Blog 
La montaña rusa
RSS - Blog de Javier Durán

El autor

Blog La montaña rusa - Javier Durán

Javier Durán

Es redactor jefe de LA PROVINCIA/DLP. Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid y estudios de Ciencias Políticas por la UNED, además de tener un máster sobre comunicación por la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC).

Sobre este blog de Deza-Tebeirós

Solemne no es lo mismo que serio; ceremonioso es diferente a protocolario; aburrido es lo contrario de explosivo; triste tiene que ver con pesadumbre; precoz es ser un adelantado... ¿Podemos estar un día, a una hora, en semejantes cambios de tono de la agobiante realidad? Vamos a intentarlo.


Archivo

  • 09
    Febrero
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Garzón, a la sentina

    No a la bodega, sino debajo de la sala de máquinas, a donde va a parar el aceite que pierde el motor del barco. Ahí es donde han mandado los magistrados del Tribunal Supremo al juez Garzón. Irremediablemente me viene a la cabeza la última película de Robert Redfort, 'La Conspiración', basada en el asesinato de Lincoln.

     El joven abogado trata de salvar a la madre inocente del principal sospechoso, pero su defensa choca contra un muro que no viene a ser otro que la razón de Estado, el hecho fundacional de la nación americana, es decir, la condena contra la pobre mujer es necesaria para que contribuya a la gestación de un país que acaba de salir de la Guerra de Secesión. La horca triunfará.

    En el caso Garzón y el Supremo, sus señorías no juzgan una prevaricación del magistrado al usar las escuchas telefónicas para acorralar a unos presuntos corruptos, sino que dan a conocer al mundo un fallo donde está en juego la propia razón de ser del estamento al que pertenecen: ¿cómo dar marcha atrás después de llegar tan lejos?  Pero a los españoles no les interesa los instintos de autoprotección del corporativismo judicial, sino que la Justicia, sus resoluciones, tengan un resultado acorde con el sentido común, y aquí no hay atisbo de él. Muy peligroso: están el camino para que se les pierda el respeto.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook