10 de noviembre de 2016

La ley gallega de protección animal

10.11.2016 | 05:19

Es verdad que es necesaria. En Galicia se maltrata mucho a los animales. Cazadores: unos les cuelgan cencerros al cuello de los perros produciéndoles dolor de cabeza, migrañas y dolores de cuello con los enganches en las malezas cuando se introducen en ellas: tojos y espinos, la espesa vegetación, los maltratan. Otros meten a los pequeñitos teckel y terrieres en madrigueras a combatir con el zorro. Cuando salen de las madrigueras lo hacen totalmente lesionados, con hemorragias.

Esta modalidad debería estar prohibida. Además debería estar penado sacar a un animal por la fuerza de su madriguera. Los verdaderos cazadores son los que no maltratan a sus perros y les dan la oportunidad a la pieza y una vez que se esconde en su madriguera se olvida.

Otros, si les dejasen, llevarían una pala excavadora y no quedaría ni un zorro ni un tejón. Otros llevan perros potencialmente peligrosos para echárselos a combatir a jabalíes, haciéndolo a muerte y acabando muchas veces llenos de cortes y sangrando como fuentes.

Los mismos cazadores dicen que los perros de caza no son de compañía y no deben estar en ese grupo. No todos los cazadores dicen eso. Yo escuché un programa de radio en el que el presidente de la Federación Gallega de Caza dijo bien claro que los perros de caza son animales de compañía que les hacen compañía en las cacerías y muy queridos por los cazadores. Ejemplo a tomar. Todavía hay cazadores ejemplares.

Yo no entiendo como algunos cazadores pueden llevar los perros peligrosos sueltos por caminos y viales públicos. Tengo dos perras totalmente socializadas que nunca cazaron ni cazarán en su vida y tengo que llevarlas con bozal y correas. No lo entiendo. Tengo una hija pequeñita y ellas están todo el día atentas a que no le pase nada. Tengo una yegua y todos juntos hacemos una gran familia.

Tampoco entiendo como los animalistas arremeten contra los curros sabiendo que quienes hacen estas fiestas de "rapa das bestas" se preocupan todo el año de los caballos en el monte. Cuando los duros inviernos los mueven para alimentarse, les ayudan en la alimentación, controlan sus crías y ya en el curro, les rapan en verano quedando limpios, desparasitados y gracias a los "aloitadores" que se exponen a lesiones, esto no hay otra forma de hacerlo. ¿O los animalistas preferirían dispararles dardos paralizantes para después limpiarlos?

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
S.P.
Lo malo del embrollo que ha montado la Xunta con la sede de la fundación...
MANUEL BRAGADO
Vigo contou cun gran teatro en 1832. Foi o que na Princesa inaugurou o rico comerciante Velázquez Moreno...
 
Enlaces recomendados: Premios Cine