Blog 
HUMOR CANALLA
RSS - Blog de Humor Canalla

El autor

Blog HUMOR CANALLA - Humor Canalla

Humor Canalla

Irreverente, romantico, no es que sea mal hablado es que me expreso con toda libertad, las palabras estan para usarlas no para darnos golpes de pecho con ellas.

Sobre este blog de Sociedad

Cada quien tiene su mundo donde expresar sus ideas, y cada es quien es libre decir sus opiniones. Pues yo tengo este Blog, donde cada día hablare de cosas diferentes, colocare uno que otro diseño, esperando eso si, que nadie se ofenda. Unas son de Cal y otras de Arena, pero todas con muchoooooo humo...


Archivo

  • 04
    Julio
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Sobre la verdadera amistad: mi concepto "personal"

     

    Puffff. Últimamente me he vuelto complicado, creo que con el tiempo, además de ganar edad (que descubrimiento) he cambiado mi actitud y mi forma de ser, me he vuelto un poco más pasota, con las personas, mas “exquisito” en relación con las amistades o las personas que conozco. Ya no me vale cualquiera, no señor, ahora apunto alto, tengo el “listón” muy alto en lo que a amistades se refiere. Siempre he dicho que yo soy, en lo que a amistad se refiere, más de “calidad” que de “cantidad”.
    ¿Andropausia? Quién sabe, quizás, nadie se escapa a los cambios corporales, jajajajaja, pero yo lo traduzco como un mayor grado de “sabiduría”, esa etapa de la vida donde uno pasa de saber “posiblemente lo que quiere” a “estar seguro de lo que quiere”.
    Mi definición de la amistad es muy amplia, y a mayor amplitud en un concepto más complicada de entender.
    Para muchas personas la amistad es un “hola. ¿Qué tal? ¿y la familia?” cada 3 meses, para otros es un café todas las semanas, y para otros pues una llamada cuando “truena”.
    Como dije, mi concepto de amistad es muy amplio, que a veces roza lo inexplicable, de esos casos que cuando uno hace algo por alguien, otro te reprocha el ser tan bueno.
    Y es que muchos confunden el “bueno” con el “gilipollas”, y no todos somos ni tan buenos, ni tan gilipollas.
    Mi concepto de amistad es estar en lo bueno y en lo malo, el estar cuando se me necesita, el hacerte reír y el no importarme si tengo que hacerte llorar para que entiendas que algo no está bien y cortarte las alas y ponerte los pies en la tierra. El no preguntarte quien fuiste, si no, ayudarte en “quien puedes ser” si te lo propones.
    Es mi carácter, mi genética, mi forma de ser, mi atrofia cerebral, no lo sé, pero me gusta preocuparme por la gente que me rodea, por saber que están bien, me gusta “estar” sin pedir nada a cambio, más que la cortesía mínima que en la amistad entre dos personas pueda existir.
    Pero…. Como dije, últimamente he cambiado, no para las personas que siempre me han tratado con respeto y con cariño, que de un listado muy grande hacen un grupo selecto y muy reducido,  pero, es que me canse de ser “el buenazo gilipollas”, No me confundáis con mis siguientes líneas, no es que me convierta en una persona un “poco” egoísta, o que de algo porque a cambio espero algo de otra persona, pero es que, he visto como he malgastado mi tiempo con muchas personas que se han llevado parte de mí, y no han dejado en mi vida, ni el perfume de su existencia. Son personas que han ocupado muchas líneas en las páginas de la historia de mi vida pero que las han escrito con tinta que se ha desvanecido, y ahora solo queda un gran espacio vacío donde antes estuvieron.
    La amistad, al igual que el amor, debe existir entre dos personas. Lo contrario sería algo muy poético y platónico, y ambos conceptos son duros en una relación.
    Yo jamás he obligado a nadie a tener una amistad conmigo, siempre he valorado a todos por igual, y cuando he visto que las cosas se enfrían he tratado de saber si ha pasado algo para tratar de remediarlo, para no dejar morir esa amistad. Pero, cuando veo que la persona simplemente pasa, y tiene un total desinterés, pues nada, le doy un breve empujón para que salga de ella, para que no se vea obligada ni comprometida en una relación donde por su parte dejo de ser de dos, y aplico un poco lo de: “si quieres algo déjalo libre, si vuelve a ti es que te perteneció si no lo hace es que nunca lo fue”. Y lo hago por dejar abierta esa posibilidad de que me haya equivocado en pre valorar nuestra amistad, y dejar una puerta abierta, pero ¿sabéis?, nunca me he equivocado, cuando la persona sale de mi vida, jamás ha demostrado interés en volver a ella.
    Al contrario, te das cuenta que jamás has tomado una decisión tan sabia en tu vida, que eran unos, personas cuyo instinto no era de amistad sino de “sanguijuelas”, que solo entraron a tu vida a sabiendas que podían “chupar” de tu sangre, absorber tu esencia, sacar de ti todo lo bueno y cuando para ellos no fueras más que una vasija vacía por dentro y ya no tuvieras “ningún valor” pues abandonarte. Y por lo general este proceso se da, cuando tu necesitas que estén para ti.
    Y otros el de llegar a pre-juzgarte sin preguntarte tu versión de los hechos, donde queda demostrado que la palabra de “otra persona” tiene más valor que lo que has demostrado tu en muchísimo tiempo, de lo que has tratado de valer, de las acciones que has realizado con cariño, donde vale más “un par de palabras de aire caliente” que mil acciones de desinteresada amistad y cariño.
    Y cuando se conjugan ambas razones, pues duela LA OSTIA!!!!.
    O las personas que lo único que buscan es un pañuelo de lágrimas, alguien a quien contarle sus poco afortunadas “ecuaciones de la vida” y que le ayudes a encontrar una solución pero que cuando tienes problemas te sueltan un “uy no, que mal royo, ya con mis problemas tengo”, o simplemente ni te atienden o se desaparecen.
    Pero en fin, que la amistad es tan jodida como el amor. Llevas los mismos desengaños.
    Que me lo pregunten a mi, que tengo un par de casos, que han dejado cicatrices en mi vida, de esos que has tendido la mano y te han destrozado el brazo hasta el hombro y viéndote herido de muerte y destrozado, te dan la espalda aun saboreando lo que han arrancado de ti, y si te he visto no me recuerdo, y aún, después de eso, si te ven en la calle te tratan como el ser más “despreciable” que hayan conocido, que vamos, que te conviertes en el enemigo NUMERO 1 de su existencia. No te jode……
    Y si, duele, pero te levantas y como cualquier lección en tu vida la asumes y aprendes de ella y ese momento te sirve para abrir los ojos y entender que hay dos cosas en la vida: que no puedes ser “amigo” de todo el mundo, solo de quien se lo merezca y la otra es que cada día sale un gilipollas al mundo del cual APROVECHARSE y el que lo consiga es de el, y que no puedes convertirte en el “gilipollas” de nadie.
    Duro pero es la verdad.
    Pero, no penséis que esto que escribo es contra la amistad, al revés, es a favor de la “amistad pura”, de esa que se consigue cuando dos personas juntas la siembran y con el cuidado de ambos la van cultivando hasta que pueden disfrutar de los frutos que da.
    A toda esa gente, que ha sabido cultivar una hermosa amistad conmigo les agradezco su tiempo, tiempo muy valioso que me han dedicado, paciencia, esa paciencia infinita que muchos han demostrado, palabras de aliento, un hombro del que apoyarme, consejos, ánimo, e incluso acciones más allá del cumplimiento del “deber” como amigos.
    Nunca abro la puerta a quien salió de mi vida por hacer daño “gratuito” de ese daño sucio, sin razón, por diversión, sin motivo, sin beneficio más que el de infligir dolor.
    Pero esa gente que quise mucho y que salió porque simplemente se quiso ir, porque se acabó el camino paralelo al mío, o porque otros motivos nos separaron, saben que tienen una nueva oportunidad cuando lo deseen, sin rencor, un nuevo comienzo, eso si, la puerta por seguridad, está cerrada para que no se cuele un desalmado, solo deberán tocarla para que se abra nuevamente.
    No soy de los que tienen 100 personas en su Messenger, ni 100 amigos en Facebook, porque yo agrego a una persona, pero si al cabo de un tiempo no habla, no participa y espera que la amistad se la den como un “bocata” preparado y listo para comer, pues conmigo la lleva de “culo”, pues ese bocata simplemente le va a llegar muyyyy frio.
    Y demás está decir que en mi lista durará 15 días.
    Soy amigo para conversar y participar, para construir.
    Que si, que me he vuelto “exigente”, pero que sepan que el que se quiere arriesgar y participar en construir una amistad tendrá un amigo de los de “verdad”.
    Y pónganse a pensar un poco, ¿quién no ha sufrido esto que he escrito? De tu listado de amigos a cuantos puedes llamar “amigo/a” y sentir orgullo, que cuando piensas en esa persona te palpita el corazón de alegría.
    Pero a pesar de ser exigente, jamás le niego la oportunidad de la amistad a nadie, solo que cada quien decide el grado de amistad que necesita. Lo que si estoy claro es el nivel de amistad que necesito yo de una persona y de esa medida hacia abajo no me interesa y créanme, cuando les digo que es lo básico.
    Pues nada, ya muchos a partir de ahora entenderán porque me jode perder una buena amistad y lo importante que son para mi muchas personas.
    El resto, los que se fueron o se irán pues “Muchas gracias por participar y por venir al programa, esperamos que hayan disfrutado y es una lástima que se vayan con las manos vacías”……
    Un abrazo….

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook