La tarde que cambió la vida de Alex Ferguson

Un grosero error en la final de Copa de 1969 con el Rangers acabó con su prometedora carrera de futbolista y le empujó a los banquillos

13.05.2013 | 07:32
Ferguson corre junto a Billy McNeill, durante la final de 1969.
Ferguson corre junto a Billy McNeill, durante la final de 1969.

Hubo un tiempo en que Alex Ferguson fue un prometedor delantero escocés que no podía ni imaginar que con el tiempo acabaría por convertirse en un mito de los banquillos. Su tiempo como futbolista en la élite tuvo un final de lo más abrupto e inesperado. Había llegado, en plena madurez como jugador, al Glasgow Rangers, el cénit de su carrera. Pero un grave error en una final de Copa acabó con su carrera con los protestantes. A partir de ese momento comprendió que su futuro estaría en los banquillos.

El joven Alex Ferguson era un tipo que sabía perfectamente lo que era el esfuerzo. Lo veía a diario en Govan, localidad próxima a Glasgow donde nació en 1941. La ciudad había crecido de forma exagerada a principios del siglo veinte gracias al empuje de sus astilleros y aquella cultura basada en el sacrificio anidó en el hogar de los Ferguson que inculcaron ese sentimiento en sus cuatro hijos. Su padre les solía decir que respetasen por encima de todo a los astilleros porque "vosotros y los hijos que tengáis comerán gracias a ellos".

Alex no tardó en sentir una pasión desmedida por el fútbol que tuvo que compaginar con su ocupación como aprendiz en los astilleros de Clyde. No había alternativa. A sus padres les parecía muy bien eso de correr tras el balón siempre y cuando fuese construyendo su futuro. Sus condiciones como delantero le llevaron al Queen´s Park, un conjunto amateur en el que llegó a meter 21 goles en una temporada. Una cifra notable para un futbolista que acababa de cumplir los 18 años y que le abrió la puerta del St. Johnstone en 1960. Ya estaba a las puertas del fútbol profesional, pero nada cambiaba en su rutina diaria. Jugaba al fútbol si no se apartaba del astillero, donde incluso había comenzado a desarrollar una interesante actividad como sindicalista, otro detalle que marcó su juventud y ayudó a modelar el carácter.

Con el paso del tiempo a Ferguson le costaba encontrar tiempo para todas sus actividades. Y el problema es que el fútbol cada vez le pedía más dedicación. En 1964 se cansó de aquella situación agobiante y decidió, entre reproches familiares, hacerse profesional. Lo hizo con el traspaso al Dunfermline que le abrió la puertas de la Primera División y le situó en el punto de mira de los grandes conjuntos de Escocia. Ferguson era buen rematador, decidido y con un punto de dureza que seguramente provenía de lo que había mamado en el astillero de Clyde. Solo tres años tardó el Glasgow Rangers en lanzarse a por él. 68.000 libras pagaronl, un récord en aquel tiempo por un futbolista escocés.

Le costó, pero acabó por hacerse un hueco en el once titular de los protestantes para el que llegó a anotar 25 goles en 41 apariciones. Números ilusionantes. Pero poco podía imaginar que su carrera en la élite del fútbol acabaría de forma abrupta en la final de Copa del 26 de abril de 1969 que enfrentaba al Rangers con el Celtic, el gran favorito.

Eran años grandes para los católicos dirigidos por Jock Stein. Dos años antes habían conseguido ganar la única Copa de Europa de su historia y casi todo aquel equipo legendario, criado en el entorno de Glasgow, seguía en el vestuario del Celtic Park. Pero en la final de 1969 había un detalle que podía ser determinante y llenaba de esperanzas a los protestantes del Rangers: Jimmy Johnstone no podía jugar. El pequeño extremo, uno de los más grandes dribladores que ha conocido la historia del fútbol, se había lesionado y no podía estar en Hampdem Park con lo que el melón de aquella final se abría de una forma inesperada. Por aquel entonces no existía receta -legal- para controlar su habilidad con lo que ausencia disparaba la ilusión en la caseta de sus rivales.

El Glasgow Rangers era consciente de que estaba ante una gran oportunidad, pero que no podía cometer errores. Lo pensaba David White, su irascible técnico. Había diseñado un plan minucioso para anular las muchas virtudes de sus rivales y todo pasaba por mantener un nivel de concentración superior al habitual. Una de las claves eran las jugadas a balón parado y los emparejamientos que había determinado. Ferguson era un buen cabeceador y White le encomendó el marcaje del capitán del Celtic, Billy McNeill, uno de los grandes recursos de Stein en los golpes francos y saques de esquina.

En el minuto tres de partido el Celtic entró por la banda izquierda y provocó el primer saque de esquina. El centro fue largo, en busca del segundo palo donde esperaban Ferguson y el capitán del Celtic. Es difícil entender el comportamiento del jugador del Rangers en ese instante. McNeill saltó con absoluta tranquilidad mientras Ferguson, a su lado, daba la impresión de estar paralizado. La imagen, que se puede encontrar con facilidad, es incluso grosera. El jugador del Celtic, sin oposición alguna, ajustó el remate al palo contrario donde Norrie Martin, meta de los protestantes, solo pudo acompañar el viaje del balón hasta el fondo de la portería. Justo lo que White no quería acababa de suceder delante de sus narices. Y en el minuto 3.

A partir de ese momento el Celtic fue un ciclón. Ganó 4-0 sin que el Rangers diese la mínima señal de vida. Ferguson, superado posiblemente por su error, solo acertó a meterse en un par de reyertas con la defensa rival. Un desastre de partido que tendría consecuencias enormes para él. Su entrenador ordenó que a partir de ese momento se entrenase con el equipo de los reservas y en verano se le puso en el mercado. No quería verle delante. Se especuló con que la culpa de su marginación la tenía el hecho de que la mujer de Ferguson, Cathy, fuese católica. Pero el propio futbolista aclaró poco después que las creencias religiosasas de su esposa no tenían nada que ver. Que todo era culpa de la parálisis que le entró en la final ante el Celtic. El Rangers le traspasó al Falkirk, donde comenzó a compatibilizar la función de futbolista con la de entrenador. Había captado el mensaje. El estigma de aquella final le acompañaría durante mucho tiempo y su futuro estaba en los banquillos. Nacía una leyenda.

Celta de Vigo

Pie de foto Faro Vigo. // FDV
Cabral espera un duelo "exigente" ante el Betis

Cabral espera un duelo "exigente" ante el Betis

Cree que el rival "se ha reforzado muy bien" y que el balón será clave mañana

Más sangre céltica para la NCAA

Más sangre céltica para la NCAA

Candela Hemida deja el Celta Zorka para fichar por un equipo de la liga universitaria americana...

El Celta Zorka vuelve a vestirse de corto

El Celta Zorka vuelve a vestirse de corto

Las jugadoras se incorporan escalonadamente a los entrenamientos

El Celta, un superviviente en el Benito Villamarín

El Celta, un superviviente en el Benito Villamarín

El equipo vigués sólo cedió una derrota en Primera en el coliseo verdiblanco en la última década

Cabral: "Ante el Betis nos espera un partido exigente"

Cabral: "Ante el Betis nos espera un partido exigente"

"Somos valientes y defenderemos a muerte la idea de Unzué", apunta sobre los riesgos del sistema

El Celta, un animal de área

El Celta, un animal de área

El conjunto vigués mantuvo en el arranque liguero una de sus características más reconocibles en...

Deportes

Lutsenko muestra su alegría en la meta. // Efe
Lutsenko vive el día de su vida

Lutsenko vive el día de su vida

El kazajo consigue la victoria más grande de su carrera - Froome sacó unos segundos más a Aru,...

Trece gallegos en busca del podio

Trece gallegos en busca del podio

Galicia dispone de varias opciones de medalla en el Mundial que arranca hoy en la República Checa...

El Barça renuncia a Seri y el PSG rechaza venderle a Di María

El Barça renuncia a Seri y el PSG rechaza venderle a Di María

El club catalán continúa inmerso en la confusión para completar su plantilla mientras le piratean...

Sorteo de los grupos en Montecarlo

PSG, United y City, posibles oponentes del Real Madrid

España supera a Bélgica en un duelo en que mostró sus dos caras

España supera a Bélgica en un duelo en que mostró sus dos caras

La selección española alternó su mejor baloncesto de la gira de...

Webber: "Alonso no puede conducir mejor esa cosa"

Mark Webber ha vuelto a defender a su amigo Fernando Alonso. El querido piloto australiano, una de...


Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine