Alicia es una dama maravillosa con una vida complicada

17.10.2015 | 04:55

En 2009, tras cuatro años de una relación un tanto complicada con Anxo y Emilio, comenzó una relación con Alberto.

Ella comenzó ilusionada; había terminado una etapa difícil. Anxo y Emilio, Emilio y Anxo comenzaron la relación con Alicia muy ilusionados, pero, con el tiempo, la relación se fue enrareciendo, y ellos se ocupaban más de sus intereses y de alimentar su propio ego que de atender las necesidades de Alicia y sus numerosos hijos.

Entonces apareció Alberto. Prometió cuidar de Alicia, proteger a sus hijos, gestionar bien sus recursos para que a los hijos de Alicia no les faltase nada, prometió, prometió, prometió?

El tiempo fue pasando, y Alberto fue demostrando su verdadero carácter. Se olvidó de muchas de sus promesas. No trataba igual a todos los hijos de Alicia. Favorecía a los que ya eran más prósperos en detrimento de los que necesitaban ayuda porque eran dependientes, porque estaban estudiando, porque buscaban trabajo, porque estaban enfermos? Y Alicia lloraba por sus hijos, y sufría por ellos, y sentía como puñetazos en su cuerpo cada afrenta a sus hijos.

Desde fuera le decían: ¿Pero por qué sigues con él si te trata así? ¿Por qué no le dejas? Ella pensaba dejarle, pero luego llegaba él con su verborrea y sus dotes de playboy y la convencía para seguir juntos; ¿Dónde vas a encontrar alguien mejor que yo? ¿Quién te va a querer? ¿Acaso quieres otra vez una relación a dos o tres bandas? Yo soy lo que te conviene, yo soy lo que necesitas. No he podido hacer más por tus hijos porque tuve que solucionar los errores de Anxo y Emilio? Y Alicia le creyó y volvió a confiar.

Pero Alberto no cambió, sigue en su línea. Cuando la prole de Alicia necesita algo que cuesta mucho dinero, por ejemplo un hospital; su solución es encargar a sus amigotes que lo construyan. Pero no gratis, no. Al fin y al cabo aprendió de su mentor, Mariano el recortador.

Para convencer a Alicia de que ha conseguido hacerlo mucho más barato que cualquiera, le dice lo que costaría si lo pagasen con sus recursos y lo contrapone a lo que le piden sus amigotes que es muchísimo menos. Muchísimo menos el primer año, pero solo con la boca pequeña dice que ese poco se va a pagar durante muchos años, con lo que el montante es mucho mayor. Además, la explotación de muchos servicios ya no es de Alicia y sus hijos, ni siquiera de Alberto; lo ha vendido a sus amigotes, al peor postor, les ha hecho propietarios de algo que no le pertenecía a él, que era de todos los hijos de Alicia, de los prósperos y de los que no tienen recursos, de todos. Ha hipotecado el futuro de varias generaciones.

Ahora Alicia vuelve a sentir los golpes en su piel, el menosprecio del que prometió cuidar de ella y su prole.

Alicia debe tomar una decisión: seguir encajando golpes o dar un portazo a esta relación y salir al mundo con dignidad y cabeza alta como gran dama que es y gritar: Alberto; quiero el divorcio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
S.P.
Lo malo del embrollo que ha montado la Xunta con la sede de la fundación...
MANUEL BRAGADO
Vigo contou cun gran teatro en 1832. Foi o que na Princesa inaugurou o rico comerciante Velázquez Moreno...
 
Enlaces recomendados: Premios Cine