Los académicos, víctimas colaterales de la pifia azulgrana

19.05.2013 | 00:00

Metidos en cábalas y análisis, el Academia Octavio cuenta con que el Guadalajara no sume ningún punto más. La lógica promueve esa previsión. CAI Aragón y Barcelona, rivales de los alcarreños, son muy superiores en cuanto a calidad. Aunque encararán las citas con escasa motivación por culpa de la primera pifia azulgrana.
El Barcelona, campeón de liga desde hace varias jornadas, sufrió ayer en Logroño (33-31) la primera derrota. Se les borra la posibilidad de completar la campaña con pleno de victorias. Con todo, en el Octavio suponen que los hombres de Pasqui, incluso a medio gas, tendrán la suficiente tensión en la última jornada para impedir que el Guadalajara protagonice la gran sorpresa del siglo en el Palau.
Preocupa más cómo habrá afectado al CAI ese tropiezo de los catalanes. Los zaragozanos iniciaban la penúltima jornada a dos puntos de Naturhouse y Ademar, que hoy visita al Atlético. Necesitaban dos victorias y el fallo de sus adversarios para conquistar la tercera plaza y disputar así la próxima edición de la Liga de Campeones. El plan parecía muy factible si los grandes cumplían. El triunfo riojano lo tuerce todo. Ademar y Naturhouse se medirán en la clausura. El CAI ya solo puede aspirar a un triple empate en el que todos igualarían a puntos. La tercera posición se decidiría en el average goleador.
El Octavio fuerza su fe. Confía en la profesionalidad del CAI, en su espíritu competitivo y en que quieran rebañar esa última opción matemática. Cada bando sufre lo suyo. No es menor la preocupación en las filas del Guadalajara.
"Este es el partido más importante de la temporada", ha dicho Mateo Garralda, entrenador de la escuadra alcarreña, en declaraciones a Efe. Garralda reconoce que hay cierta tensión, nervios y ansiedad en el vestuario y deja claro que "todo esto pasa factura" aunque avanza: "Vamos a intentar estar lo más tranquilos posible, quitarnos responsabilidad de encima, para jugar liberados".
El entrenador del Guadalajara, antes del encuentro del Frigoríficos, admitía que se iba a buscar "una ocupación para no estar pendiente de los rivales. El fin de semana pasado fue horrible, mirando cada cinco minutos los resultados. Me olvidaré de todo, y lo que pase ya lo veré luego", ha dicho. Y lo que ha pasado es que la victoria canguesa le obliga a ganar para no depender de Vigo.


Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine