Holanda desquicia a Italia

10.06.2008 | 08:26
 Sneijder festeja el segundo tanto de Holanda con Buffon en el suelo. /
Sneijder festeja el segundo tanto de Holanda con Buffon en el suelo. /

Los goles de Van Nistelrooy, Sneijder y Van Bronckhorst tumban a la campeona del mundo

Holanda fue una naranja amarga para el campeón mundial. La exquisitez de su juego le permitió dejar fuera de combate a Italia (3-0), con dos tantos de los madridistas Ruud van Nistelrooy -éste en fuera de juego- y Wesley Sneijder y el tercero del ex barcelonista Gio van Bronckhorst.

Treinta años después, la exquisita Holanda se tomó la revancha. Tres décadas hacía que los "oranje" no ganaban un partido a los italianos, desde el Mundial del 78.

El partido, a priori un duelo de equipos con estilos cambiados, fue un monólogo del equipo de Van Basten, que dominó el partido con sus armas de siempre: toque, desmarque y remate.

Le bastó a Holanda que conectaran su pareja de mediocampistas creativos (Rafael van der Vaart y Wesley Sneijder), que apareciera Ruud van Nistelrooy y que interviniera menos su pareja de destructores (Engelaar y de Jong) para que todo fuera como la seda.

Materazzi, con un remate en propia puerta, puso de los nervios a los "tiffosi", que ayer eran minoría en el Wankkdorf, y en la siguiente jugada la polémica. Van der Vaart colgó un balón sobre el segundo palo, Buffon lo sacó, Mathijsen tocó sobre Van Bronckhorst y Van Nistelrooy remachó en claro fuera de juego (1-0, min. 25).

El dominio de los holandeses era incontestable. Su fútbol fluido no tenía respuesta en el otro lado y la jugada que supuso el 2-0 fue el resumen de lo que ayer regaló Holanda. Un pase en profundidad en un contragolpe de Van der Vaart sobre Van Bronckhorst, un pase a la banda contraria sobre Kuyt, una asistencia de primeras con la cabeza del delantero del Liverpool y un remate llegando desde atrás de Sneijder en el primer palo. Se supo Holanda ganadora del partido y plegó velas. Cuando Italia apretó, ahí estaba el gigantesco Orlando Engelaar para desplegar sus 196 centímetros por tierra y aire. El jugador del Twente fue una muralla insuperable. Gattuso perdió la compostura, Pirlo había rato que había extraviado la brújula.

En un contragolpe, Kuyt centró desde la derecha y Van Bronckhorst redondeó una magnífica actuación con el 3-0 en el minuto 79. Holanda pudo golear en un final de locura, pero el marcador ya no se movería.


Buscador de deportes

Enlaces recomendados: Premios Cine