Celta 1-2 Real Madrid

Una derrota muy digna

El Celta plantó cara al Real Madrid: se mostró combativo y creó ocasiones de gol, pero no le faltó acierto

10.03.2013 | 21:34

El Celta salió al campo a ganar el partido. Muy motivado y combativo el equipo celeste se lanzó al ataque sorprendiendo al conjunto blanco que no se esperaba tanto arrojo de los celestes. La primera tentativa del conjunto vigués llegó en el minuto uno, con una rápida incursión de Aspas en el área del rival y que detuvo Diego López. Durante los primeros minutos el Celta mostró valor y osadía, hecho que desconcertó un tanto al equipo merengue.

La posesión del balón fue bastante equitativa, pero cuando el Madrid enganchaba el esférico creaba mucho más peligro que el conjunto vigués. Con el paso de los minutos el Celta se fue desinflando y los ataques madridista se sucedieron. No obstante, Resino planteó un buen partido, con la defensa adelantada -como es habitual en él-. Esto provocó una concatenación de fueras de juego de Cristiano Ronaldo, Benzema y Callejón que los llevó a la exasperación.

Hacia el final de la primera parte el Celta se vio obligado a replegarse ante la presión madridista. Se mostró muy nervioso en defensa, con varios barrullos en el área que pudo salvar gracias a la concentración de Javi Varas, que intervino mucho y muy acertadamente en el partido de esta tarde.

Tras el descanso el conjunto vigués saltó al césped menos revolucionado. El Madrid dejó en el banquillo a Khedira y sacó Xabi Alonso, cambio que se notó mucho en la organización del juego. Con más control del balón y mejor organizado en el campo los madridistas emprendieron una sucesión de ataques velocísimos. Y en uno de ellos llegó el primer gol:Cristiano Ronaldo anotaba tras un centro de Callejón.

El Celta, en lugar de rendirse como en otras ocasiones, tiró de garra y en dos minutos Iago Aspas empató el partido. A partir de ese momento ambos conjuntos empezaron a apretar. Ninguno quería perder los puntos. El partido se rompió y se convirtió en un encuentro de ida y vuelta, al que se sumó el cansancio de los jugadores de ambos equipos.

En una de esos contragolpes, Kaká se adentró en el área de Varas, quien realizó una entrada sobre el jugador blanco. El árbitro pitó penalty y sacó amarilla para el meta celeste. Cristiano Ronaldo transformó la pena máxima en el segundo tanto merengue.

A partir de ese momento el Celta tiró de orgullo y causó varias ocasiones de peligro en el área blanca, una de ellas muy clara de Park, con un balón que chocó con el larguero.


Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine