CELTA

El Celta saca su último cartucho

Los vigueses disputan una verdadera final en Valladolid. Solo vale la victoria para conservar las opciones matemáticas

26.05.2013 | 14:31
De Lucas, Insa, Samuel, Túñez y Mallo, ayer durante el entrenamiento. // J. de Arcos
De Lucas, Insa, Samuel, Túñez y Mallo, ayer durante el entrenamiento. // J. de Arcos

Primera bola de partido en contra para el Celta esta temporada. Los vigueses se juegan en noventa minutos el ser o no ser en la máxima categoría del fútbol español. Las cuentas están claras: un empate o una derrota certifican el descenso matemáticamente; únicamente vale la victoria para soñar con el milagro de la salvación, tres puntos que deben ir unidos a un tropiezo bien de Osasuna, bien del Deportivo. Solo así los célticos llegarían con vida a la última jornada ante el Espanyol en Balaídos.

Han sido quince días muy largos en Vigo desde el último partido ante el Betis en Sevilla. Obligados a ver desde el sillón lo que hacían sus rivales el pasado fin de semana tras haber adelantado la jornada ante el Atlético por el compromiso de Copa del Rey de los madrileños, los resultados de los rivales directos han elevado algo el optimismo tras el duro revés en el Benito Villamarín. A pesar de haber caído al farolillo rojo de la clasificación, los hombres de Abel Resino están dispuestos a agotar el último cartucho para quedarse en la élite.

Los argumentos para creer en la permanencia se basan principalmente en el calendario de unos y otros, más asequible en principio para los intereses célticos, que se miden a dos rivales que no se juegan nada. El primer paso lo quiere dar el Celta ante el Valladolid en su estadio, aprovechando que los pucelanos llegan con los deberes hechos hace dos jornadas, más pendientes del futuro de su técnico Miroslav Djukic, que tiene muchas papeletas para abandonar el banquillo del José Zorrilla este verano.

Poco se ha hablado en Pucela del encuentro de hoy. Los vigueses esperan que la necesidad impere sobre el césped y que se note desde el primer momento a quien le va la vida en el envite. Desde el vestuario del Celta apelan a la intensidad como factor diferencial, salir a tope desde el pitido inicial y tratar de encarrilar cuanto antes el partido para evitar de esta manera que los nervios aparezcan y meter presión al resto de equipos inmersos en la batalla.

Para el partido de esta noche, Abel Resino tiene prácticamente definido el equipo que saltará de inicio, con modificaciones obligadas en la línea defensiva. Las sanciones por acumulación de amonestaciones de Jonathan Vila y Jony Castro han descompuesto la zaga habitual del toledano en los últimos partidos. Cabral parece partir con ventaja sobre sus competidores Demidov y Samuel Llorca para suplir a Vila mientras que la gran incógnita durante toda la semana ha sido saber quien se encargará del lateral derecho. Una vez descartado Augusto, al menos desde el inicio, Antón de Vicente y Bellvís se juegan el puesto, con ligera ventaja para el valenciano, que ya ha actuado en esa posición esta temporada y goza de más experiencia que el canterano, que ha entrado por primera vez en una convocatoria con el primer equipo.

El resto del once será el tipo que ha puesto en liza Resino últimamente, con un doble pivote formado por el capitán Borja Oubiña y Natxo Insa, una línea de tres mediapuntas a la que volverá Álex López tras cumplir sanción acompañando a Krohn-Dehli y Augusto Fernández, dejando en la punta de ataque a Iago Aspas.

Los buenos registros del Celta en las últimas visitas a Zorrilla son otro argumento al que se encomiendan los vigueses, ya que es el estadio en el que presentan sus mejores resultados como visitantes y donde han ganado en sus cuatro últimas visitas en la máxima categoría.

En el bando contrario, el Valladolid cuenta con dos bajas importantes, Balenziaga y Javi Guerra, que no han podido recuperarse de sus molestias y no entraron en la convocatoria de Djukic. Quitando esto, el resto del once que pondrá enfrente del Celta el serbio será el habitual, para intentar despedirse de su público por todo lo alto, recuperando a Rukavina tras su sanción y a Ebert, que superó una gripe.


Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine