Blog 
Cuentabilletes
RSS - Blog de Rodrigo Magañon

El autor

Blog Cuentabilletes - Rodrigo Magañon

Rodrigo Magañon

Mi nombre es Rodrigo y estoy doctorado en Finanzas y Contabilidad. A través de mi blog voy a transmitir todo aquellos secretos que nadie te ha contado antes.

Sobre este blog de

Conoce todos los secretos empresariales. Artículos de economía, marketing, tecnología.


Archivo

  • 31
    Mayo
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    dropshipping

    Dropshipping, vender sin stock

    Dropshipping, vender sin stock

    ¿Queréis comenzar un negocio en la red y no tenéis ni idea de por donde empezar?¿No tenéis la capacidad de invertir cantidades importantes o no os atrevéis a arriesgar para montar un stock de cierta consideración? Pues no os preocupéis, pues hay maneras de solventar este tipo de situaciones de manera elegante e inteligente, y una de ellas es con el dropshipping.

    Qué es el dropshipping y cómo puede ayudaros a emprender

    El dropshipping básicamente es un modelo de comercio electrónico en el que el vendedor hacer de intermediario, pero no cobrando una comisión, sino llevando un control exhaustivo de los precios y de la marca. Un sistema mediante el que el mayorista envía los paquetes directamente al cliente final sin pasar por las oficinas/almacén del vendedor minorista -la tienda online-; y lo mejor de todo es que el cliente no sabrá qué empresa hay realmente tras el envío, pues todos los papeles y el diseño del empaquetado figurará a nombre de la tienda web donde ha comprado el consumidor.

    Vamos a poner un ejemplo para que quede más claro qué es el dropshipping, que así se entiende mejor.

    Imaginad que vosotros sois los emprendedores y os decidís por montar una tienda online de electrónica de consumo -cámaras de fotos, equipos de música, etc.-. Creáis una tienda web la mar de bonita con un cms como Prestashop e invertís en publicidad, pero, ¿de donde sacáis el material a vender? Pues de un “dropshipper”, que es como se denomina a los proveedores que permiten este tipo de comercio triangular -un ejemplo de dropshipper de electrónica es Pixmania Pro-. Pues bien, ahora resulta que viene un cliente y os compra -y paga- una cámara de fotos que tenéis que mandar a Cuenca. ¿Qué hacéis? Pues simplemente vais a la tienda online del dropshipper -cada proveedor tiene un sistema de órdenes y cobros- y hacéis la compra de esa cámara indicando la dirección del cliente vuestro. En ese momento pagáis al proveedor el valor de la cámara a precio de distribuidor y ya, será esta empresa la que le mande al cliente de Cuenca la cámara sin que pase por vuestras manos; y como no podía ser de otra manera sin identificativos del dropshipper en la caja.

    Por cierto, como os podréis imaginar el dropshipper os ofrecerá unos precio reducidos, y en base a ellos vosotros seréis los que determinéis el PVP. Podréis sacar más o menos margen dependiendo del servicio ofrecido, del producto, del nicho de mercado o de la cotización de la lana de oveja en la bolsa de Nairobi; vosotros decidís y no tenéis que amarraros a una política de precios o a una tarifa fija -algún caso os encontraréis, pero vamos, que no es lo habitual-.

    Podréis encontrar dropshippers de todo tipo y color: de electrónica, de ropa, de decoración, de artículos de sex shop, de lencería, de artículos de deporte, etc. Y claro está que en el dropshipping también podréis escoger entre trabajar con firmas nacionales o con empresas extranjeras, entre las que se encuentran muchas chinas.

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook