fútbol

Dragones de oro

Desde 2004 el Oporto ingresó 539 millones por la venta de futbolistas que le costaron una quinta parte

25.05.2013 | 00:00

El Oporto es una máquina imparable de ganar dinero. Puede que no haya un equipo en el mundo que adore tanto la apertura del mercado com los "dragoes". La venta de James Rodríguez y Moutinho al Mónaco por 70 millones de euros son la última de las grandes operaciones que han permitido al club portugués vender desde 2004 futbolistas por un valor de 539 millones de euros. Y costaron menos de una quinta parte.

En el año 2004 el Oporto que entrenaba José Mourinho se proclamó campeón de la Champions tras imponerse en la final al Mónaco. Aquel triunfo supuso un impulso extraordinario para la sociedad y el trampolín para muchos de sus futbolistas (y su técnico) que recibieron la llamada de algunos de los clubes más importantes de Europa. Derlei, Carlos Alberto, Paulo Ferreira, Deco y Carvalho saltaron a diferentes campeonatos y generaron una lluvia de millones en las arcas del Oporto. Habían costado todos juntos 4,1 millones de euros porque algunos como Carvalho llegaron con la carta de libertad y Deco había costado 100.000 euros. Fueron vendidos por 88 millones lo que supuso en un solo verano una plusvalía de 84 millones.

Aquello fue el comienzo de diez años que han distinguido al Oporto como el mejor vendedor de futbolistas del mundo. Compra bien, barato y se deshace de ellos a cambio de cifras que producen vértigo. Tienen mejor ojo que nadie en algunos mercados que tienen dominados como el sudamericano y en la mesa de negociación el equipo que preside Pinto da Costa se mueve como nadie. Solo hay que ver todo lo que han ingresado en este concepto.

Desde 2004 el Oporto ha metido en sus arcas la mareante cifra de 539 millones de euros por un grupo de futbolistas que le habían supuesto un desembolso de 96,4 millones. Menos de una quinta parte. La plusvalía en este tiempo ha sido de 442 millones de euros, lo que permite al Oporto disfrutar de una cómoda situación económica.

El último gran negocio se ha conocido esta semana. El Mónaco ha pagado 70 millones por James Rodríguez y Moutinho que le habían costado al Oporto poco más de 18 millones. Y eso que fueron futbolistas "caros" para lo que suelen gastar los "dragones" a la hora de contratar futbolistas. Pero parece que la gente empieza a aprender que al Oporto también hay que empezar a venderle caro. En este tiempo hubo negocios asombrosos: Falcao costó 5 y fue vendido por 40; Bosingwa llegó gratis y el Chelsea pagó 21; Anderson supuso un desembolso de 5 que luego se convirtieron en 31,5 para el Manchester United; Bruno Alves llegó al Dragao con la carta de libertad y el Zenit lo compró por 22; Hulk obligó al Oporto a pagar 19 millones al Tokyo Verdi -el traspaso más alto pagado por el club luso- pero lo compensaron con creces con los 60 millones que supuso su venta al Zenit. Este es el Oporto, el lugar donde los dragones se convierten en oro.


Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine