Blog 
La montaña rusa
RSS - Blog de Javier Durán

El autor

Blog La montaña rusa - Javier Durán

Javier Durán

Es redactor jefe de LA PROVINCIA/DLP. Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid y estudios de Ciencias Políticas por la UNED, además de tener un máster sobre comunicación por la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC).

Sobre este blog de Deza-Tebeirós

Solemne no es lo mismo que serio; ceremonioso es diferente a protocolario; aburrido es lo contrario de explosivo; triste tiene que ver con pesadumbre; precoz es ser un adelantado... ¿Podemos estar un día, a una hora, en semejantes cambios de tono de la agobiante realidad? Vamos a intentarlo.


Archivo

  • 20
    Diciembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Al pan pan y al vino vino, ¿y para untar?

    Yo sabía que Rajoy no iba a sollozar en el Congreso a la hora de dar a conocer a los españoles sus medidas contra la crisis. Nos toca el Bachillerato, los puentes, sube las pensiones, rebaja hasta impuestos para pymes y emprendedores, y anuncia un recorte por definir de 16.500 millones. ¡Pues no era tan mala la cosa! El presidente electo no se ha traumatizado: no ha querido escenificar una escabechina.

     Encima, Rajoy ha precisado que él está donde está para decir la verdad, para llamar al pan pan y al vino vino, productos gastronómicos básicos, elementales, transparentes como la vida misma. Pero subidos al bólido de los recortes, a los que ya somos adictos, difícil es creerse que no nos van a poner algo para untar: algún comestible que rompa la lozanía de la hogaza y el caldo oscuro, papeo de la picaresca y de la posada en el camino. Aquí nos queda esperar a que este político de celda y silencio, de sacrificio en la huerta conventual, vuelva otro día con la bandeja para enseñarnos cómo ha arreglado el desaguisado, no sin antes invitar a Merkel a El Escorial para transmitirle hasta dónde es capaz de llegar el español a la hora de ofrecer su palabra.

    ¡Menudo susto! Hasta el otro día parecía que la tempestad nos llevaba a Grecia y a Irlanda, y uno se había hecho hasta la idea de que Rajoy, que acababa de ir a la boda de un hijo de Aznar, había agarrado el bolígrafo Bic, y sin Elvira, se había lanzado a triturar nuestras quejosas economías domésticas. ¡Pues no era tan mala la cosa! Lo que hay que practicar por un tubo es rayología, la ciencia encargada de descifrar cuándo Rajoy va a decir algo trascendental, intrascendental, blando, duro, esquinado, adoquinado, tremebundo... Sinceramente, a mí lo que me parece encomiable del líder es lo que ya empieza a ser leyenda: su capacidad para no dejarse ni influenciar por una mosca que se mete en la cocina con un micrófono pegado al ala. Si sigue en la tesitura, yo editor me adheriría a él para saber si hace un diario sobre sus impenetrables pensamientos.   

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook