Una bonita historia

Arturo Baeyens Martín

 

Fue un sábado como otro cualquiera. Cuatro chicas venían en coche de Caldas a Vilagarcía. Hablaban de sus cosas. La música de la radio del coche estaba a un volumen no demasiado alto, pero sí lo suficiente como para que se escuchara la canción. La chica que conducía, cumpliendo con las normas, mantenía la velocidad según lo indicado en las señales de tráfico. Como he dicho antes, todo normal. Un sábado como otro cualquiera. Hasta que llegaron a Sayar.

La conductora del vehículo no daba crédito a lo que veía. Un coche les estaba cegando con las luces largas y, ¡venía en dirección contraria!

-¿Y ese?, preguntaba la conductora. Las otras chicas cortaron la conversación y miraron hacia delante estupefactas. ¿Cambiará al otro carril?, pensaba la conductora.

Ni un atisbo de semejante maniobra.

-¡Qué se nos viene encima!

La conductora, en un acto de desesperación, gira el volante a la derecha, donde vio la posibilidad de apartarse en una carretera comarcal, pero el coche fantasma las alcanza chocando con el lateral trasero. En una milésima de segundos se escuchó el estruendo del choque, el chirrido de las ruedas y las muchachas gritando vieron pasar sus vidas a cámara lenta, hasta que el coche quedó empotrado en la cuneta. Por fin todo se para. El causante del accidente se dio, con toda su valentía, a la fuga. Otra conductora que iba detrás del individuo, les explica más tarde que se trataba de un hombre de unos cuarenta y pico años. Que no pudo ver la matrícula y que ya en todo el trayecto hacía maniobras raras. El resultado de esta aventura es que las chicas se vieron durante unas cuantas semanas con collarín, y os aseguro que no iban a la moda, caminando más tiesas que el palo de una escoba.

Bien, capullo de las narices, si por casualidad lees estas líneas, cosa que dudo, ya que no sabes distinguir la derecha de la izquierda, te hago esta pregunta: ¿Te has planteado en algún momento que en el otro coche podía estar alguno de tus hijos? Bien pensado, es mejor que un energúmeno como tú no tenga descendencia, ya sobras tú en este mundo. ¿Te escaparías también sin mirar si los viajantes salen por su propio pie? ¡Pues claro que sí, qué vale una vida humana!

¿Bonita historia, eh? Pero es una historia real. Y no, para las chicas no fue un sábado como otro cualquiera.

  HEMEROTECA
CONÓZCANOS: CONTACTO | FARO DE VIGO | LOCALIZACIÓN Y DELEGACIONES | CLUB FARO DE VIGO | ACERCA DE ED. GALEGO PUBLICIDAD: TARIFAS | CONTRATAR
farodevigo.es es un producto de Editorial Prensa Ibérica
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de farodevigo.es. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
 


  Aviso legal
  
  
Otros medios del grupo Editorial Prensa Ibérica
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca | El Diari  | Empordà  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  |  La Opinión de Málaga  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Tenerife  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  |  La Nueva España  | Levante-EMV  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | 97.7 La Radio  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad | Oscars | Premios Goya