Blog 
Sociedad Anónima
RSS - Blog de Eduardo Lagar

El autor

Blog Sociedad Anónima - Eduardo Lagar

Eduardo Lagar

Soy periodista de LA NUEVA ESPAÑA. Si quieres ponerte en contacto conmigo: llagar@epi.es

Sobre este blog de Galicia

Historias encontradas entre la avalancha de la actualidad


Archivo

  • 06
    Diciembre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    20-D: ¡Qué bello es votar!

    Ahora que Rajoy ha regresado del otro lado de la pantalla de plasma y ya por fin se encuentra felizmente entre nosotros, no dejo de escucharle decir que se equivocó, que se equivocó mucho, porque gobernó sin explicarnos las cosas, un poco a su bola. Como si el error no estuviera en las acciones políticas sino en la política divulgativa de las acciones.

    -Mire, transparencia total: le vamosh a enviar los papelesh de Bárcenash para que usted shepa, céntimo a céntimo, en qué she empleó y de dónde procedía, céntimo a céntimo, todo el dinero negro que nosotrosh manejamosh mientrash usted pagaba impuestosh hashta por respirar. Porque eshto hay que explicarlo bien para que she entienda. Y shi usted lo entiende, entoncesh no tendrá másh remedio que volvernosh a votar.

    Parece que Rajoy está obsesionado ahora con hacernos comulgar con piedras de molino. Apela al uso de la razón, como si durante estos cuatro años nuestras mentes limitadas no hubiesen alcanzado a desentrañar qué es lo que estaba pasando realmente con Bárcenas, qué es lo que pasó con la Bankia de Rato. Hay que explicarlo bien, dicen. Como cuando Cospedal salió a explicar de manera meridiana que habían pactado con Luis Bárcenas una indemnización en diferido. No nos fuéramos a pensar que aún estaban pagándole un generoso salario al señor de los sobres clandestinos. Si nos hubiera explicado la Teoría de la Relatividad General la habríamos entendido mejor.

    El PP ha tomado la vía de la razón, mientras que los emergentes se adentran por la autopista de la emoción. Yo creo que están más acertados. La batalla de los indecisos –ese 40 por ciento tan decisivo- es la madre de todas las batallas del 20-D y ésa no se ganará en el terreno de la reflexión, sino en el de la emoción. Y, además, es Navidad, tenemos el corazón tierno para arrumacos. Es tiempo de mantas y chimeneas. Para que te compren, haz un anuncio de Lotería. No te enredes en debates.

    Eso es lo que han hecho precisamente Podemos y Ciudadanos en sus últimos vídeos de campaña. Albert aparece escribiéndole una carta a su hija Daniela. La carta a los Reyes Magos del país de las mil maravillas que él va a ponerle de regalo esta Navidad. El spot está muy bien porque, cuando ya estás llorando de ilusión con Albert y Daniela, se oyen otras voces de cientos de españoles que también están escribiendo sus cartas al futuro y la única cosa que se te ocurre para expresar esta descarga colectiva de esperanza es salir a correr desnudo por la calle. Desde que Belén Esteban luchaba a brazo partido para que Andreíta se comiera los filetes de pollo no había visto cosa que entroncase mejor con el sentimiento español.

    El género “Qué bello es vivir” (“Qué bello es votar”) también florece en la formación de Pablo Iglesias. Podemos hace un remake del anuncio de El Almendro y cuenta la historia de Miguel, el padre, y Martín, el hijo. Miguel llora y está muy mal porque obedeció y votó a Aznar, a Zapatero y a Rajoy, todo por su orden. Luego le pagó la carrera al chaval y ahora el nene ha tenido que irse a trabajar a Viena, que es un sitio que está muy lejos en vuelo barato, es bastante horrible, nada civilizado, sin jamón ni aceite de oliva y, lo que es peor, no está lo suficientemente cerca para ir juntos cada sábado al fútbol. Ahí nos llegan al corazón. Porque el estadio, todos lo sabemos, es donde se transmiten los saberes imprescindibles entre macho alfa senior y macho alfa junior. Sin fútbol no hay sociedad, no hay relevo generacional ni articulación del pensamiento, España se nos vuelve otra vez invertebrada, se nos apaga el núcleo irradiador. Eso, que ya lo pensaron a medias Ortega y Gasset y Errejón, es muy importante. El spot, como el de Albert, está muy bien porque, cuando llega el momento inevitable en que te pones a llorar como una Magdalena –en este caso de rabia e indignación-, van y nos desvelan los de Podemos que Miguel les va a pedir a los políticos este 20-D que le devuelvan a su hijo sano y salvo. ¡Malditos cabrones, os lo habéis llevado a conocer mundo! El final ya nos levanta del asiento. Por el eslogan, digo: “Maldita casta, bendita gente”. ¿Bendita gente? Muchachos, igual se os ha ido la mano con la purpurina navideña morada. Que yo sepa, el reparto de hijos de puta (con perdón) es bastante homogéneo entre toda la población humana. Consultad algún atlas demográfico.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook