La selección se toma un respiro

20.06.2008 | 00:00
Torres, ayer, disfrutando de la nieve austríaca junto a su novia gallega Olalla Torres, ayer, disfrutando de la nieve austríaca junto a su novia gallega Olalla

Los jugadores disfrutan de su última jornada de descanso en compañía de sus familias a la espera del gran duelo de cuartos

Comienza una nueva Eurocopa para la selección española, que disfrutó ayer de su último día libre hasta que concluya su participación en el torneo. Luis Aragonés espera continuar allí hasta el 29 de junio, fecha de la final en Viena.
Para ello, España se ha puesto seria y Luis trabaja la mente de sus jugadores, todavía no restablecidos del impacto que ha provocado la noticia del enfrentamiento contra Italia en los cuartos de final.El ambiente no es el más optimista posible teniendo en cuenta la importancia de la cita, y el entrenador se muestra muy desconfiado.
"Era el peor de los rivales", reconoció el técnico español en Neustift a tres días del crucial duelo. Por eso le concede una importancia especial a la mente de sus futbolistas.
El entrenador no quiere hombres acomplejados por la entidad y experiencia del rival y, para ello, mantuvo con ellos un charla la mañana siguiente al triunfo intranscendente ante Grecia.
Luis está ante el reto de su vida. Si consigue saltar la fatídica muralla de cuartos, habrá logrado más que sus antecesores, pero si se apea en esa ronda, de nada servirán sus marcas personales. Al final, en el recuerdo, quedará que Francia se interpuso en Alemania e Italia en Austria. Que a la hora de la verdad no se da la talla.
Lo sabe el entrenador y lo saben sus futbolistas, quienes luchan por estimular su autoestima y plantarle cara sin contemplaciones al campeón del mundo.
Es el primer enemigo de España, una primera batalla ganada por los italianos, quienes, no obstante, tendrán que refrendar el domingo en Viena. España sufre, de momento, cierto desasosiego psíquico, del que intentará recuperarse en breve.
Para ello, los internacionales disfrutaron de su última jornada de descanso en medio del torneo. Ya no habrá más. Si la selección pasa a semifinales y luego a la final, en la semana decisiva, la concentración será total.
Algunos optaron por acercarse a zonas tranquilas cercanas al hotel de concentración, siguiendo los consejos del "Sabio de Hortaleza". Es el caso de Fernando Torres. La estrella del Liverpool disfrutó de una tarde junto a sus familiares que le sirvió para alejarse de la presión del torneo por unas cuantas horas. El nueve de los reds estuvo acompañado de su novia Olalla, y ambos recorrieron el espectacular paraje del glaciar Stubei, próximo a la localidad austríaca de Innsbruck.
En la sesión matutina, los internacionales se ejercitaron suavemente en los campos de entrenamiento de Neustift. Lo más importante ahora es evadirse del entorno, que parece cargado de negatividad tanto en España como en Austria. Italia es superior por historia y por tradición, pero en esta Eurocopa los números avalan la capacidad de los nuestros.

Noticias relacionadas


Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine