CONDADO PARADANTA

El hombre que calzaba a los caballos

Antonio Pérez Gregorio recibe a sus 94 años el primer título de Cañicense Ejemplar

05.03.2016 | 03:58
Antonio Pérez Gregorio, conocido como O Ferrador, junto a un caballo. // FdV

Dedicado durante 73 años a herrar ganado en su taller de A Cañiza, Antonio Pérez Gregorio, recibe el título de primer Cañicense Ejemplar. Comenzó herrando a frío y aprendió a hacerlo a fuego en el servicio militar. Su devoción por este oficio le llevó a fabricar herraduras ortopédicas para animales inválidos.

Pocos aman su profesión con la intensidad que lo hace Antonio Pérez Gregorio, hasta el extremo de soñar cada noche con su trabajo. Este cañicense que el próximo 21 de marzo cumplirá 95 años, ha sido herrero durante 73. Hijo y sobrino de herreros, creció entre caballos y herraduras. Desde muy pequeño, antes y después de ir al colegio, visitaba el taller familiar para aprender un oficio que le apasionaba y al que se incorporó a sus 14 años. Era "el hombre que calzaba a los caballos" de toda la comarca y que conocía solo con escuchar el trote en la distancia si una herradura estaba defectuosa y necesitaba ser sustituida.

Hasta ir al servicio militar se dedicó a colocar herraduras a caballos y bueyes en frío. A los 21 años ingresó en el Regimiento 88 Visto Magner de Acompañamiento que contaba con 88 mulas y 36 caballos. Fue allí donde aprendió a fabricar herraduras y a herrar a fuego. Al finalizar el servicio, tres años después regresó a Cañiza con numerosos conocimientos aprendidos de su profesión.

Entonces se hizo cargo del taller familiar en la calle Villanueva de A Cañiza. Recuerda que trabajaba 16 horas diarias. Fabricaba las herraduras de noche y las colocaba de día. Eran años en los que mulas y caballos eran la fuerza motriz de las empresas, además de ser el transporte y el medio de vida de una sociedad muy trabajadora pero empobrecida.

Ortopedista

Antonio recuerda se dormía buscando soluciones para aquellos animales que le llevaban a la herrería con algún deficiencia en sus patas pidiéndole una solución. "Tenía que ponerlos en orden para que pudieran rendir igual que otro sano", recuerda O Ferrador.

Su dominio del oficio le permitía estudiar el modo de hacer herraduras adaptadas a las necesidades físicas de cualquier animal. Consiguió crear herraduras ortopédicas para animales inválidos. Esos caballos eran un reto para él porque sabía que debían prestar servicio a sus dueños. De hecho, "su mejor pago" era ver entrar a un caballo con un defecto en la herrería y verlo salir sin él.

"O ferrado" era, según él, un arte que requería de mucha afición y también sacrificio. Antonio tenía muchas maneras de hacerlo con aplomo para que le durara al animal mucho tiempo, porque como recuerda "aquellas eran épocas de poco dinero y mucha necesidad".

Dueños de ganado de toda la comarca acudían a él para que les herrara sus animales, en una época en la que las casas no estaban mecanizadas y tenían al menos una vaca, mula o caballo.

Solo el fallecimiento de su esposa, María, llevó a Antonio llevó a cerrar el taller familiar el 18 de junio de 2008, a sus 87 años.

Por su trayectoria vital y por su extraordinaria calidad humana, el Concello de A Cañiza, decidió, a propuesta de la Asociación de criadores de cabalos de Pura Raza Galega (Puraga), distinguirle este sábado con el título de primer Cañicense Ejemplar en un acto en la casa da cultura.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Calendario laboral y escolar 2016/2017

Calendario laboral 2017 en Galicia

Calendario Laboral 2017 en Galicia

Aquí tienes a tú disposición todos los días festivos en  Vigo y en Galicia , así como el Calendario escolar 2016/2017 .

 

 

Enlaces recomendados: Premios Cine