Blog 
El fútbol no es así
RSS - Blog de Carlos Iglesias Castrillón

Sobre este blog de Deportes

El deporte rey como pasión, como reflexión. Una forma para disfrutar de ese balón que llegó a nuestras vidas como el primer juguete y que ha acabado siendo todo un "generador" de sentimientos (y también de tópicos). Analicémoslo juntos


Archivo

  • 27
    Junio
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Fútbol deportes españa Eurocopa 2016

    Eurocopa 2016 | La Kryptonita de España

    Se confirmaron los peores presagios. El duelo ante Italia suponía reencontrarse con el esquema favorito de Antonio Conte, un dibujo que tiene tres centrales como baluartes de la zaga y dos laterales de largo recorrido. Cada uno que ponga la etiqueta que quiera en su pizarra. 3-5-2 o 5-3-2. Como dijo en su día Menotti, “no me hable de números de teléfono”. Lo cierto es que Del Bosque se medía ante su sistema temido. Esa disposición del adversario fue clave en el fracaso del Mundial de Brasil. Holanda y Chile pusieron en serios aprietos a una España que se fue la primera selección que hizo las maletas en la última Copa del Mundo.

    Eurocopa 2016 | La Kryptonita de EspañaSilva, ante la "BBC" de Italia // EFE

    España se renovó tras ese varapalo sufrido hace dos años. Parecía que Del Bosque había tocado las teclas adecuadas. Nolito y Morata conformaban esa nueva vanguardia, eran los “Villa-Torres” de la versión 2.0 de la Roja que empezó su imperio en Austria y Suiza en 2008. El torneo comenzó bien para España. Pese a la falta de puntería, el combinado nacional mereció imponerse a la República Checa y días después maravilló en la goleada a Turquía. No había dudas. La Roja había vuelto. No era una cuestión de euforia. Incluso las casas de apuestas situaban a los de Del Bosque como los favoritos a conquistar París el próximo 10 de julio.

    En el choque ante Croacia todo parecía hecho. Del Bosque no rotaba ante un equipo balcánico que dejaba entre algodones a Modric y daba descanso a otros habituales como Mandzukic o Brozovic. El gol inicial de Morata ponía el partido de cara. El liderato estaba a un paso, pero una mala segunda parte, otra desconexión como la sufrida en Brasil, dejó a la selección española sin ser primera de grupo y en la parte más complicada del cuadro. No fue una defensa de tres centrales, pero esa derrota creó el inicio de una herida que este lunes agravó Antonio Conte con un gran trabajo táctico.

    Eurocopa 2016 | La Kryptonita de España
    Diego Costa, en el duelo ante Holanda del Mundial de Brasil // EFE

    El seleccionador italiano reprendió a sus hombres tras caer ante Eire. Fue una derrota que sirvió para mejorar, para abrir los ojos y no confiarse tras un gran inicio ante Suecia y, sobre todo, ante la potente Bélgica. Conte recuperaba en el choque frente a la Roja a sus titulares. Perdía a Candreva, una de las sensaciones “azurras”, pero De Sciglio se antojaba como una pieza totalmente válida para trabajar y sufrir ante el caudal de fútbol que suele proponer España.

    Conte, como era previsto, apostó por el 3-5-2. Su esquema favorito es el más temido por Del Bosque y por España en los últimos tiempos. El italiano siguió la senda de Holanda y Chile. Tres centrales sólidos, casi inexpugnables en defensa estática y dos laterales largos que permiten realizaron una presión alta a la salida de balón del adversario. La apuesta le salió redonda al próximo entrenador del Chelsea. Dio de lleno en el punto débil de la Roja. Se desconoce si fue este dibujo o si sólo fue un mal día de su sala de máquinas, pero lo cierto es que España siempre estuvo lejos de poder adjudicarse la eliminatoria. Sin centro del campo, sin balón, la Roja no se siente cómoda. Italia se impuso en todas las facetas de juego. En el aspecto físico ya era superior, pero a la hora de crear De Rossi dio un auténtico recital. Solo De Gea pudo mantener con vida a la vigente campeona de Europa.

    Eurocopa 2016 | La Kryptonita de España
    Jara, central de Chile, consuela a Javi Martínez en el Mundial de Brasil // EFE

    Del Bosque buscó romper su maleficio con los tres centrales. Retiró a un extremo como Nolito y dio entrada a otro atacante. España mejoró, pero ese progreso se debió más a tener la posesión de balón que a la incidencia del delantero vasco. De hecho, a medida que transcurría el partido se echaba de menos probar con jugadas por banda. La Roja insistía en hacer daño por dentro a una Italia que cerraba con tres centrales experimentados que estaban en todo momento apoyados por tres centrocampistas. El seleccionador nacional se dio cuenta. Quizás demasiado tarde. Dio la alternativa al gallego Lucas Vázquez, que debutó en la Eurocopa, y España dio otro paso más hacia esa superioridad de los últimos minutos, un dominio que entra en el guión, en el libreto de todo italiano que sabe que a la contra puede estar la sentencia.

    El partido ya estaba roto. Aduriz se lesionaba. España se quedaba sin delantero nato. La referencia pasaba a ser Pedro, un ariete con pocos centímetros y de escaso físico para imponerse a la “BBC” transalpina. Pese al mal partido y al mal juego en el centro del campo, la Selección tuvo el empate sobre la bocina. Piqué opositó de nuevo a ser el héroe del partido, pero Gianluigi Buffon justificó su etiqueta de leyenda vida del fútbol mundial. Mano espectacular del meta de 38 años para evitar la prórroga. Segundos más tarde llegaría la jugada definitiva. Contra bien iniciada y bien culminada. Pellé confirmaba la “vendetta” italiana y otra eliminación de una España que ha vuelto a ser incapaz de sobreponerse a una defensa de tres centrales y dos laterales largos.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook