rugby - División de Honor

Épica y oficina

La presión del Hernani obliga al Blusens Vigo a buscar una victoria más para asegurar la permanencia pese a su brillante condición de matagigantes

26.03.2013 | 08:10
Empuje local en uno de los agrupamientos del partido contra el Quesos Entrepinares. // R. Grobas
Empuje local en uno de los agrupamientos del partido contra el Quesos Entrepinares. // R. Grobas

El primer líder que cayó en As Lagoas fue el Gernika. Después, el Blusens Vigo enlazó varias derrotas. Por una zona mesetaria lógica en la forma física, pero también por un bajón mental que el cuerpo técnico solucionó con una charla en el vestuario tras caer ante el Getxo. Otro líder, ahora el Quesos, sucumbe en el barro vigués. El técnico azul, David Monreal, espera que sus pupilos sean capaces de completar de forma inmediata la tarea de la permanencia.

Lluvia de elogios sobre el Blusens Universidade de Vigo, erigido oficialmente en matagigantes de la División de Honor del rugby español. En As Lagoas, cancha modesta, cayó el líder Quesos Entrepinares como semanas atrás había caído el líder Bizkaia Gernika. Y sin embargo, la permanencia viguesa está por asegurar. "Es curioso", dice del contraste el entrenador, David Monreal. "A ver si podemos asegurarla en el próximo partido".

"Espíritu ganador", les dice desde su cuenta de Twitter Miguel Silva, cofundador de la firma patrocinadora. En El Norte de Castilla, prensa afín al Quesos, admiten: "Más ritmo y juego de los vigueses". Califican al XV del Olivo como "adversario brioso". Gregorio García escribe en Marca: "En Vigo se están haciendo especialistas en derrotar al líder de la categoría". Y ensalza el "gran nivel" gallego. Los foros rugbiers, en general, proclaman su admiración por la hazaña repetida.

El Blusens, en 2013, conquista la admiración. Pero arrastra los malos resultados de 2012. Dos realidades coincidentes que dejan a la escuadra en la antepenúltima posición, con 37 puntos. Bien lejos del descenso directo, que le corresponde a La Vila (14 puntos). Pero con el Hernani todavía cerca (32 puntos) después de que los guipuzcoanos hayan ganado precisamente a los alicantinos en la última jornada. Esa penúltima posición obligaría a disputar la promoción de permanencia.

Cinco puntos. Una victoria más bonus ofensivo. Escaso margen aunque con el extra del average particular en caso de empate (Hernani ganó 16-20 en As Lagoas; el Blusens, por 13-19 en Landare Toki). "Ahora me acuerdo de aquel oval que se nos cayó dentro de la zona de ensayo en un partido y de otros detalles", admite Monreal, al que le gustaría asegurar la plaza lo antes posible "para disfrutar de las últimas jornadas".

Si bien Getxo y Cajasol están próximos (39 puntos), el XV del Olivo fija su vista en el perseguidor. Los vigueses juegan tras el parón de Semana Santa en las canchas de Cetransa (5º clasificado) y Santboiana (2º). Cierran en As Lagoas con el Ordizia (4º). Hernani recibe a Gernika (3º), visita al Quesos (1º) y acaba como anfitrión de la Santboiana. Difícil calendario para ambos, aunque el primer derbi vasco le puede ser propicio al Hernani. Gernika llega exhausto financieramente a este tramo y ha perdido a todos sus profesionales.

"Creo que con una victoria nos podría llegar o incluso con algunos puntos bonus", calcula Monreal, cauto pero confiado. Debe estarlo. Se lo exige su equipo, que en Valladolid caía con el Quesos por 76-31 y una vuelta después ha ganado 18-12. Por el influjo de Moeke y la legión extranjera, pero también por cómo han crecido los chicos de casa a su alrededor. Se pone el técnico a ensalzar a los mejores del sábado y casi completa la alineación, emocionado en la retahíla.

Noticias relacionadas


Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine