30 de marzo de 2017
30.03.2017

El botellón

30.03.2017 | 05:21

Y ¿por qué no hablar del botellón? Lo tenemos de boca en boca y va superando el efecto contagio entre jóvenes -a los que no quiero llamarles niños- simpatizantes y cómplices, en este divertido y peligroso juego, a sabiendas del daño que se están haciendo y alterando la preocupación de algunos padres, tratando de controlar a sus hijos -que muchos no consiguen evitarlo-. Lamentable si después tienen que acudir a un centro sanitario para recogerlos en mal estado, donde hace días vimos en la prensa local de haber sido atendidos l72 menores por estas bromas. Y menos mal mientras no sea de mayores consecuencias.

Problema difícil, está al alcance de todos, ya lo sabemos, pero hay que encontrarle solución por drástica que sea, para resolverlo. Y pedir responsabilidad para sus organizadores y colaboradores si los hay, por daños y molestias a los vecinos y limpieza que, después de estas "juergas", dejan todo con un aspecto deplorable de civismo, con daños a contenedores y suciedad para no ver.

Y ahora les cuento, a los padres, por si quieren tenerlo en cuenta: Generalmente en viviendas familiares se toma alguna botella de bebida alcohólica y, si hay niños, querrán imitarnos -a mí me lo hicieron alguna vez- al ver a hurtadillas intentarán probar, como hacen los mayores, y mejor que no pasen de ahí.

Pero aquí está lo grave, intentando imitar: Mi hermano y yo, entonces con unos diez y doce años y dos primos, muy poco mayores. Un día que los padres de ambos fueron a una feria para compra de cría porcina, nos dejaron solos, con preparada comida, muchos consejos y todo atado y bien atado. A su hora, después de comer satisfactoriamente, decidimos tomar unas copitas como los mayores, pero no encontramos la botella de licor café, ni la de aguardiente. Fuimos a la bodega, donde no estaba a mano un vaso, ni molestarnos a subir a por él, nos sentamos al lado del bajo barril de aguardiente. Le sacamos la espicha y poníamos la boca para un trago, tapando con el dedo. Luego otro y el otro. Hasta cuando nos pareció.

Cuando llegaron los padres con la compra, entusiasmados para enseñarnos, nos encontraron tirados por el suelo, llorando, quejándonos o devolviendo. Suponeos el susto y disgusto que les dimos a nuestros padres. Resultado: no recuerdo como salimos de ella. Murió uno de los primos. En este caso no por el botellón, fue por el barril, en donde pudimos quedar los cuatro.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
S.P.
Lo malo del embrollo que ha montado la Xunta con la sede de la fundación...
MANUEL BRAGADO
Vigo contou cun gran teatro en 1832. Foi o que na Princesa inaugurou o rico comerciante Velázquez Moreno...
 

Calendario laboral y escolar 2016/2017

Calendario laboral 2017 en Galicia

Calendario Laboral 2017 en Galicia

Aquí tienes a tú disposición todos los días festivos en  Vigo y en Galicia , así como el Calendario escolar 2016/2017 .

 

Enlaces recomendados: Premios Cine