Blog 
HUMOR CANALLA
RSS - Blog de Humor Canalla

El autor

Blog HUMOR CANALLA - Humor Canalla

Humor Canalla

Irreverente, romantico, no es que sea mal hablado es que me expreso con toda libertad, las palabras estan para usarlas no para darnos golpes de pecho con ellas.

Sobre este blog de Sociedad

Cada quien tiene su mundo donde expresar sus ideas, y cada es quien es libre decir sus opiniones. Pues yo tengo este Blog, donde cada día hablare de cosas diferentes, colocare uno que otro diseño, esperando eso si, que nadie se ofenda. Unas son de Cal y otras de Arena, pero todas con muchoooooo humo...


Archivo

  • 26
    Febrero
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Una taza de café...... por favor!!!

    Ah! El café, esa bebida tan evitada por muchos y tan deseada por otros, pero al final querida por todos.

    Yo, para serles sincero, es el único ¿vicio? Que tengo, un café de desayuno y otro cuando el sol se va. Es la única bebida que pasa por mi gaznate ya que beber cosas con alcohol nunca lo hago.

    Pero, ¿a que no sabéis que las cafeterías son un mundo?. Mucha gente me pregunta de dónde saco las cosas que escribo y simplemente les contesto que ¡abrir los ojos coñoooo!, que al lado tuyo puede estar pasando algo digno de una telenovela y no te das cuenta.

    Y es que el café tiene eso, que abre nuestros receptores, nos despierta, es como una ostia (¿es con “h” la que duele o sin ella?), pero una ostia placentera, de esas que quieres que te den como si fueras un masoquista consagrado, que tan pronto ves al tio de la barra que se acerca con el café ya piensas: “siiiiii dameeeeeee, que ricooooo, dameeeeee, dameeee masssssss”, o en caso de que sea una chica, que por rutina ya sabes como va tu café ya piensas “siii guappaaaaaaaa tu sabes como me gustaaaaaaaa, uhmmmmm damelooooooo, siiiiiiiiiii”, en fín a gusto de cada quien.

    El café puede ser de muchas formas, están lo que yo llamó los “cafés maricones”, que son esos que llevan licores dulces, nata, canela, chocolate molido, etc…, y los cafés normales.

    Degustar cualquier café es simplemente una gloria, pero…… también para disfrutarlo depende de muchos factores, como te lo sirven, el ambiente, el tiempo y la paciencia.

    Me acuerdo cuando era niño, llegabas a una cafetería, y pedías un “café solo” ó “un café con leche”.

    Se han dado cuenta que ahora cuando uno lee un periódico y ve que hay una oferta de trabajo para camarero lo piden con “2 años de experiencia”, pues sepan ustedes que dentro de poco y como el mundo del café siga avanzando como va pues los camareros van a necesitar másteres o doctorados.

    Yo tengo una amiga, que cuando llega a una cafetería y le toman nota del pedido, pues pide: un con leche, descafeinado, de sobre, con leche desnatada, con sacarina, tibio, y en vaso de cristal.

    ¿¿¿¿¿Pero que COÑOOOOOOOOOOOOOOOO es esto?????, parece el título de una peli de terror, como esa de “Aun se lo que hiciste el último verano cuando fuiste a las playas de Benidorm con la prima de Pedro y comieron en el chiringuito”. JODER!!!!

    Que soy yo el camarero y le contesto: “¿y la señorita no quiere un croissant fresco, crujiente, no muy quemado, con azúcar por arriba y pinchado con una MIERDA EN UN PALO?”.

    Joder que tarda mas el tío en tomar nota y prepararlo que en servirte un buen cocido gallego.

    Pero bueno, el caldo al gusto del enfermo.

    Yo la verdad que por el café, pues la verdad me he recorrido un par, por no decir muchas cafeterías, y he visto y vivido de TO!!!!!, y les puedo decir que aquí “el tamaño” no tiene nada que ver, y lo “bonito” tampoco, si hay algo que he aprendido en el mundo de las cafeterías es que mientras mas pequeñas el café es mejor y el pincho es de puta madre.

    Haber, hay cafeterías MUUUUU grandes, con decenas de mesas (vacías), donde entras, pides un café y TE MUERES DEL ASCO. Coñooooo que no sabes si es un café o un vaso de leche caliente. Que te provoca decirle al camarero: “Guapo ahora que ya tengo el vasito de leche caliente, cuéntame un cuento para ver si me duermo”. JODER!!!! Que quiero un CAFÉ!!!!!, ese líquido negro que sale al hacer una infusión con el polvo de esos granos negros, rojos o amarillos provenientes  de unos arbustos llamados cafetos, que siiiii, que siiiii, CAFETOS, que es cultura general coñoooooo.

    O si no, te sirven aquel café que el 50% de la taza es café y el otro 50% espuma de la leche. De esos cafés que te quedas viendo y te preguntas: ¿y esto que coño es? Y comienzas a buscar con tu cucharilla donde termina la espuma y comienza el líquido. Y no digas que nunca lo has hecho porque sabes que lo haces SIEMPRE!!!!!.

    Otro factor indispensable para disfrutar de un café, es la forma en que te atienden, que dependiendo del sexo del cliente, el que te atiende tiene que ser inversamente proporcional al sexo del mismo, es decir: cliente: tío, camarera: tía y viceversa…..

    Pero…………… como este mundo es injusto, pues te encontrarás de todo, lo único que tienes que esperar o exigir es que te traten bien.

    Recuerdo una vez que entre en una cafetería, y el ¿dueño?, ¿encargado?, ¿camarero?, hablaba con otro tío sobre fútbol, yo me senté me quede esperando como el que espera haber si por allí pasa el tren de las doce y media, y en un momento de esos “milagrosos” me mira, molesto de haber tenido que suspender su tan “transcendental” conversación y me pregunta como si fuera a hacerme un favor y con un tonito subido de voz, de esos que usan los panaderos de los pueblos para anunciar su llegada: “¿Qué quieres?”. Pues le mire un poquito aturdido y le respondí un poco acojonado: “Un café”. Me miró, abrió los ojos (creí que se le salían de las orbitas oculares), y aumentando su molestia y tono de voz me pregunto: “¿Y COMO LO QUIERES?” a lo que yo le respondí, ya perdiendo mi flemática paciencia: “ EN UNA TAZA COÑO”. Les aseguro que debí haberle dicho lo de: descafeinado, de sobre, con leche desnatada, tibio, con sacarina y en vaso de cristal. Pero amigos…. temí por mi vida. Ya no sabía si la espuma aquella en la taza era de la leche o del escupitajo que me debió haber mandado al café en un momento de descuido mío.

    Pero bueno, también debo reconocer que hay momentos malos y buenos.

    También están los que son amables contigo, de una forma tan brutal, que ya cuando pides el café le dices que te lo traigan sin azúcar ni sacarina, porque ya con su presencia te han endulzado la vida.

    Otra parte indispensable de un buen café, es el “acompañamiento”, el “contorno”, coñooo el pinchito que te suelen dar con el café.

    ¿Crisis?, que coño de “crisis”. Amigos, los mejores “contornos” me los he comido en este tiempo de CRISIS. Además, les digo, que el café lo pago más barato ahora que el año pasado. ¿Tu no? Pringaooooooo jajajajajajajajaja.

    Ufffff. La cafetería de mi amiga Noelia. Todas las mañanas al venir del gimnasio un rico café con leche, caliente, sin espuma y un rico churro “del día”, si “del día”, porque en algunos sitios los churros son del “día”, del “día en que nació cristo”, o los que te dan un trozo de bizcocho de esos que tienes que llamar al CSI para ver de que sabor era y de si usaron algún acelerante para haber muerto CARBONIZADO así.

    O también está la cafetería de mi amigo Pepe, con esos dos trocitos de bizcocho, un trozo de chocolate y un trozo de vainilla con nueces. Joder!!!! ESO SI ES SERVICIO!!!!!

    También está la cafetería de mis amigos en Dr. Carracido o a la que voy siempre cuando tengo que ir al ambulatoria de la doblada.

    Cuesta un poco más ¿5 céntimos?, pero es que eso es un café-desayuno. Pides un café y te dan un cacho de tarta, con un mini croissant de chocolate, o una galleta, un caramelo y un chupito de zumo de naranja. Que es que sales más contento!!!!!

    Además siempre tienen buena prensa, indispensable para sentarte en una cafetería y pasarlo bien cuando no tienes compañía.

    LA PRENSA, esto en la cafeterías tiene doble sabor, el sabor de leerla mientras te tomas un café, y el sabor de haberla CONQUISTADO, que es un sabor de esos mezclado con sabor a sangre, como haber ganado una guerra, porque sabes, que detrás de esas paginas de papel había otro CAZADOR pendiente de esa presa que acabas de conquistar.

    Aunque bueno, a veces esa “presa” es como el último pollo de la estantería de un supermercado a las 8:30 de la noche, HA PASADO POR MILES DE MANOS.

    La prensa en una cafetería está para lo que está. Son como las ordenes de un grupo “Comando” de Asalto: “entrar, leer, dejar” y listo sin más vueltas, como el papel del baño: “entrar, limpiarse, irse”, no hay más….

    Otros pues, es que descuartizarlos con un hacha al rojo vivo sería poco castigo.

    Esta el típico tío que al ir a cambiar de página se me te el dedito en la boca y lo moja en saliva, coñooooo, no te lo metas en la boca, METETELO EN EL CULO, que al fin y al cabo me da el mismo “asquito”, pero el espectáculo es distinto.

    Luego está el que lee el periódico y hace los “pasatiempos”, el crucigrama, busca las diferencias, y en fin, se lo pasa PIPA, mientras los demás esperamos, y es que flipo.

    Coñoooo, ¿porque no te descuartizamos y luego te armamos como si fueras un puzzle?, asi también nos entretenemos nosotros. NO TE JODE.

    Y por último está el que come y va echando sus “residuos” en el periódico y pasa página sin quitarlos.

    A esto le llamo yo “el periódico sorpresa”, porque no sabes que te conseguirás a cada vuelta de hoja. Es toda una aventura.

    Pasas página, un cacho de tortilla, pasas paginas la punta del croissant, pasas página un cacho de cebolla, que ya lo notaaasssssss, que cuando coges el periódico pesa tres kilos.

    Vamos todo un “menú del día” incrustado en la prensa.

    Que siiiii, que yo me rio mucho. Hay quien le da por meter hojas y flores entre los libros para secarlas, y hay quien le da por meter un cacho de bacalao, o un trozo de muslo de pollo. Vamos que cada quien a lo suyo….. que nadie piensa en el que viene detrás.

    Lo que si jamás entenderé es porque hay 3 tamaños de café, además no te has dado cuenta que siempre te hacen la pregunta “trampa”.

    ¿pequeño o grande?. Haber….. si hay tres tazas o es “pequeño”, o es “mediano – normal” o es grande. Si te pido un café pequeño y quería un “con leche” pues me traes esa MIERDA de ENJENDRO-MUTACION entre TAZA y CHUPITO, donde lo que viene adentro no me llega ni para mojarme los labios. Y si en un descuido te digo “Grande” pues COÑO!!! Me pones una taza digna de un rey, repleta de café, vamos una SEÑORA TAZA de desayuno, peroooooo... que a las siete de la noche ya no me la trago ni empujando lo que hay por debajo.

    A modo de recuerdo…. ¿Quién se acuerda de la taza que ponían antes de desayuno en las cafeterías?. JAJAJAJAJAJAJA carayuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu, eso no era una taza, era un TAZON ACOJONANTE!!!!. Que cuando lo traían no sabías si era para tomártelo o bañarte en el.

    La verdad que el mundo del café es muy grande, es un universo, antes se podía resumir en “café triturado, cafetera al fuego y agua hirviendo”, ahora café normal, descafeinado, triple tueste, nacional, importado, de contrabando, fuerte, suave, integral, cafeteras de polvo, de capsulas, que trituran, que hacen 7 tipos de café, además de darte la hora, locales especializados en “infusiones”, cafeterías normales, especiales, grandes, pequeñas, temáticas de TO!!!!.

    Y si no que se lo pregunten a George Clooney y su Nescafé.

    Bueno pues ná, los dejo que me voy a tomar mi café de la noche.

    Camarero, un café con leche, en taza normal, sin espuma, caliente, con sacarina, con un buen pincho y servido con mucho “cariñoooooo” :)

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook