balonmano - Liga Asobal

El Octavio se queda sin combustible

El Anaitasuna aprovecha el bajón físico de los vigueses en los últimos diez minutos para romper el encuentro - Kallman, con seis tantos, lidera el ataque académico

25.03.2013 | 07:57
Víctor Frade se dispone a lanzar a portería durante el choque ante Anaitasuna en As Travesas. // R. Grobas
Víctor Frade se dispone a lanzar a portería durante el choque ante Anaitasuna en As Travesas. // R. Grobas

anaitasuna 32
Matías Schulz (Álex Sánchez Capón), Ricardo Reig (5 ), Ion Latorre (- ), Miguel Goñi (2 ), Carlos Chocarro (3 ), David Carvajal (1 ), Álvaro Gastón ( 3), Rubén Montávez ( 1), Ibai Meoki (3 ), Cristian Martínez (2 ), Bozidar Nadoveza (7 ), Pepe Novelle (3 ), Javier Borragán ( 2) y Álex Marcelo (- ).
academia octavio 23
Jorge García Lloria (Pablo Chantada), Ismael Juarez (3 ), Pablo Lorenzo (2 ), Arkaitz Vargas (1 ), Antón Giraldez (- ), Pablo Cacheda (3 ), Cerillo (6 ), Filip Kallman (6), Jabato ( -), Fran González (- ), Hermida (- ) y Víctor Frade (2 ).
marcador cada cinco minutos: 1-1, 2-4, 4-7, 9-9, 12-11 y 17-14 (descanso). 18-15, 21-17, 22-21, 26-22, 28-22 y 32-23.
Árbitros: Casado Fernández y Vera Ávila. Excluyeron por dos minutos a los jugadores locales Martínez, Novelle y Chocarro, y a los visitantes Vargas, Cacheda, Kallman (2), y Frade (2).
Incidencias: Partido correspondiente a la jornada número veintitrés de la liga Asobal, disputado en el pabellón Anaitasuna de Pamplona ante 1.500 espectadores.

El Academia Octavio volvió de vacío de su visita a Pamplona para medirse al Helvetia Anaitasuna (32-23), un marcador que no refleja la igualdad que hubo entre los dos equipos durante casi todo el encuentro. Los navarros no pudieron romper el partido hasta el minuto 50, cuando el conjunto gallego bajó su ritmo por desgaste y cansancio físico. Los vigueses pagaron el esfuerzo realizado y en los últimos quince minutos del choque sólo fueron capaz de perforar la portería de los navarros en dos ocasiones.

El conjunto pamplonés, conocedor de su mayor banquillo, imprimió siempre un ritmo alto de juego que le dio fruto en los últimos diez minutos con un parcial de 7-1 que resultó definitivo. El Octavio acabó también bastante disgustado con la actuación arbitral tras el tiempo de descanso, con algunas acciones que sacaron a los de Quique Domínguez del encuentro y que fueron muy protestadas tanto por el técnico como por sus pupilos.

La primera parte resultó muy equilibrada, con un Octavio muy concentrado y con un punto más de tensión que los locales. Los gallegos, con una buena portería ocupada por Lloria y los "latigazos" de Kallman en ataque, dejaban en evidencia a los navarros en el marcador. Del 0-2 inicial se pasó al 2-4, donde Etxaburu solicitó el primer tiempo muerto local, y al 4-7 que fue la máxima renta favorable a los vigueses.

Poco a poco el Anaitasuna se metió en el partido. Miguel Goñi empató a ocho goles con un contraataque bien finalizado en el minuto 19, provocando un tiempo muerto visitante. Nadoveza, el mejor de los pamploneses en ataque, puso la primera diferencia favorable al Anaitasuna en el minuto 23 (11-10). Hasta el descanso hubo un correcalles en el que el cuadro navarro salió mejor (17-14).

En la reanudación, las diferencias aumentaron en el electrónico hasta un 21-16. Los navarros apretaron en defensa lo suficiente y Quique Domínguez, que protestó muchas decisiones de la pareja arbitral, tuvo que pedir tiempo en el minuto 8. Octavio exprimió sus posibilidades con Kallman y Juarez en ataque hasta el 22-21 al cuarto de hora, pero las fuerzas ya no dieron más de sí.

Los últimos minutos fueron de dominio pamplonés, y eso que Domínguez paró el partido con el 25-21 en contra en el minuto 17. Ya no hubo capacidad de reacción visitante. La defensa navarra se impuso y los contraataques fueron constantes en el sprint final con nueve goles de diferencia (32-23), ante un Octavio que nunca se rindió.


Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine