Blog 
Sociedad An贸nima
RSS - Blog de Eduardo Lagar

El autor

Blog Sociedad An贸nima - Eduardo Lagar

Eduardo Lagar

Soy periodista de LA NUEVA ESPA脩A. Si quieres ponerte en contacto conmigo: llagar@epi.es

Sobre este blog de Galicia

Historias encontradas entre la avalancha de la actualidad


Archivo

  • 13
    Enero
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Carolina Bescansa, la madre patria

    Carolina Bescansa ha dado una lección a todas las mujeres de este país. En un gesto simbólico sin precedentes en la Democracia española, dijo Podemos, llevó a su hijo al Congreso y lo amamantó en el acto de toma de posesión de Sus Señorías. Fue un acto heroico del que debería de tomar nota toda la sociedad española. Lo que Bescansa quiso transmitir a todos los españoles estaba muy claro: la mujer ha de ser esclava gozosa de su progenie y ha de cargar con ella a todas horas, incluso en horario laboral, a fin de otorgar al varón toda la libertad que precisa su sexo para ejercer en la vida profesional. Tal debería ser la situación, en la mañana de ayer, de la pareja sentimental de la diputada, que pudo gozar libremente de su horario laboral sin tener que acunar o cambiar molestos pañales. Es verdad que ella debutaba como representante del pueblo español en el Congreso y que la solemnidad de la ocasión (¿no comenzamos una segunda Transición?) acaso hubiera requerido de Carolina más atención al trabajo por el que le pagan todos los españoles. Pero la mamá es la mamá y el papá, ya se sabe: la crianza no es cosa suya. Ellos, a salir a cazar mamuts. Y ellas, proclamó la nueva diputada de Podemos con su elocuente gesto, han de ser las que se hagan cargo de las crías, sin permitir ni un segundo abandonarlas en manos de padres, cuidadores, profesores, abuelos u otra parentela de la tribu. Tal situación sería, nos dice Bescansa, traicionar totalmente la verdadera naturaleza femenina, que es ante todo su naturaleza reproductora. La teta, no la testa.

    Tan sólo la ministra de la mujer del Estado Islámico nos lo habría dejado más claro.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook