fútbol

El presidente del Gran Peña fallece a los 59 años

Ricardo Lores llevaba doce temporadas al frente de la entidad de Lavadores

20.03.2013 | 09:35
Ricardo Lores, en el centro de la plantilla del 80 aniversario, acompañados por Borja Oubiña.
Ricardo Lores, en el centro de la plantilla del 80 aniversario, acompañados por Borja Oubiña.

Ricardo Lores González, conocido como Caito, presidente del Gran Peña, falleció ayer a la edad de 59 años tras una larga enfermedad. Ricardo Lores ha sido velado desde ayer en Vigomemorial. Hoy, a las 17.00 horas, se celebrará una misa en la capilla del tanatorio y a continuacion se procederá a la incineración de sus restos mortales. Mañana jueves, a las 19.00 horas, la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Soledad, en el Castro, acogerá el funeral por su eterno descanso. Lores deja mujer, María Fernanda Carrera, y dos hijas, Patricia y Miriam.

El fallecimiento de Ricardo Lores ha llenado de un profundo dolor a la extensa familia del Gran Peña, a la que estaba vinculado desde hace muchos años y de muy diversa forma. Los Lores constituyen un clan muy reconocible en Lavadores, desarrollando una gran actividad social. A nivel deportivo, siempre han estado muy vinculados al Gran Peña. Un hermano de Ricardo, José Luis Lores "Choli", también fallecido, fue presidente antes que él. "Llevan el club en la sangre", resume el vicepresidente de la entidad, Carlos Blanco. A Ricardo y José Luis les sobreviven María Aurora, María del Pilar, Manuel y Juan Carlos (parte de la familia tiene una conocida gestoría en el centro de la ciudad). Ricardo también estaba ligado al Gran Peña a través de la familia de su mujer

Ricardo llevaba casi tres décadas como miembro del Gran Peña, primero como directivo. Trabajó junto a presidentes como Chema Figueroa y José Luis Martínez. Hace doce años, con el club regido por una junta gestoria, Caito decidió dar un paso al frente y se convirtió en el máximo mandatario del club para sacarlo de su complicada situación.

Fue entonces cuando se reencontró con Carlos Blanco, con el que siendo niño había coincidido en el Instituto Santa Irene y que tenía a un hijo jugando en el Gran Peña. "Nos reconocimos y nos dimos un abrazo", recuerda Blanco. "Me dijo que necesitaba mi apoyo. Fue un reto que me gustó". Desde entonces se hicieron íntimos y han gestionado los asuntos de la institución, con los normales vaivenes deportivos (el primer equipo, que ahora milita en Primera Autonómica, llegó a regresar a Tercera División durante esta última década).

Blanco ha estado muy próximo a Caito y a su familia durante los últimos meses del proceso de la enfermedad que se lo ha llevado finalmente. Momentos duros que han afectado a todos los grampeñistas, que desde ayer han acudido en gran número al Tanatorio Vigomemorial. Será Blanco el que asuma la dirección del Gran Peña mientras se articula el proceso de sucesión conforme a los estatutos.


Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine