La labor del centro Saladino Cortizo

14.02.2016 | 04:44

Soy un abuelo como muchos de los que habitan en este maravilloso mundo en el que nos ha tocado vivir. El ser abuelo quiere decir que tienes nietos y experiencia en algunas cosas de la vida en la que te encuentras y de las cuales participas; qué bonito, ¿no?

Tengo varios nietos y podría contar muchas anécdotas de todos ellos, pero hoy solo me voy a centrar en una de mis nietas. Ella, con sus 15 maravillosos años, sufre parálisis cerebral y estuvo en varios colegios y centros de enseñanza. En dichos centros vivió sus años con mucha alegría y pasó, como es lógico, un poco de todo. Cuando acabó Primaria, la enviaron a un instituto para cursar la ESO. No voy hablar de este envío, creo en la buena fe y en el personal muy cualificado existente en la Primaria, en la ESO, así como en la Inspección, e incluso en la propia Xunta.

Pero lo cierto es que mi nieta se pasó un año en un instituto sin hacer nada, pues solo aprendió lo difícil que es vivir en una silla de ruedas. Topó con algunos compañeros bastante crueles, que, aparte de marginarla, se atrevieron a insultarla, reírse?, muy duro ¿verdad? Tal vez ellos mismos sean víctimas de su escasa formación en valores humanos. Bueno, mejor no ahondar más en las penurias que pasamos en este famoso "año de enseñanza".

Aun así, mi nieta tuvo la gran suerte de encontrar a una persona que se la quiso llevar (seguramente enviada por alguien) para el Saladino Cortizo. ¡Vaya centro! Como sabemos, este colegio para alumnos "especiales" es un lugar en el que las personas viven unas horas, se les ayuda a que se encuentren bien y al mismo tiempo se les forma humanamente. Además, aprenden a convivir con otros compañeros y a servirse por sí mismos, a pesar de sus limitaciones. Esto no se debe a que el colegio disponga de unas instalaciones óptimas, que ayudan sin duda, ni de sus aulas adaptadas, esto es sobre todo mérito del grupo de personas altamente cualificadas que se trabajan en el centro.

Tuve la gran suerte de asistir a la fiesta de celebración de las Navidades de 2015 y quedé asombrado de que existan profesionales de esta magnitud en el siglo XXI, en donde muy pocas personas se consagran y dedican de esta manera a su profesión. He visto niños que actuaban ellos solos, a pesar de sus limitaciones. He observado con que cariño los tratan sus cuidadores. Sí, habéis leído cariño, palabra que para muchas personas hoy no significa nada, pero para las que lo reciben es de una gran alegría y satisfacción.

Señoras y señores, profesionales del Saladino Cortizo, muchísimas gracias por esa gran labor que realizan y por su entrega. Les aseguro que los niños también se lo agradecerán, pues se acuerdan de todo por lo que han pasado anteriormente y de lo que están recibiendo ahora.

Este abuelo también les queda enormemente agradecido.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
S.P.
Lo malo del embrollo que ha montado la Xunta con la sede de la fundación...
MANUEL BRAGADO
Vigo contou cun gran teatro en 1832. Foi o que na Princesa inaugurou o rico comerciante Velázquez Moreno...
 

Calendario laboral y escolar 2016/2017

Calendario laboral 2017 en Galicia

Calendario Laboral 2017 en Galicia

Aquí tienes a tú disposición todos los días festivos en  Vigo y en Galicia , así como el Calendario escolar 2016/2017 .

 

Enlaces recomendados: Premios Cine