Open de China

Nadal desata la locura en Pekín

Al igual que ocurre con David Beckham, los seguidores chinos esperan horas para ver al tenista español

07.10.2009 | 18:41
Varias aficionadas chinas con la bandera española dibujada.
Varias aficionadas chinas con la bandera española dibujada.

El tenista español Rafael Nadal es el tenista más buscado del Abierto de China, emulando el éxito que ya tuvieron otros iconos mediáticos, como el futbolista David Beckham, el mallorquín desata la locura entre los seguidores chinos.

Sólo un simple peloteo en el entrenamiento llena de gritos y locura colectiva el recinto del Centro Nacional de Tenis de la capital china, el mismo en el que Nadal se colgó el verano del año pasado el oro olímpico.

Banderas españolas, mensajes desplegables, pelotas gigantes, gorras, llaveros o la propia ropa que se usa en ese momento: todo vale para conseguir la ansiada firma del mallorquín, la estrella más deseada del torneo.

Al terminar el entrenamiento, el español es de los jugadores que se paran a firmar autógrafos y hacerse fotografías, pero los guardias de seguridad de la organización deben emplearse a fondo para impedir que las vallas de seguridad cedan ante el empuje popular.

Aunque no todos lo consiguen, muchos se conforman con haberlo visto, o hasta con regalarle un abanico con el nombre de Nadal escrito en chino mandarín.

La organización del Abierto de China aumenta con el paso de los días de la competición las medidas de seguridad, más después de que dos chicas se colasen a la zona reservada a los jugadores sin ningún tipo de pase y con la única excusa de conocer al tenista ruso Marat Safin.

Fuentes del torneo también señalan que han tenido que prohibir a los voluntarios pedir autógrafos y fotografías al tenista español, actual número dos del ránking mundial de la ATP, además de amenazarlos con la expulsión del torneo para evitar que utilicen otra táctica, la de pedir a los periodistas una firma de Nadal en las ruedas de prensa.

Locura en el hotel

Mientras tanto, el tenista español señala sonriente e impasible que tiene "grandes recuerdos de Pekín, especialmente por la Olimpiada pero también en 2005 que jugué aquí (Nadal ganó ese año el Abierto de China). Es una ciudad con un público muy afectuoso y siempre es bonito que te reciban con los brazos abiertos". En la pista central de tenis de la Villa Olímpica, Nadal también contó con el apoyo del público, que coreaba su nombre y el ya de sobra conocido cántico "Vamos Rafa" portando banderas españolas y mensajes cariñosos.

Pero la locura no termina ahí, en el hotel donde se hospeda también van sus seguidores a esperarlo durante horas. "No logramos entenderlas, pero hay chicas que pasan horas allí, incluso días y sin ducharse o comer, sólo con la esperanza de conocerlo", comenta una de las empleadas del torneo.

Pero Nadal parece seguir encantando con este apoyo y "acoso" en el continente asiático: "la gente de China siempre se ha portado fenomenal conmigo y quiero agradecer el cariño que siempre me dan".


Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine