baloncesto - NBA

Ricky Rubio entretiene

"Es muy divertido de ver", dice Popovich del español, que logró un triple doble ante los Spurs

14.03.2013 | 07:37
Rubio entra a canasta durante el partido contra los Spurs. // Eric Miller
Rubio entra a canasta durante el partido contra los Spurs. // Eric Miller

Ricky Rubio va dando pasos en su recuperación total de la grave lesión de rodilla que lo tuvo durante varios meses en el dique seco. Sus estadísticas mejoran en cada partido. Ante los Spurs, líderes del Oeste, logró su primer triple doble, además de guiar a sus Timberwolves a una sorpresiva victoria. Pero es también una cuestión de sensaciones. Rubio vuelve a entusiasmar como en la temporada de su debut, justificando el precio de cada entrada.

La figura de Ricky Rubio alcanzó otra hito más en su breve carrera profesional al conseguir su primer triple doble de 21 puntos, 13 rebotes y 12 asistencias en la gran victoria que los Timberwolves de Minnesota lograron por 107-83 ante los Spurs de San Antonio, el mejor equipo de la Conferencia Oeste y principal rival de Miami Heat en la lucha por el mejor registro de la temporada regular.

Rubio, que estuvo magistral durante los 35 minutos que disputó y puso de pie a los aficionados de los Timberwolves presentes en el Target Center, dio toda una exhibición de juego completo ante unos Spurs que se vieron desbordados en todo momento por las genialidades del internacional español. Su compañero José Juan Barea fue el que mejor definió lo conseguido por Rubio al decir que "era el primero de muchos que llegaran".

Rubio anotó 9 de 17 tiros de campo y capturó 10 rebotes cuando faltaban 9:14 minutos para concluir el partido y recibió una gran ovación de los sufridos seguidores de los Timberwolves. Rubio anotó también 1 de 5 triples y 2 de 3 desde la línea de personal, 12 rebotes fueron defensivos, puso un tapón y perdió cuatro balones.

"Traté de ser agresivo todo el tiempo", explicó Rubio al concluir el partido. "Las estadísticas es la última cosas que miro. La victoria es la más importante".

En ese apartado, los Timberwolves (22-39) no tienen mucho que celebrar ya que han perdido ocho de los últimos 10 partidos y son un equipo de lotería, eliminados de la fase final.

Es cierto que han sufrido una auténtica plaga de lesiones a lo largo de toda la temporada, singularmente la de su estrella, Kevin Love, que reapareció antes de tiempo tras una intervención quirúrgica sobre su mano y lo pagó volviendo al dique seco. Hasta el entrenador, Rick Adelman, se ha ausentado de varios partidos por problemas personales.

En general, en la franquicia siguen pensando que tienen una plantilla completa y con futuro. Una de las más internacionales, por otra parte, con el francés Gelabale, el portorriqueño Barea, los rusos Kirilenko y Shved o el montenegrino Pekovic. Pero es Ricky, junto a Love, el considerado como piedra angular de este proyecto. No ya por la sustancia de su juego sino por su estética, capaz de imprimir un estilo determinado a la plantilla.

Gregg Popovich, el multilaureado entrenador de los Spurs, alaba a su verdugo. "Es una cuestión de confianza. Cada vez hace más movimientos, pivota, hace paradas, arranques rápidos... Está volviendo a ser el de antes, algo que es muy bueno porque es un jugador muy divertido de ver". George Karl, entrenador de los Nuggets, ha afirmado: "Pasa mejor que Pete Maravich", en referencia al legendario "Pistol" Pete.

Ricky se muestra sereno ante tal cúmulo de elogios y ante su nueva hazaña estadística. "Es especial lograr un triple doble, pero más ante el equipo con el mejor récord de la NBA, aunque no estuvieran Duncan ni Parker, pero son un gran equipo", recordó el base catalán.


Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine