24 de noviembre de 2016

Bipartidismo

24.11.2016 | 05:09

Para tratar de entenderme, aunque pocas veces lo logro, una de las fórmulas de recobrar la cordura o de no acabar de perderla, es pensar y hoy he pensado que ser de la izquierda es, como ser de la derecha, una de las infinitas maneras que el hombre puede elegir para ser un imbécil: ambas, en efecto, son formas de la hemiplejía moral.

Dicen algunos que ya se ha acabado el bipartidismo. Yo pienso que no, que está precisamente en esa vuelta de tuerca que precisan estos tiempos para su regreso. Y con más fuerza y pujanza. Al tiempo. Ojalá no me engañe. Ciudadanos, PP y PSOE son gotas de agua casi idénticas, con más puntos de unión que de distanciamiento. En frente todas las izquierdas, radicales incluidas.

Y si se me aprieta un poco, aún podría admitir una tercera fuerza política: la populista, esa que a todos pasma en su constante obsesión por hacer las cosas mal, problemas magnificados y convertidas sus soluciones en otros tantos contratiempos, impedimentos o preocupaciones, su obsesión por ser siempre noticia incluso a contracorriente viviendo de la conflictividad permanente y su voluntad persistente de mostrar su sentido de la provocación que alcanza ya lo grotesco.

Incluso alguno se enoja cuando la gente no les vota mostrando su pobreza moral revestida de santa resignación pensando que su evangelio es invención original cuando el populismo es más viejo que las pesetas.

Uno o es de derechas o de izquierdas. Lo mismo Juana que Sebastiana. Los demás matices sobran. Tantos partidos desconocidos transformados en votos nulos. Como dice con flema el inglés: "When one is tired, all beds are good", fiel calco de lo que sentencia el gallego sobrado de sorna: "Cuando uno está cansado, todas las camas son buenas".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
S.P.
Lo malo del embrollo que ha montado la Xunta con la sede de la fundación...
MANUEL BRAGADO
Vigo contou cun gran teatro en 1832. Foi o que na Princesa inaugurou o rico comerciante Velázquez Moreno...
 
Enlaces recomendados: Premios Cine