Los nuevos fichajes cobran entre 200.000 y 300.000 euros

17.06.2008 | 00:00
Mouriño, junto a Antonio Rosendo y el delegado José Ricardo. / R. Grobas
Mouriño, junto a Antonio Rosendo y el delegado José Ricardo. / R. Grobas

Caixanova tiene la palabra sobre el convenio anticipado de acreedores, que está pendiente de flecos

El Real Club Celta prosigue su marcha hacia el proceso concursal. Los responsables de la entidad presentarán en escasos días la documentación necesaria para solicitarlo en el Juzgado de lo Mercantil de Pontevedra. La directiva centra sus esfuerzos en acordar con Caixanova ese convenio anticipado con su principal acreedor que facilite la tarea. Las posturas están muy próximas, pendientes de "flecos", dicen las partes implicadas. La palabra la tiene Caixanova.
La composición del consejo demanda atención. Mouriño ha dado libertad a sus directivos para que abandonen la nave si tienen dudas respecto al futuro.
Mientras, el Celta se ciñe en sus operaciones en curso al plan de viabilidad que ha diseñado. Los cuatro jugadores fichados cobrarán entre 200.000 y 300.000 euros aproximadamente. Ninguno alcanzará los 400.000, pese a que hay equipos competidores como el Nástic y el Murcia que están ofreciendo fichas que rozan o llegar al medio millón. Esa contención de los celestes les permitirá cerrar acuerdos sin que los administradores judiciales examinen los fichajes.
La dirección deportiva acelera sus gestiones y no tanto por la inminencia del proceso concursal, como por la necesidad de cerrar gran parte de la plantilla antes de que concluya el periodo vacacional. El Celta-Alavés ha reafirmado a la directiva en su decisión de efectuar una renovación intensa de la escuadra. Poco más de media docena de jugadores interesan. Si pretenden disponer de 19 ó 20 futbolistas el 19 de julio, día de la presentación, hay que moverse con presteza. La anticipación es una baza esencial.

Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine