Blog 
Nepal: Después del terremoto
RSS - Blog de Manu López

El autor

Blog Nepal: Después del terremoto - Manu López

Manu López

Manuel López lleva viajando sin cesar veinte años: travesías océanicas en velero, viajes en moto o a pie. Sobre todo he vivido en muchos sitios (Brasil, Venezuela, Etiopia, Uganda, Sudáfrica,…) y estudio cualquier idioma a mi alcance para entrar en las culturas que atravieso (Árabe, Lingala, Olugan...

Sobre este blog de Internacional

El gallego, de visita en una de las zonas más afectadas por el terremoto de Nepal, inicia una campaña para conseguir ayuda. Sirva este espacio para colaborar. Este blog reproduce textos enviados por él desde la zona así como algunos de su perfil de Facebook


Archivo

  • 28
    Abril
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    terremoto nepal sos nepal pray for nepal ghorka

    El pueblo de Barpak, desaparecido

    El pueblo de Barpak, desaparecido

    Ya ha pasado la medianoche mientras escribo estas líneas. Anoche, tres temblores. Dos en medio de la oscuridad y el tercero cuando empezaba a amanecer. Lo mismo al mediodía. Hasta tres consecutivos y tal vez haya un cuarto. Estoy muy cansado como para llevar la cuenta. Es como si todo se desvaneciese. Ahora las sacudidas realmente no importan. Tienen cierta belleza melancólica, un rugido suave que parece un grito de culpa desde lo más profundo de la tierra. Ahora lo que importa es la cruda realidad.

    Hoy he vuelto a coger la bicicleta para visitar los alrededores y poder conseguir algo de información. Me he acercado hasta el pueblo y parece que la vida vuelve poco a poco. Me he encontrado un par de tiendas abiertas. Por la tarde, visita al norte. Las cosas no están mucho mejor por allí. Varios pueblos están completamente destruidos, me encontrado otro que casi lo está. La gente se ha desplazado a las afueras y acampa en cualquier sitio arreglándoselas como puden. Para complicarlo todo un poco más, estas últimas dos noches no ha dejado de llover.

    Pero la gente no deja de sorprenderme. No tienen casa y apenas comida pero me han invitado a cenar. He aceptado y, dentro de lo posible, disfrutamos de una buena velada. Son personas de gran corazón, con agallas. Son auténticos supervivientes difíciles de doblegar. Me han contado unas cuantas historias. Aquí sólo han perdido varias casas de piedra pero en otros pueblos no han tenido tanta suerte. 

    En Barpak, las 1.200 casas han desaparecido de la superficie terrestre. La colina sobre la que se asentaba se vino abajo como consecuencia del terremoto. A dos días de camino desde aquí, se desconoce el número de muertos que se pueden haber registrado. Es imposible llegar por tierra y sólo los helicópteros han podido sobrevolar la zona estos días y hasta hoy no han podido aterrizar. Oigo historias similares de otros pueblos. De otros, ni siquiera tenemos idea. 

    Es imposible desplazarse por el distrito de Ghurka sino es a pie y eso si se le echa coraje. Sin poder moverse es imposible saber a quién y dónde poder ayudar. Mi cabeza no para de darle vueltas a cómo hacerlo. En el mismo pueblo que me han invitado a comer me han dicho que me quede a dormir pero me he negado.

    Le he estado dando vueltas a la cabeza y creo que podría volver de nuevo a Gorkha, al campamento y tratar de organizar una expedición para traer ayuda. He pensado en dibujar un mapa con la situación en la que está cada pueblo de acuerdo a lo que cada uno me cuenta. Sería perfecto encontrar porteadores dispuestos a llevar la carga a algún pueblo, por lo menso dos, incluso cinco. Pero sin información no es fácil enviar lo necesario y la gente por aquí está lo bastante ocupada en sobrevivir. 

    Me han dicho que una misión de Médicos Sin Fronteras acaba de llegar a la zona pero no he podido encontrar a nadie. Solamente militares y no tenían ninguna noticia al respecto. Así que me vuelvo a mi tienda con las manos vacías. Bueno, los que sí han llegado han sido los reporteros de la BBC India, que se han instalado aquí con nosotros. 

    Mientras escribo, otro temblor vuelve a sacudir el terreno.

    Necesito descansar un poco. Namaste y paz para todos.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook