21 de mayo de 2017
21.05.2017
Fútbol juvenil - Copa del Rey

Un gol de Pampín en el descuento clasifica al Celta

El Alavés se adelantó a la media hora - Los vigueses fallaron un penalti

21.05.2017 | 04:55
Los jugadores del Celta celebran el gol en el descuento. // Eugenio Álvarez

El Celta logró ayer la clasificación para los cuartos de final de la Copa del Rey, tras eliminar a un Alavés que estuvo clasificado hasta el minuto noventa y tres, cuando Pampín envió de cabeza al fondo de las mallas un centro desde la derecha de Alberto.

El resultado de la eliminatoria no refleja lo que en realidad sucedió sobre el terreno de juego, tanto en Vitoria como en A Madroa. En condiciones normales, el cuadro entrenado por David de Dios debería clasificarse sin excesivos problemas, pero el celo defensivo del cuadro vitoriano estuvo a punto de dar al traste con todo.

El Alavés no ocultó sus intenciones desde el comienzo del encuentro. Dani Castillo, técnico vasco, colocó dos líneas de cuatro muy juntas que hacían que los jugadores vigueses tuvieran que tocar y tocar el balón para buscar un hueco. El problema fue que los jugadores del Alavés estaban tan juntos que no dejaban huecos, y así pasaban los minutos.

La situación provocaba que el Celta se volcara en ataque, y mediado el primer tiempo, un desajuste defensivo permitió que Rivada se quedara solo ante Pablo, disparando muy alto. Fue la primera, pero en la segunda Manu no falló. Faltaban quince minutos para el descanso, cuando un nuevo desajuste de los centrales permitió una contra del Alavés que acabó en gol.

Sin lugar a dudas fue un jarro de agua fría para los célticos, que estaban poniendo toda la carne en el asador.

El tiempo de descanso le sirvió al cuadro vigués para centrarse, y eso se reflejó sobre el terreno de juego. En la primera jugada tras la reanudación, Aitor llega tarde al cruce y derriba a Riki, señalando el colegiado el punto de penalti. Aaron lo lanzó fuera, perdiendo la oportunidad de igualar el encuentro.

De Dios no tardó en reaccionar. Gabri entró por Toi para reforzar el centro del campo y, pocos minutos más tarde hacía un doble cambio con la entrada de Pedro y Óscar. El técnico dejaba una defensa de tres, metiendo más dinamita en el centro del campo y en ataque.

Los célticos las tuvieron de todos los tipos. Por alto, por bajo, por la izquierda, por la derecha, pero el balón no entrada.

La solidez de la defensa del Alavés llevó al Celta a tener que jugar por las bandas y en el minuto sesenta y cinco Gabri centra desde la derecha, José Sobrido la toca y Pampín la empuja al fondo de la portería. Faltaban veinticinco minutos, y el solo existía un equipo, el Celta.

El partido se había convertido en un frontón. Los vigueses volvían a tener multitud de ocasiones, pero no se materializaban hasta que en el tiempo añadido, Pampín remata al fondo de las mallas un balón de Alberto. Iago la tuvo para el Alavés poco después, pero Pablo lo despejó a córner.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

EL CELTA, EN CIFRAS

Celta de Vigo

Toda la información sobre tu equipo

Consulta aquí el calendario, las estadísticas, los jugadores, el resultado de los partidos, los directos... Todo a tu alcance


Enlaces recomendados: Premios Cine