Blog 
Current News
RSS - Blog de John Gussman

El autor

Blog Current News - John Gussman

John Gussman

Sobre este blog de Economia

Noticias de actualidad, tendencias y otros.


Archivo

  • 26
    Marzo
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Economia

    Los beneficios emocionales del perfume

    El perfume en la actualidad pasó de ser un simple producto cosmético que realza el atractivo de la persona a un instrumento para nutrir la autoestima, autoconfianza, la sensualidad, la relajación y la felicidad. Un perfume puede hacer que la persona que lo lleve se sienta más segura de sí mismas permitiéndole llevar a cabo sus actividades diarias con mayor facilidad y comodidad generando un sentimiento de felicidad casi instantáneo.

    Los beneficios emocionales del perfume

    Realza la personalidad

    A la hora de la elección del perfume ideal para cada persona, es importante tomar en cuenta el aroma natural del consumidor pero sobre todos sus gustos y personalidad, un perfume adecuado a la persona que lo usa lo hará sentir cómodo y seguro, como una especie de amuleto para enfrentar mejor los retos de día a día.

    Esos días donde la persona no se encuentre emocionalmente equilibrada es bueno optar por fragancias o perffumes que inmediatamente generan bienestar. Normalmente los aromas amaderados hacen sentir cómodo a quien los lleva y los beneficios emocionales, aunque no lo parezca, serán enormes ya que el estado de ánimo de la persona puede cambiar de manera inconsciente.

    Los especialistas mantienen la creencia que la fragancia que se usa representa y potencia la personalidad, esta a su vez se alimentará inconscientemente de las experiencias que ocurran cuando sean usadas.

    Descubrimientos interesantes

    Algunos descubrimientos hechos son realmente interesantes, el estudio de las esencia ha permitido resolver con un margen pequeño de error cuales son los aromas para propiciar ciertas respuestas emocionales y corporales en los seres humanos:

    Ciertos aromas pueden alterar el grado de conciencia durante el sueño, el aroma de jazmín propicia estados de concentración y emoción, todo lo contrario de los aromas como el pino y sándalo que relajan inmediatamente las ondas cerebrales. La presión arterial es disminuida por los olores de neroli y valeriana, que son extremadamente relajantes.

    La tensión muscular es reducida por aromas como los de las naranjas y la lavanda, pero se incrementan con la fragancia de jazmín, manzanilla y almizcle. El ritmo cardiaco acelerado puede ser contrarrestado con el olor de las rosas o simplemente un olor dulce. Si desea una persona mantener una capacidad de respuesta rápida, el olor de jazmín ayuda a ello, sin embargo la lavanda no.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook