Tribunales

´He sido el culpable ideal, culpable de ser un ultra´

03.12.2008 | 13:37

El seguidor del Olympique de Marsella Santos Mirasierra, encarcelado en Madrid por los incidentes durante el partido de Liga de Campeones ante el Atlético de Madrid, asegura que ha sido el "culpable ideal" y se considera una víctima de la policía española, a la que acusa de brutalidad en su detención.

El seguidor del Olympique de Marsella Santos Mirasierra, encarcelado en Madrid por los incidentes durante el partido de Liga de Campeones ante el Atlético de Madrid, asegura que ha sido el "culpable ideal" y se considera una víctima de la policía española, a la que acusa de brutalidad en su detención.
"He sido el culpable ideal a sus ojos, culpable de ser un ultra. Ellos no se imaginaban que habría tanto impacto popular y mediático por mi detención", asegura en una entrevista al diario francés 'La Provence' que recoge Europa Press.

El hincha del club marsellés explica que se sintió "muy mal" al saber que el fiscal pedía ocho años de cárcel para él. "Me enteré por la televisión española. Estuve sin dormir y sin comer durante días. Mi abogado tuvo que tranquilizarme", apuntó.

Para Mirasierra, la pena solicitada es "desproporcionada". "Los incidentes surgieron a raíz de un abuso de poder y de la 'dudosa' declaración de una persona que los inició. Hay que demostrar esos hechos", añadió al tiempo que afirma: "Soy inocente".

Sin embargo, reconoció haber empujado a un policía, pero justificó su acto. "Es cierto, pero jamás lo he ocultado. Cuando ves cómo maltratan a una mujer y cómo la hacen sangrar por nada, no puedes quedarte de brazos cruzados sin hacer nada", explicó.

De cara al partido de vuelta ante el Atlético de Madrid el próximo martes en el Velodrome pide a los seguidores del Marsella que den una lección. "Quiero lanzar un mensaje para el partido de vuelta: demostradles que no tienen razón, que no somos los aficionados violentos que ellos dicen si no los seguidores que animan y sigue a su equipo por todas partes y siempre. u00A1Vamos Olympique!".

De origen extremeño, Mirasierra considera que contar con pasaporte español ha empeorado su situación. "Sabían que yo tengo pasaporte español. Mi arresto fue más fácil para la justicia y ha supuesto menos problemas diplomáticos", comentó.

UN ARRESTRO "BRUTAL".

Por otra parte, recordó su arresto y lo calificó como "brutal". "Me sacaron del autobús, me tiraron del pelo, me insultaron y me esposaron violentamente. Eran muy duros. Después en el ascensor de la comisaría, sin cámaras de vigilancia, me asestaron varios golpes en los costados", dijo.

El seguidor del Olympique tuvo que llevar el brazo en cabestrillo tras la carga policial, pero también tuvo otras lesiones. "Después de mi arresto y mi estancia en comisaría, fui examinado y recibí cuidados: grapas en la cabeza, la vacuna antitetánica y curas en la mano, el codo y el hombro", indicó.

Además, lamenta haber visto al juez sólo el día que declaró y también tiene quejas para él. "Apenas me escuchó", afirma un Mirasierra que explicaba estar "con ánimos" de cara al juicio, que se ha iniciado hoy. "Tengo altibajos, pero tengo que ser fuerte con esta injusticia".

Durante sus primeros días en prisión estuvo completamente aislado, "un periodo muy difícil" a su juicio. "Era mi primera encarcelación y no podía estar en contacto con mi gente próxima. Me sentía muy solo aunque los hinchas del Rayo me han ayudado", apostilló.

En un primer momento estuvo en la cárcel de Soto del Real, pero posteriormente fue trasladado a Estremera, centro que describe del siguiente modo. "Estoy en una prisión moderna, con ducha, baño y tele en mi célula, no es como las imágenes de las películas, pero por lo demás es una prisión".

Mientras estuvo en Soto, tuvo que ser trasladado de pabellón para no coincidir con Ricardo Guerra, hincha del 'Frente Atlético' condenado por la muerte del seguidor de la Real Sociedad Aitor Zabaleta.

"A juicio de las autoridades, nuestra proximidad era incompatible. Una vez nos cruzamos en el gimnasio central y otra vez en mi bloque y no hubo el menor problema", recordó.

Mirasierra cree que la repercusión mediática de su caso, le ha permitido no tener problemas con otros reos. "No he tenido ningún problema con los otros detenidos, pero sí he tenido algún pique con los vigilantes. Eso representa una minoría, pero me hacen reír", indicó.

Asegura que ha recibido más de 1.000 cartas de ánimo y da las gracias a los marselleses "por su implicación" en su caso y "sus movilizaciones" en una "lucha contra la injusticia" que considera que en el futuro "puede servir a todos los ultras y aficionados".

Y por último, agradece la implicación de su ciudad de residencia, ya que el alcalde hasta ha pedido la intervención del rey Juan Carlos. "No estaba al corriente de esa iniciativa, pero sí sé que el alcalde de Miramas se ha implicado mucho en mi liberación. Y un joven marsellés ha escrito un rap para contar mi historia", finalizó.

Asimismo, se da por satisfecho por los actos de apoyo de su familia y amigos para pedir su excarcelación. "Lo necesario ha sido hecho por Lucile, mi hermana, y Severine, mi novia, los aficionados, mi club, y los políticos que me han apoyado. Hace falta que algunas personas vean las cosas de frente y asuman sus errores de otros", indicó.

El Juzgado de lo Penal número 20 de Madrid juzga hoy al aficionado del Olympique de Marsella Santos Mirasierra acusado de desórdenes públicos, atentado a la autoridad y lesiones por participar en los incidentes que se produjeron el pasado 1 de octubre en el estadio Vicente Calderón.


Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine