15 de junio de 2016
15.06.2016

El sistema político y las instituciones públicas

15.06.2016 | 04:55

Que la política es una ciencia controvertida, difusa y oscurantista es una realidad palmaria de dominio público. Es una "sembradora de incongruencias que desestabiliza el equilibrio social" sin ningún remordimiento de conciencia. La política es un búnker que admite todas las ideologías doctrinarias, dedicadas a explotar con iniquidad el trabajo y los bienes privados de los ciudadanos. Es una agencia de contratar asalariados para la administración pública y, por ende, es una plataforma irracional, ciega, sorda e intolerante, que sostiene todas las teorías especulativas de los políticos.

Dicen algunos, de forma ilusoria, que la española es una democracia madura. No podemos tragar esa píldora, porque lo que tenemos es una "democracia podrida" por culpa de los políticos. No podemos tener confianza en un sistema político dominado por una plutocracia, encubierta, capaz de vender "cubitos de hielo caliente" para justificar el cambio climático, y culpar de las inundaciones terrenales a los "rodamientos de los tubos de escape". No podemos tener fe en las instituciones públicas, porque están infectadas de corrupciones políticas. No podemos creer en la justicia que nos imponen, porque las leyes "engendradas por fecundación política se amamantan con tetinas del mismo biberón". Nunca funcionarán bien los estados de derecho y bienestar, porque los políticos invocan la democracia como escudo protector de discursos trapaceros, para tapar sus falacias y despilfarros. No podemos confiar en unos dirigentes sindicales que solo están preocupados por su nómina (el dinero nubla la conciencia) y otras dadivas odiosas de la patronal. Es evidente que los políticos cultivan su futuro, porque los abuelos del presente estamos viviendo otro futuro distinto (herencia política del pasado) plagado de abusos, contingencias y falsedades.

Dicen algunos políticos de nueva generación (ávidos de poderío), con la misma hipocresía y demagogia de los otros, que hay que regenerar la democracia. Puede que tengan razón, pero primero hay que regenerar la política y la burocracia. Ahora bien, para regenerar la política, antes hay que regenerar a los regeneradores y, además, para tener confianza y creer en la política hay que hacer una ley que obligue a los políticos al sometimiento riguroso de exámenes de psicotecnia sobre racionalidad, cortesanía, justicia, conciencia y equidad. No obstante, hemos de reconocer que la avaricia, la usura, la inquina, la insidia, etc. son enfermedades patológicas e inveteradas, padecidas por el ser humano que no se curan con células madre ni con astillas del mismo palo.

El dinero es un "mal", abundante, que genera abuso, cobardía, maldad e injusticia, pero la indecencia siempre vivirá alejada de la sensatez y de los principios de buena fe.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
S.P.
Lo malo del embrollo que ha montado la Xunta con la sede de la fundación...
MANUEL BRAGADO
Vigo contou cun gran teatro en 1832. Foi o que na Princesa inaugurou o rico comerciante Velázquez Moreno...
 

Calendario laboral y escolar 2016/2017

Calendario laboral 2017 en Galicia

Calendario Laboral 2017 en Galicia

Aquí tienes a tú disposición todos los días festivos en  Vigo y en Galicia , así como el Calendario escolar 2016/2017 .

 

Enlaces recomendados: Premios Cine