05 de noviembre de 2016

Cenizas al viento

05.11.2016 | 04:55

Cuando uno es católico creyente, aunque tenga algunas dudas razonables, debe obediencia a los mandatos de la Iglesia.

Sin embargo, no siempre estamos dispuestos a acatar ciertas normas y directrices que dicta la jerarquía eclesiástica. Porque, en cierta medida, nuestra razón individual nos hace librepensadores.

Dicho lo cual, ante las limitaciones promulgadas por la Congregación para la Doctrina de la Fe cuestionando la libertad de aventar o guardar en la intimidad del hogar las cenizas de nuestros difuntos, y advirtiendo que los fieles que se decanten por esas prácticas pueden verse privados de las honras fúnebres, yo me siento agredido en mi individualidad de conciencia como ser humano.

La Iglesia católica podrá tener potestad para negar las exequias en sufragio del alma del difunto, pero no olvidemos que los creyentes disponemos de un medio infalible para comunicarnos con Dios: la oración. Y a través de ella podemos suplicarle que acoja en su seno el alma inmortal de nuestros seres queridos fallecidos. Definitivamente, no necesitamos intermediarios para hablar con Dios.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
S.P.
Lo malo del embrollo que ha montado la Xunta con la sede de la fundación...
MANUEL BRAGADO
Vigo contou cun gran teatro en 1832. Foi o que na Princesa inaugurou o rico comerciante Velázquez Moreno...
 
Enlaces recomendados: Premios Cine