Blog 
El Blog de Tomás Manuel Abeigón Vidal
RSS - Blog de Tomás Manuel Abeigón Vidal

El autor

Blog El Blog de Tomás Manuel Abeigón Vidal - Tomás Manuel Abeigón Vidal

Tomás Manuel Abeigón Vidal

Pontevedres, economista y radioaficionado. Aficionado a la Radio-Historia

Sobre este blog de Pontevedra

Sobre Pontevedra, la radioafición y otras cosas.


Intereses

Radioafición

Historia

Pontevedra

Archivo

  • 09
    Julio
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Radioafición pontevedresa

    ¡La radioafición está más viva que nunca!

    ¡La radioafición está más viva que nunca!

    Hace unos días tomaba café con un conocido mientras manteníamos una conversación sobre temas muy diversos cuando, de repente, surgió el tema de la radio. Esta persona me conocía en mi faceta profesional pero no en cuanto a mis aficiones. Al contarle que era radioaficionado frunció el ceño desconcertado y extrañado y me preguntó: “ah, pero ¿los radioaficionados todavía existen?”. Le respondí que sí, que todavía estábamos operativos y que a pesar de que los avances tecnológicos tuvieron como consecuencia el abandono de muchos, realmente los radioaficionados con vocación de verdad seguíamos activos. Antes de que se universalizase internet y la telefonía móvil, muchas personas se hacían radioaficionados con intención de poder tener un medio de comunicación con sus familiares que residían en otros lugares o que trabajaban en embarcaciones de pesca o transporte marítimo y que tardaban en retornar a su hogar. La radio era un medio de comunicación muy asequible y de bajo coste. Todos ellos la abandonaron cuando llegaron las nuevas tecnologías.
    En la actualidad se ha producido ya un cambio de tendencia y comenzamos a crecer nuevamente gracias a las medidas que nuestras asociaciones han tomado y que consisten en difundir y promover la radioafición de forma más activa organizando charlas, actividades en los colegios, exposiciones, etc.
    Al despedirme de la persona antes referida, me quedé reflexionando sobre lo desconocido que resulta hoy en día el mundo de la radioafición a la sociedad en general y por eso me animé a escribir estas líneas para contar que estamos aquí, quienes somos, que hacemos, donde estamos y porque somos necesarios en la sociedad a pesar de las nuevas tecnologías.

    ¿Qué es la radioafición?

    La radioafición, a pesar de lo que mucha gente cree, no es un hobby; es algo muy distinto a eso. Podríamos definir al radioaficionado de muchas maneras pero, para que se entienda de una forma clara y concisa por el público en general, los radioaficionados somos personas debidamente autorizadas (se requiere pasar un examen y obtener licencia) que se interesan por el mundo de las comunicaciones a través de las ondas electromagnéticas, efectúan ensayos y construyen sus antenas con el fin de conocer y dominar las leyes científicas que rigen su funcionamiento; y todo ello sin ánimo de lucro y en beneficio de la sociedad.
    Dentro de sus actividades se engloban muchas facetas, algunas muy conocidas y de relevancia social y, otras menos apreciables a simple vista, aunque todas ellas importantes. Lo cierto es que a lo largo de la historia y aún hoy en la actualidad, han existido y existen personas de muy diversos orígenes y ocupaciones que han sido y son radioaficionados. El Rey D. Juan Carlos I, La Princesa Margarita, Pedro Duque ( astronauta español miembro de la tripulación de la Estación espacial internacional), son algunos ejemplos de ellos. Sería interminable la relación de personas conocidas que nutren las listas de los aún todavía millones de radioaficionados que hoy día existen en todo el mundo.

    ¿Qué hacemos los radioaficionados?

    La radioafición es considerada una actividad de utilidad pública en todo el mundo, existiendo un reconocimiento en los ordenamientos jurídicos de los Estados a su colaboración con las autoridades, sobre todo en circunstancias extraordinarias. Los radioaficionados son hoy en día los únicos que están en condiciones de garantizar las comunicaciones con todo el planeta en circunstancias excepcionales de emergencia. Estamos preparados y disponemos de los medios y el entrenamiento suficiente para responder, como ha quedado demostrado en multitud de catástrofes, de forma rápida y eficaz y todo ello a nivel mundial. Es importante concienciar a las autoridades, políticos y sociedad en general de que nuestra presencia es fundamental. Nos sentimos abandonados en muchas ocasiones porque básicamente nadie piensa que hoy en día puedan fallar los medios convencionales de comunicación, eventualidad posible y con un impacto muy directo sobre personas, bienes y servicios básicos. En los últimos años hemos asistido a catástrofes naturales de magnitudes increíbles que han hecho reflexionar a los gobiernos de muchos países en que tenían un problema muy grave con las comunicaciones en esas excepcionales circunstancias. Fruto de la activación de las red de radioaficionados, se dieron cuenta de la importancia y el trabajo tan eficaz que habían hecho en momentos tan difíciles y que tenían que volver su mirada a ese colectivo que habían dejado olvidado en el baúl de los recuerdos tanto tiempo para hacerles un reconocimiento público y dotarles de más medios y ayudas para que puedan mantener su actividad, vital como había quedado demostrado. El Katrina en EEUU y Philipinas recientemente son ejemplos de a lo que me refiero.
    En Estados Unidos existe el Servicio ARES (Amateur Radio Emergency Service) que depende de la ARRL  (American Radio Relay League) . En España tenemos la REMER (Red Radio de Emergencia) que depende de la Dirección General de Protección Civil y que está integrada por radioaficionados.

    ¿Por qué aún somos necesarios los radioaficionados a pesar de las nuevas tecnologías?

    Quizás con lo ya comentado más arriba queda suficientemente claro que seguimos siendo necesarios en la sociedad de las comunicaciones y nuevas tecnologías, pero cabe decir que no sólo en casos de catástrofes somos de importancia vital. Los radioaficionados somos personas que efectuamos cantidad de contribuciones a la sociedad moderna. De nuestro estudio y experiencias se siguen produciendo avances científicos que de otra forma no se podrían obtener. Colaboramos con instituciones públicas y privadas ayudando al mantenimiento y conservación de señales como los vértices geodésicos (Instituto Geográfico Nacional), fomentamos el conocimiento y el intercambio cultural de las naciones con nuestras comunicaciones, aportamos nuestros conocimientos y recursos en países del tercer mundo para ayudarles en su desarrollo (Radioaficionados sin fronteras), realizamos actividades en los colegios con los niños para que conozcan y se interesen por la radio y tengan de primera mano una experiencia única realizando comunicaciones con otros lugares del mundo, incluso con la Estación Espacial Internacional como hicieron en un colegio de Ourense hace unos años y donde los más pequeños pudieron hablar con Pedro Duque, español que formaba parte de la tripulación de la misma en aquel momento.
    Los radioaficionados se caracterizan por ser personas de buena voluntad, con espíritu de entrega y colaboración con los demás y que ponen muchas veces su tiempo, dinero y patrimonio al servicio de la sociedad y todo ello sin esperar nada a cambio. El mero hecho de hacerlo es suficiente recompensa para nosotros.
    El día 18 de abril de 2015 se celebró el día mundial del radioaficionado. Hace 90 años que se fundó la IARU que es la Unión Internacional de Radioaficionados y este año tenemos programadas actividades conmemorativas de este evento tan importante en nuestra historia particular.

    Los radioaficionados en Pontevedra

    Quizás muchos pontevedreses se pregunten dónde estamos los radioaficionados de nuestra ciudad y cuantos y quienes somos.
    En la provincia de Pontevedra existen tres secciones comarcales de URE y en Pontevedra ciudad la asociación más representativa de nuestro colectivo es la Unión de Radioaficionados de la Comarca Rias Baixas, Pontevedra y Ulla (URRB). Pertenecen a nuestra asociación comarcal unos 70 radioaficionados estando englobada a nivel nacional en la Unión de Radioaficionados Españoles (URE) con unos 10.000 socios de un colectivo total de 30.000 radioaficionados en España. A nivel de Galicia existen 1.937 radioaficionados repartidos entre las cuatro provincias siendo en Pontevedra 555, A Coruña 785, Lugo 403 y Ourense 211.
    Nuestra asociación URRB es una de las más veteranas de Galicia y de España contando con una antigüedad de 37 años. Disponemos de una página web cuya dirección es http://urrb.es y dónde hay un espacio para contactar con nosotros.

    ¿Qué necesidades y planes de futuro tiene la URRB?

    Nos hemos marcado como objetivo prioritario la consecución de un local social donde poder llevar a cabo nuestras reuniones, mantener una estación de radioaficionado operativa y poder realizar cursos de formación, ser punto de encuentro de socios y, lo más importante de todo, mantener contacto con los pontevedreses que tengan interés en informarse sobre todo lo que concierne a nuestra actividad. Hacemos un llamamiento a los poderes públicos, las empresas y los particulares de nuestra ciudad a que nos ayuden en este sentido. Buscamos conseguir una cesión de uso de algún inmueble que encaje en nuestras necesidades a la espera de poder adquirir a medio o largo plazo una propiedad.
    Para mantenernos entrenados organizamos salidas al campo en donde realizamos emisiones con nuestros equipos portables y antenas autoconstruidas. Existen concursos donde mostramos nuestras habilidades y ponemos al límite nuestros equipos y conocimientos para demostrarnos a nosotros mismos que estamos preparados para cualquier eventualidad. Mantenernos en forma y tener a punto nuestra red consume recursos económicos que necesitamos financiar: baterías, equipos, antenas, combustible, accesorios, etc. son algunos ejemplos de ello. Las cuotas sociales son nuestra financiación básica pero precisamos cada vez más de colaboraciones externas: subvenciones, donaciones, etc.

    ¿Qué se necesita para ser radioaficionado?

    Para ser radioaficionado hay que pasar unas pruebas de conocimientos necesarios para operar una estación de radioaficionado y de dominio de la normativa que regula esta actividad. Una vez superadas las mismas se obtiene una licencia que da derecho a operar una estación de radioaficionado. Para poder tener una estación de radioaficionado en casa es preciso tener la preceptiva autorización de la Administración previa presentación de una memoria descriptiva de los equipos y de la instalación de las antenas que se requieren para su funcionamiento. Es importante resaltar que existe una Ley que regula el derecho de los radioaficionados a la instalación de las antenas de su estación en el exterior de los inmuebles y que refleja la importancia que el ordenamiento jurídico le da a esta actividad otorgándole un grado de protección muy alto.
    Por último, decir que los radioaficionados nos mantenemos siempre al día renovando nuestros equipos e integrando las nuevas tecnologías en nuestros radio-shaks (Cuartos de radio). Los ordenadores personales son hoy en día una parte fundamental en nuestras estaciones fijas y portables puesto que utilizamos programas creados por nosotros mismos que nos permiten controlar y mejorar nuestras actividades. Disponemos de redes propias de repetidores que constantemente intercambian por todo el planeta información de utilidad para nosotros y para la sociedad en general, etc.
    ¡Somos un colectivo vivo de esta sociedad, estamos más activos que nunca!
    Tomás Manuel Abeigón Vidal
    Miembro de la Junta directiva de la URRB
    Tel 675857446
    abeigont@gmail.com
    EA1CIU

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook