En recuerdo de Celso Alonso González, "amigo para siempre"

09.09.2015 | 04:49

Ayer hemos dicho hasta pronto a nuestro bien querido amigo Celso. Por ello quiero escribir estas líneas en nombre de todos los que lo querían y tuvieron el honor de que él les considerase su "amig@"

Sobre su trayectoria empresarial, creo que nada queda por decir. Pues como recoge nuestro refranero "obras son amores y no buenas razones". Y a la vista de todos está lo que creó y consolidó, desde cuando muy joven tuvo que coger las riendas del negocio familiar por la también temprana muerte de su querido padre, Dalio; pasando además de ello a cuidar, junto con sus hermanos, de su madre Nuri, que pasó a ser el referente de la unidad familiar.

Lo que quizás no todos conozcáis es su aspecto humano, y esto, es lo que quiero y creo que debo transmitiros.

Hace pocos días celebramos en su casa su sesenta cumpleaños, con una fiesta sorpresa que le preparó su querida mujer, Chus. O simplemente, María, como él había decidido unilateralmente, llamarla. (él era así?) Eso sí, también ayudada de su pequeña Martina que supo guardar el secreto hasta el final entreteniéndolo toda la tarde, hasta la hora de la fiesta.

Ese día su buen amigo Carpio le dedicó unas palabras y entre otras cosas, sobre él dijo: "Celso tiene sus cosas, como cualquiera, pero tiene un corazón que no admite discusión, grande?, es persona que no oculta sus emocio- nes? y orgulloso debes estar de lo hasta ahora andado, como los demás estamos de contigo haberlo caminado [?]".

En el velatorio ocurrió una anécdota muy significativa que lo define claramente: había una persona de cierta edad, y cuándo se le preguntó por qué estaba allí, él simplemente dijo: "Celso foi o meu último xefe e era un bo home, e por iso estou aquí".

Celso o "Celsiño", como le llamábamos cariñosamente, era muy amigo de sus amigos, ¡que no se los tocasen!, por eso, aunque fueran incorporándose algunos a lo largo de su vida, mantuvo a todos los que conoció y cultivó desde su niñez, cuando vino a vivir a Vigo procedente de Las Eiras, a las casas rosas de la calle Gran Vía; y en particular, a su patio donde disfrutó de muchísimas vivencias. Después vino su juventud, donde Celso era un referente y asiduo en todos los locales donde todos nos divertíamos, como los siguientes: Stork, L' Scalier, Bony, Fausto, Woddys, Tifanis, Joaquín, Oliver, Terranova, No se lo digas a mamá, Persígueme Rodríguez, y así un largo etcétera.

Celso era incansable, él siempre fue el que año tras año se encargaba de organizar cualquier reunión lúdica para estar juntos, lampreadas, cocidos, viajes, etc.; lo único que le gustaba era estar rodeado de los que le querían. Pero a pesar de dicha actividad, él nunca se olvidaba de su trabajo, que le apasionaba. Y cuando te despistabas, ya le estaba vendiendo un coche o un camión u ofreciendo el vino "Cuñas Davia" al del restaurante o hotel donde estábamos. Y llamando al final del día a Automoto, Roeirasa y Covigal, para informarse de cómo habían ido las ventas. Él nunca descansaba. Tenía tiempo para todo y para todos.

Desde hace muchos años, con Celso un grupo de amigos navegamos a vela unos días en verano por las Rías gallegas, sin rumbo, lo importante era estar juntos, no hacíamos nada pero disfrutábamos de nuestra amistad. Y decíamos aquello de: ¿Vamos para allí? Vale. ¿Por qué no nos quedamos aquí? ¡Pues tienes razón! Disfrutamos de innumerables anécdotas y vivencias que quedarán para siempre en nuestro recuerdo. ¿Verdad, Celsiño?

Cuando salíamos a cenar, al día siguiente, él siempre decía que se había subido en el taxi equivocado, pues si se iba pronto al barco y los demás nos quedábamos y lo pasábamos bien, él quedaba contrariado; y si se quedaba y era una noche más, sin mayores alegrías, a él también le fastidiaba, por no haberse acostado pronto [...] En fin, cosas de Celso; él tenía tanta vida que quería estar en todos los lados, pero como le decíamos nosotros: "Celsiño, el don de la omnipresencia todavía no lo tienes".

Ahora, recordando esas anécdotas sí que me doy cuenta que esta vez sí cogió el taxi equivocado. Se nos ha ido demasiado pronto y sin avisar, sin poder ver crecer a su hija y disfrutar de su mujer, truncando todos los planes que él tenía, tanto a nivel familiar, como con sus amigos y por supuesto, en el ámbito empresarial, que nunca olvidaba.

Solo nos queda el consuelo de todo lo vivido con él, que no es poco. Y la presencia de María y Martina que seguirán acompañándonos, y harán que estés siempre presente.

En nombre de todos, ¡hasta pronto amigo! Te querremos siempre así, siendo simplemente "Celsiño o noso".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
S.P.
Lo malo del embrollo que ha montado la Xunta con la sede de la fundación...
MANUEL BRAGADO
Vigo contou cun gran teatro en 1832. Foi o que na Princesa inaugurou o rico comerciante Velázquez Moreno...
 

Calendario laboral y escolar 2016/2017

Calendario laboral 2017 en Galicia

Calendario Laboral 2017 en Galicia

Aquí tienes a tú disposición todos los días festivos en  Vigo y en Galicia , así como el Calendario escolar 2016/2017 .

 

Enlaces recomendados: Premios Cine