El Celta color de rosa

23.07.2008 | 08:22
 Carlos Mouriño, ayer, durante su comparecencia antes los medios en la sala de prensa de Balaídos. Carlos Mouriño, ayer, durante su comparecencia antes los medios en la sala de prensa de Balaídos.

Mouriño no contempla la desaparición de la entidad ni cree que la consideren los administradores concursales

El presidente del Celta, Carlos Mouriño, no contempla la posibilidad de que el club desaparezca, a pesar de que, por el momento, no existe un acuerdo con sus principales acreedores, Caixanova y la Agencia Tributaria, para formalizar un convenio de acreedores que permita reflotar la maltrecha entidad. El mandatario céltico, que compareció ayer para presentar la nueva temporada y pedir el apoyo de la afición en el tercer proyecto que rediseña en dos años, ofreció una visión de la realidad económica optimista y un futuro deportivo amable en el momento más crítico en ochenta y cinco años de historia.

El proceso concursal

Carlos Mouriño explicó que "no existen plazos" para llegar a un acuerdo con los acreedores y el club sigue "trabajando y fichando jugadores", aunque bajo la lupa de los administradores concursales. "El Celta no sufre ningún tipo de paralización, pero la negociación del convenio puede durar un poco más o un poco menos". Reiteró que hay tres partes implicadas en la negociación y explicó que los tiempos dependen ahora "de la clasificación de la deuda que hagan los tres administradores concursales.

"Hay cosas técnicas que se nos escapan y son ellos los que tienen que marcarnos los plazos", dijo. Y añadió: "No hay negociación con Caixanova hasta que los administradores concursales clasifiquen el crédito". Mouriño se mostró optimista. "Yo creo que no va a haber problemas graves, aunque tendremos que presentar un plan de viabilidad y revisar si nuestra propuesta de convenio es aceptable o se puede mejorar", precisó el dirigente, que no contempla la posibilidad de que el club desaparezca. "Yo creo que no lo contempla nadie. Ni los propios administradores concursales. Si fuésemos a una disolución, no estaríamos fichando jugadores. No puedo contestar por ellos pero no me han expresado ningún temor en este sentido", zanjó.

El ERE

Carlos Mouriño reconoció que el Celta contempla seriamente la posibilidad de incluir en el plan de viabilidad un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) para rescindir los contratos más elevados, si bien matizó que la decisión final estará en manos de los tres administradores concursales. "Podríamos ir al ERE, de acuerdo con los administradores, si consideramos que el Celta no puede pagar algunos sueldos. Si así fuese, por principio natural, tendríamos que ir a esta vía para rescindir algunos contratos", anunció. Y precisó: "La responsabilidad de ir al ERE no la tiene el club. Si dentro de su plan de viabilidad los sueldos superan el presupuesto, los administradores pueden decidir aplicar un ERE. Pero repito que no es una decisión exclusivamente nuestra".

En este sentido no olvidó reseñar Mouriño que los interventores judiciales podrían incluir en el ERE a jugadores con los que el club cuenta, como Rubén y Peña, que también tienen fichas elevadas aunque no en la cuantía de los marginados Lequi y Guayre, cuya ficha anual supera el millón de euros.

Ramón Martínez

El presidente volvió a exculpar a Ramón Martínez de cualquier responsabilidad en el sonoro fracaso deportivo del pasado curso. "El máximo responsable del club soy yo y asumo esa responsabilidad. Considero que hemos fracasado deportivamente pero no por el esfuerzo del director técnico, sino porque nos equivocamos en el concepto de jugadores que había que traer y nos vimos a forzados a hacer un equipo cuando no había ya en el mercado los jugadores precisos porque no los podíamos traer antes de que saliesen los que había en plantilla", argumentó.

El presidente agregó que esta temporada sí ha habido tiempo de planificar y elogió el "gran trabajo" de Ramón Martínez para buscar alternativas de calidad a las operaciones que no se han podido cerrar. Recalcó además que el Celta está firmando buenos futbolistas a pesar de no poder pagar traspasos debido a Ley Concursal. "Todo esto - aseguró- no se consigue por azar".

La cantera

Mouriño no tiene la impresión que el filial se esté desnaturalizando con la incorporación de jóvenes futbolistas de otras comunidades autónomas."Tenemos que conseguir un conjunto lo más joven posible que no tenga problemas de descenso", indicó, el mandatario, que elogió el comportamiento del filial en los últimos años. "Creo que hemos hecho una gran apuesta por la cantera, pero tenemos que reforzar a nuestros chavales con alguna gente de fuera más experta en lugar de quemar antes de tiempo a nuestros juveniles", observó.

El objetivo

El mandatario celeste se mostró cauto a la hora de hablar de metas para el próximo curso. "Tenemos que ser prudentes. Confeccionamos un equipo con las máximas aspiraciones, pero sabemos que hay un mundo de equipos que están en nuestras mismas condiciones, formando equipos de nivel parecido", indicó. Y precisó: "Creo que se está formando un buen grupo, muy solvente de la media hacia atrás. Nuestra máxima aspiración es formar un equipo que vuelva a ilusionar". Mouriño espera "que no nos pase como la temporada pasada que nos vencía la desidia y la desgana".

La afición

El presidente del Celta admitió que la próxima temporada se pueden batir todos los registros negativos de abonados y afluencia de espectadores a Balaídos. "La gente esta decepcionada y tenemos que luchar contra eso y decirles que el Celta no tiene nada que ver con la directiva. Cabreese contra eso, pero siga yendo al campo porque este equipo es de nadie, sino de la afición", argumentó.

Mouriño no se arrepiente, en este sentido, de haber tomado decisiones enormemente impopulares. "Somos conscientes de ello, pero también de que lo más cómodo era no tomarlas y no podía cruzarme de brazos". Tampoco se arrepiente de las decisiones tomadas. "Desde dentro del club siento que la mayoría de ellas fueron acertadas, aunque como aficionado pudiese pensar otra cosa". Añadió que le quedan fuerzas "para sanear el Celta" y que permita hacer "un buen proyecto deportivo para los que vengan después". Opina Mouriño que el club lo va a conseguir a pesar de las muchas decepciones. "Vamos a sacar adelante al Celta", proclamó. Y añadió: "Hicimos en cada momento lo que creíamos que debíamos hacer y esa va a seguir siendo nuestra conducta".

El consejo y Garrigues

El presidente del Celta confirmó, sin citarlo, la dimisión del consejero Ángel Piñeiro y anunció que probablemente se ampliará en breve el órgano de dirección del club, que ha quedado reducido a siete personas. Asimismo, ratificó que el despacho Garrigues, que se ocupó de la tramitación del proceso concursal y del que Piñeiro es socio, ha decidido romper relaciones. "No hemos establecido un plazo para la designación de los nuevos abogados, pero lo lógico es que se haga lo antes posible", manifestó Mouriño. Y explicó: "El despacho Garrigues sintió la necesidad de dejarlo porque ya se decía en los medios que Garrigues mandaba en el Celta. Fue una separación tranquila y de mutuo acuerdo porque pensaban que no era conveniente que se les relacionara tanto con el club".

El Celta negocia ahora con la firma de abogados Deloitte SL para que sustituya a Garrigues en la representación legal de sus intereses. El consejo del Celta debatirá, además, la posibilidad de la ampliación la próxima semana.

La herencia de Gómez

Carlos Mouriño insistió en que se encontró con una situación contable diferente a la que estaba consignada en las cuentas que no recogían, por ejemplo, las primas por el ascenso y otras deudas. El presidente cifró el desfase contable en casi siete millones de euros. "No hablo de engaños, sino de que algunas cuentas no recogían la veracidad del club". Afirmó igualmente Mouriño que, pese a los fracasos deportivos, "no hemos incrementado ni en un euro nuestra deuda con Caixanova. Al contrario, hemos amortizado créditos con esta entidad de temporada anteriores por valor de algo más de tres millones".

Los fichajes

El Celta tratará de cerrar cuatro futbolistas antes de la concentración de Melgaço, pero esperará a cerrar el plantel a que se mueva el mercado para tratar de incorporar a descartes de equipos de Primera División. "Negociamos al mismo tiempo con muchos. Sabemos que no van a venir todos, pero tenemos que negociar con el mayor número posible de los que queremos. Tenemos que dejar alguna plaza libre porque hay jugadores interesantes de Primera División que no sabemos si van a quedar disponibles. Con algunos estamos ya hablando, a otros los tenemos en cartera", desveló. Y remacho: "Queremos cerrar cuatro jugadores más y dejar el resto para esas posibilidades". Recordó, igualmente, que la idea es "hacer un equipo para ascender, pero que pelee partido a partido".

Canobbio y Perera

Carlos Mouriño advirtió que el Celta no tiene la intención de conceder la libertad a sus activos futbolísticos y desveló que Fabián Canobbio renunció a una deuda de un millón de euros para obtener la carta de libertad y firmar por el Valladolid. El dirigente celeste aprovechó para enviar, sin nombrarlo, un recado a Jesús Perera. "Lo que no vamos a hacer, por el bien del Celta, es que haya jugadores que hemos tenido que estar pagando temporadas anteriores digan ahora que se han cansado y se quieran ir", dijo. Y agregó: "No nos parece de recibo que traigan un equipo que negocie su compra y entonces se pueden ir. Lo que no vamos a consentir es que se vayan gratis jugadores a los que hemos estado pagando estos últimos años. Todo jugador que quiera irse del Celta y tenga un equipo que lo diga y, si no tiene dinero, podemos buscar otras soluciones: un juvenil que nos interese, alguna opción de compra sobre un futbolista. Es responsabilidad del presidente tratar de hacer las cosas así".

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine