín, nuevo rey de Baiona

Uxío Abuín, nuevo rey de Baiona

El triatleta suma su tercera victoria en la cita de la villa baionesa - Carmela Cardama gana en...

El Madrid golea a un Dépor negado

El Madrid golea a un Dépor negado

El campeón, primer líder con goles de Bale, Casemiro y Kroos - Ramos, expulsado

El Barcelona muestra signos de recuperación

El Barcelona muestra signos de recuperación

La presión de los azulgrana ahogó al Betis - Messi tiró tres balones a los palos


Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine