Blog 
El Blog de Tomás Manuel Abeigón Vidal
RSS - Blog de Tomás Manuel Abeigón Vidal

El autor

Blog El Blog de Tomás Manuel Abeigón Vidal - Tomás Manuel Abeigón Vidal

Tomás Manuel Abeigón Vidal

Pontevedres, economista y radioaficionado. Aficionado a la Radio-Historia

Sobre este blog de Pontevedra

Sobre Pontevedra, la radioafición y otras cosas.


Intereses

Radioafición

Historia

Pontevedra

Archivo

  • 09
    Julio
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Radiohistoria Pontevedra Radioafición

    De los pioneros de la Radioafición en Pontevedra y de otras cos

    De los pioneros de la Radioafición en Pontevedra y de otras cosDe los pioneros de la Radioafición en Pontevedra y de otras cosas que no sé cómo explicar

    Tomás Manuel Abeigón Vidal (EA1CIU)
    ea1ciu@ure.es
    URE Rias Baixas
    Pontevedra, 09 de julio de 2015

    El viernes 12 de junio por la tarde me puse en contacto con mi colega y amigo Miguel Iglesias (EA1IPT), vocal de URE Rias Baixas (sección a la que ambos pertenecemos) con el objeto de quedar con él y acudir juntos a la reunión semanal que celebramos los miembros de la asociación en un punto concreto de nuestra ciudad. Ya de camino a nuestro destino fue cuando comenzamos a conversar sobre las cosas que habíamos hecho cada uno durante la semana. Recuerdo que le comenté que ese mismo día había estado por la mañana en el Archivo Gráfico del Museo recogiendo unas reproducciones que había encargado de unas fotografías de mi abuelo que tenían. Últimamente suelo ir mucho por allí ya que, en la actualidad, mi afición me ha llevado a trabajar en dos investigaciones paralelas de las que la primera tiene que ver con mi abuelo, Tomás Abeigón Pazos, médico y político pontevedrés, cuya vida coincide en tiempo y lugar con la de los protagonistas de la segunda, la historia de los primeros radioaficionados de Pontevedra.

    Hablando aquel día con una de las conservadoras del Archivo Gráfico del Museo Provincial de Pontevedra, le pregunté sobre una cuestión que me inquietaba relativa a la vida de mi abuelo. Esta consistía en saber donde se encontraban en la actualidad el archivo y la biblioteca de la extinguida Sociedad Recreativa de Artesanos de la que Tomás Abeigón Pazos había sido presidente en los años 1929 y 1930. Mi interés se centraba sobre todo en una carta, en la que este presentara la dimisión de su cargo con motivo de un asunto relacionado con la política, y en el acta de una Junta Extraordinaria donde se debió recoger este documento. La conservadora me manifestó su desconocimiento sobre la cuestión que le planteaba aunque tomó nota con intención de enterarse y darme una respuesta al respecto.

    Otro asunto del que le hablé a mi colega Miguel ese día fue el de mi reciente viaje al municipio de A Estrada con la pretensión de averiguar algún dato nuevo sobre los dos pioneros de la Radioafición de esa localidad, que fueron Ángel Pereira Renda (EA1 Berlín Siberia), oficial de Infantería retirado y cuñado de Alfonso Rodríguez Castelao y Arturo Rodríguez Suárez (EA1BV), "el profesor Villafranca" como le solían llamar en la Escuela de Trabajo de la que fuera director.

    Ese día conseguí hablar con una descendiente de Virginia Pereira Renda, hermana de EA1BS y esposa de Alfonso Rodríguez Castelao, cuando buscando el domicilio de Ángel Pereira fui a dar con el de Virginia. La casa donde Castelao solía escribir y dibujar, está identificada con una piedra que preside la fachada en la que puede leerse: <>. ( Castelao, tu recuerdo es inolvidable). Fue allí donde me encontré con una sobrina de Virginia, hermana de EA1BS, que me relató algunas anécdotas que había escuchado cuando era niña. Me contó como Castelao, en los años previos a la guerra, golpeaba vigorosamente la puerta utilizando sus nudillos con objeto de que le abriesen con premura para poder refugiarse de la lluvia en los días desapacibles de su estancia en A Estrada. <<¡Son Eu, Son Eu!>> ( ¡soy yo, soy yo!) gritaba Castelao cuando acudían asustados los de la casa a ver quien era el que de esa forma llamaba. De Ángel Pereira Renda escuchó decir que había estado en el frente con su emisora. Quedó recogido un episodio, que tuvo como protagonista a este radioaficionado, en el libro que el Padre Silva, Canónigo de la Catedral de Santiago de Compostela, escribió en 1938 sobre los primeros momentos del alzamiento en Galicia titulado "Galicia y el Movimiento Nacional" y en el que, en sus páginas dedicadas a lo que ocurrió en A Estrada, narra las vicisitudes por las que atravesó este radioaficionado estradense en aquellos días.

    Volviendo a la conversación que manteníamos EA1IPT y yo camino de la reunión a la que nos dirigíamos, también le comenté mis avances en la investigación sobre Enrique Vázquez Lescaille, al que podemos considerar el primer radioaficionado de la ciudad de Pontevedra. En el libro de Rafael Landín Carrasco titulado "Pontevedra de aquella" que vio la luz en 1986 y en el que el autor evoca sus recuerdos de tiempos atrás, dedica un capítulo a "Los pioneros de la radio en Pontevedra" , los Hermanos Vázquez Lescaille. Releyendo el libro ese día centré mi atención sobre una frase en la que hablaba de los técnicos con los que contaban los Vázquez Lescaille entre los que estaba Luis Barbería del cual decía solamente que "más tarde se iría a América". Apunté esta frase en mi libreta que he bautizado como "cosas a investigar" en la que anoto frases o datos que mi intuición me dice que pudieran dar lugar al descubrimiento de alguna información relevante. De esta metodología de trabajo he obtenido resultados positivos en muchos casos de los que he ido dando cuenta al incansable y siempre disponible Isidoro Ruiz-Ramos (EA4DO), culpable en buena parte, de que me encuentre en este punto de mi vida en el que mi pasión por la radio ha entrado en una nueva fase que, podríamos denominar de radio investigador, a la que actualmente dedico buena parte del tiempo disponible que tengo y que antes empleaba en practicar DX, mi gran pasión amateurística.

    Recién llegados al punto de reunión apareció nuestro secretario de URE RÍAS BAIXAS, Jose Crespo (EA1HNQ) portando una gran bolsa de deportes que puso sobre la mesa diciendo: "He traído estos libros que me ha dado un amigo. Los iban a tirar a la basura cuando al ver que eran de cosas de radio se acordó de mi y me llamó para que antes de hacer nada los viera yo por si eran de interés. Le respondí que iba inmediatamente a buscarlos y me los traje a la reunión para que los viéramos todos".

    Después de decir esto abrió la bolsa y fue sacando y poniendo todos los libros encima de la mesa. Enseguida me hice con uno de ellos que abrí por su primera página. Al ver lo que apareció en ese momento delante de mis ojos pensé que estaba soñando y que aquello no podía ser verdad. En la hoja mencionada había impreso un sello que ponía "Sociedad Recreativa de Artesanos de Pontevedra". Miré entonces al secretario y al resto de colegas que me acompañaban preguntándoles si estaban viendo lo mismo que yo, asintiendo todos en su respuesta con su mirada fija en mi rostro preocupados por mi reacción. Era cierto y no un sueño, el libro pertenecía a la biblioteca de esa Sociedad de la que mi abuelo había sido presidente.

    Pero no acabaron aquí las sorpresas de ese día. Después de ojear aquel interesante libro que estaba encuadernado figurando el año 1934 en su lomo y que correspondía a una publicación argentina cuyo nombre era Revista Telegráfica; del numeroso grupo de libros que había sobre la mesa me hice con uno de menor tamaño que el anterior abriéndolo por una página en la que de repente vi escrito Ángel Pereira Renda EA1BS. No era posible tanta casualidad. De este radioaficionado buscaba hacía tiempo una prueba de su participación en la Guerra que hasta ese momento no había podido encontrar. Tenía ante mi un artículo escrito por Pereira para la revista Radioelectricidad en 1940 en el que describía la emisora que había trabajado durante la guerra en servicio oficial con el indicativo D.I. Número 1 ( Departamento de Información numero 1) y cuyo indicativo oficial entre la red de emisoras radio-experimentales era EA1BS. Esta revista fue fundada en 1937 gracias a la participación de personas como Josep María Boixareu, que más tarde crearía la Editorial Marcombo y posteriormente, Boixareu Editores.

    Ese material que acababa de descubrir representaba para mi un divino tesoro del que iba a sacar mucho partido en el desarrollo de mi investigación sobre los pioneros de la Radioafición de Pontevedra. Seguí revisando ese libro en el que encontré otras informaciones muy interesantes entre las que se encuentra un artículo escrito en 1938 por Armando Rosa, teniente de ingenieros legionario y que trata sobre el uso de la radio en la guerra, estando ilustrado con fotografías de operadores de radio en plena actividad de transmisión en el campo de batalla.

    Me llevé ese día los libros a mi casa colocándolos sobre la mesa que tengo en mi cuarto de radio con intención de seguir disfrutando de inmediato del contenido de los mismos, sin embargo, mi libreta de cosas a investigar estaba delante de mis ojos cuando en ella leí "Investigar a Luis Barbería y si realmente se fue a América". Otro gran descubrimiento estaba por llegar pues me centré en ese instante en averiguar cual era el segundo apellido de Barbería y tras conseguirlo y teclear el nombre completo en el buscador de Google apareció en la pantalla, entre los resultados obtenidos, un artículo sobre alguien que se llamaba Tomás Luis Barbería Durán y que se ubicaba en un blog perteneciente a un argentino. De su lectura, me pude enterar que Barbería había viajado a la Argentina escapando del Régimen Franquista al ser él republicano. Con los datos que acaba de obtener ensayé nuevas búsquedas en internet y así llegué a encontrar un nuevo artículo basado en un relato efectuado por uno de sus hijos en un periódico digital argentino. De aquí obtuve una gran información, incluso fotografías, sobre lo que había sido la vida de Barbería tras su marcha forzada de España.

    Al final de de este día, después de tantas emociones y descubrimientos me paré a pensar que aquello no podía ser fruto de la casualidad; la mano de mi abuelo tuvo que estar detrás de toda esta cadena de acontecimientos que se produjeron, difíciles de explicar desde un punto de vista racional.

    En cuanto a donde están los libros que formaban parte de la Biblioteca de la Sociedad Recreativa de Artesanos, lo que sí sabemos ahora con seguridad, es que algunos de ellos fueron a parar a las manos de alguien que pensó que su destino no podía ser la basura, a donde parecían estar predestinados.

    Por último, quiero agradecer a Isidoro Ruiz-Ramos y García-Tenorio (EA4DO) quien despertó en mi el interés por descubrir y dar a conocer a los que nos precedieron en la historia de la Radioafición; por su aportación de conocimientos, información y ayuda que me han permitido avanzar en mi investigación.

     

     

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook