Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 20
    Abril
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Confrontación intensa entre el tío Bob y su sobrino

    Ya que no ha podido aparecer esta crítica de teatro en la edición impresa y, por lo tanto, en las páginas digitales, la incluyo aquí.  

    Ejercer la comprensión y el afecto siempre es satisfactorio. La incomunicación y la mala comunicación no benefician a nadie. Depurar actitudes, saltar obstáculos… Ahora bien, pueden existir reproches antes de acoger un camino más fraternal o de florecer íntimos deseos. Tras la tempestad, suele venir la calma, como sucede en esta obra donde termina imponiéndose la serenidad por encima de la tormenta.

    La intención es que transiten el drama, alguna ironía y la crisis de valores porque el desencanto y la soledad golpean en Tío Bob, la pieza del estadounidense Austin Pendleton, vista en el Arniches de Alicante, que interpretan Miki Molina y Carlos Pulido, tío y sobrino, respectivamente, según los personajes del dramaturgo.

    Confrontación intensa entre el tío Bob y su sobrino

    El primero, abandonado por su mujer, está enfermo de sida y se recluye en su casa. El segundo aparece de pronto con la excusa de querer cuidarle. La complejidad, la tensión, la rebeldía y los cambios de estos seres, en los sucesivos pasajes, alientan la reflexión de los espectadores. Para ello es necesario un duelo entre actores a la altura de esas circunstancias. Molina y Pulido, cada actor acogiendo sus particularidades, realizan un trabajo hondo y con la amplitud de expresión que requiere el texto.

    La pieza lleva rodando desde 2006 y ha tenido varias vicisitudes. José Luis de Damas asumió el encargo después de haberla dirigido Juan Calot, y ahora es el propio Miguel Molina el encargado, quien mantiene el nuevo enfoque ofreciendo una visión actualizada y menos dramática.

    La intensa confrontación, no obstante, produce chispas y algún conato de incendio. Aun así, el joven le admira. “¿Quieres encarrilarme?”, dice. El tío no quiere que le cuiden e inspirar lástima. “Te deseo desde los 16 años”, asegura en este choque familiar con los fuertes caracteres de esa relación de amor-odio.

    Carlos Pulido desprende juventud y naturalidad. En términos generales, se le agradecería más proyección de voz. Y Miki Molina, premiado por su papel, logra lo que quiere con el fervor del público. Los dos obtuvieron notables aplausos.      

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook