´El escudo del Celta no se merece esto´

Hugo Mallo pide perdón al club, a la afición y al Dépor por la fotografía en la que se mofó del equipo coruñés por la crisis económica que atraviesa - Acepta las críticas de Bermejo y la sanción que le imponga el club

17.03.2013 | 00:00
Hugo Mallo, durante su comparecencia en la sala de prensa de A Madroa, ayer. // Jesús de Arcos
Hugo Mallo, durante su comparecencia en la sala de prensa de A Madroa, ayer. // Jesús de Arcos

Con el Celta de descanso hasta el martes, la sala de prensa de A Madroa se abrió al mediodía de ayer para que Hugo Mallo mostrado su arrepentimiento por su comportamiento en el derbi, al que acudió como aficionado al estar convaleciente de una lesión de rodilla. El lateral se refirió a la fotografía en la que se mofaba de la crítica situación financiera del eterno rival. Horas después, las imágenes de televisión mostraban a Mallo en la grada retando a unos seguidores del equipo local. "El escudo del Celta no se merece esto", proclamó tras pedir perdón en reiteradas ocasiones.

Hugo Mallo tardará tiempo en olvidar el derbi que no jugó. De hecho, pasó la noche del viernes en vela, esperando a que rompiese el día para presentarse en la sala de prensa de A Madroa y pedir perdón urbi et orbi, a todo el mundo: desde el club y la afición hasta el eterno rival, el Deportivo. Acepta las críticas de Mario Bermejo, así como la sanción que le imponga el club. "El escudo del Celta no se merece esto y por eso quiero pedir perdón al Celta, a los aficionados y al Deportivo", proclama el joven lateral derecho (Marín, 1991), sin esperar a que le formulen preguntas.

El canterano, convaleciente de una grave lesión de rodilla, lamenta que su viaje en autobús con la peña Iago Aspas, de Moaña, y su presencia en Riazor como aficionado, tuviese tanto eco mediático. "Estoy muy arrepentido, no era mi intención que pasara todo esto. Solo quería disfrutar del derbi acompañado de mis amigos, animar al equipo y vivirlo de una manera especial y diferente", explica.

Una fotografía de Hugo Mallo, en el interior del autobús que le trasladaba a Riazor, sujetando un cartel con el escudo del Dépor y el mensaje "Se vende", en referencia a las penurias económicas del Deportivo, dio la vuelta al mundo a través de las redes sociales. "Supuestamente iba a quedar como una foto entre unos amigos y nada más, pero hoy en día con twitter....", comenta.

Tras reiteradas solicitudes de arrepentimiento -"lo siento" y "pido perdón"-, el jugador del Celta cita al eterno rival: "Al Dépor le tengo aprecio porque es un equipo que cuando me he lesionado se ha portado bien conmigo, me ha dado su apoyo. Le pido perdón al Dépor si en algún momento lo ofendí y sobre todo a sus jugadores, que pueden pensar que me estaba riendo. Estoy muy arrepentido de todo, no va a volver a suceder".

Antes de referirse a las críticas de Mario Bermejo por su comportamiento, Mallo recordó que a las tres de la madrugada decidió pedir perdón públicamente. "Mario está en todo su derecho a decir eso. Soy consciente de todo lo que ha sucedido, no era mi intención. A Mario lo respeto y esas palabras me ayudarán. Está claro que no hice bien las cosas. No era mi intención hacerlas mal ni que sucediera así. Es cómo se dio y por eso pido disculpas a todo el mundo", concluyó.

Noticias relacionadas


Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine