Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 24
    Enero
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    San Luis y otros santos

     

    San Luis y otros santos

    Rechazar el fraude o la corrupción es fundamental. Venga de donde fuere. Y si cualquier componente de Podemos ha metido la pata, lo que se debe hacer es llevar el asunto a los tribunales, sin perjuicio de criticarlo públicamente. Especular un día sí y otro también sobre este grupo político puede ofrecer la sensación de que es buscar donde no hay y de que existe una especie de campaña orquestada para desprestigiar, como sea, a un partido que pone al borde de un ataque de nervios a unos y a otros. Lo único que se consigue es aumentar el número de fieles que se dejan coleta emulando a Pablo Iglesias, al que se la quieren cortar a toda costa.

    Atacar si procede está muy bien. Pero los ataques desesperados, las acusaciones desaforadas para frenar al contrincante y el griterío no parecen la mejor respuesta ante el avance de Podemos. Que cada uno defienda lo que guste y que cada cual esgrima su programa… Distinto es apuntar con un dedo inquisidor en función de los propios intereses, descalificar porque sí o tachar de fraudulentos a quienes no lo sean.

    ¿Obtendrá el triunfo Syriza en las elecciones griegas como dicen los pronósticos? La victoria o el fracaso influirá, de entrada, en el devenir de Podemos. Si la coalición vence en las urnas y la cosa funciona en Grecia, los electores españoles lo tendrán más claro. Si no, también. Naturalmente, los demás partidos de nuestro país harán cuanto puedan para convencer a la castigada población.

    Lideramos los niveles de desigualdad en Europa. A ese liderazgo no es ajeno un PP acorralado, además, por la galopante corrupción que le afecta más cada día. Véanse las numerosas imputaciones, la “acreditada” contabilidad paralela o cajas B en todas las provincias, la presunta financiación irregular, el tema de los sobresueldos a altos cargos, las tramas oscuras…

    Rajoy y los suyos, no obstante, reunidos o no en su convención, hacen lo de siempre. Echan balones fuera, miran al tendido y el jolgorio no va con ellos. Las pobres víctimas de una terrible conspiración. Si Luis Barcenas, ahora en la calle, no es un santo, tampoco resultan dignos de devoción los colegas que el extesorero tuvo muy cerca. “Mariano. Lo entiendo. Sé fuerte”. Niéguenlo todo los personajes del PP y tengan paciencia.

    Volvamos al país heleno y a Syriza, en cuyo programa se defiende una auditoria sobre la deuda pública, subir los impuestos a las rentas altas y a las grandes empresas, o un impuesto a las transacciones financieras y otro para los productos de lujo. Combatir la evasión de capitales, aumentar la protección social, la apuesta por las energías renovables y la protección del medio ambiente. Apostar por los contratos indefinidos o algunas nacionalizaciones en busca del crecimiento del país y del beneficio de los ciudadanos, entre otras cosas.

    Cierto es que los despilfarros y la irresponsabilidad política contribuyeron a la tragedia griega. La excusa perfecta para que algunos proclamen la drástica reducción del peso del Estado, la privatización de las pensiones, de la sanidad o de la educación. Un canto al liberalismo económico que debilita a muchos y potencia a otros individuos. Sin llegar a tanto, algo similar ocurre en nuestro país, donde el déficit democrático está latente.

    A esto le denominan estabilidad. Lo contrario, al parecer, es una amenaza. Tranquilizar a los mercados es uno de los diez mandamientos de la ley del dios del dinero. Ésta es la oración que debe recitar la ciudadanía: “Padres nuestros que estáis en los cielos, santificados sean vuestros nombres. Asumimos vuestro reino y háganse vuestras voluntades aquí en la Tierra. El mendrugo nuestro de cada día dádnoslo hoy y no nos perdonéis nuestras deudas, mientras nosotros bendecimos a nuestros acreedores. No nos dejéis caer en la tentación de desviarnos del recto camino porque vuestra es la gloria, mas libradnos del mal de la redistribución de la renta, del protagonismo de la gente o de la justicia social, así como del aumento de la prima de riesgo. Amén”.

    Pinchen el enlace   http://youtu.be/klLTKht6tK0  

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook